Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2016

Apple patente no camara conciertos

En The Telegraph, Apple patents technology for deactivating iPhone cameras at live concerts,

La patente permite a los recintos utilizar un emisor de rayos infrarrojos que interfiere utilizar la cámara de los teléfonos móviles, impidiendo que el público pueda grabar vídeos o hacer fotos (...) lo que requiere la instalación de emisores de infrarrojos en las salas de conciertos. Cuando está activado el sistema el teléfono mostrará un aviso de que no es posible utilizar la cámara o sencillamente se interfiere visualmente la grabación.

Es cierto que las marcas patentan infinitas cosas cada día, muchas de las cuales no suelen llegar a ningún lado en la vida real. En este caso la idea de intervenir la cámara del móvil se argumenta por la creciente frustración por parte de artistas que perciben que el público está más pendiente de grabar y compartir en redes sociales los espectáculos y las obras a las que asisten que de disfrutarlas en vivo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Junio de 2016

IBM Simon Smartphone

No sé por qué me dio por buscar si IBM había fabricado en algún momento teléfonos móviles inteligentes. Y me encontré como ejemplo significativo el IBM Simon, un ladrillaco que data de 1994 y pesaba medio kilo. Sus características eran primitivas para los estándares de hoy en día, pero casi «futuristas» para la época:

El IBM Simon contaba con un procesador x86 de 16-bits a 16 MHz (los WinTel de la época), 1 MB de memoria RAM y 1 MB de almacenamiento. Además de su capacidad de hacer y recibir llamadas de teléfonos celulares permitía mandar correos electrónicos, contaba con calendario y agenda, se podían escribir notas y ofrecía programas [apps] descargables. Incluso llevaba instalado un precario sistema de texto predictivo. Además se podía conectar a un ordenador e incluso al fax.

El diseño no rompió ni un ápice con los cánones de los visto hasta entonces y la pantalla era un LCD verdoso de un tamaño similar a la del iPhone 4 (149 x 293 píxeles) y como extra contaba con un lápiz digital. La conectividad se conseguía gracias a un módem de 2400 bps

La vida de este chisme fue más bien corta: se lanzó en agosto de 1994, se vendieron 50.000 unidades (a unos 1.000 dólares la unidad) y en febrero de 1995 –tan solo seis meses después– fue discontinuado. Aunque el término «teléfono inteligente» no existía ni se usaba en aquella época en cierto modo hay quien considera que pese a ello y aunque su vida fue efímera éste fue el primer smartphone de la historia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 29 de Junio de 2016

Pulsera inteligente reloj maintool

MainTool es una correa para reloj de pulsera. Su aspecto y sus medidas son convencionales, pero su interior alberga toda la electrónica y los sensores que son necesarios para convertir cualquier reloj convencional en un reloj inteligente, aunando tradición y tecnología.

La idea es ofrecer las funciones de un smartwatch pero sin tener que renunciar a utilizar el reloj analógico de toda la vida, sin tener que cambiarlo por un «smartwatch entero». También medir y registrar la actividad física sin tener que llevar, además del reloj, una pulsera cuantificadora.

Las funciones de MainTool incluyen alarma, notificaciones del móvil, atender llemadas, medidor de pasos, termómetro, medidor de pulsaciones, contandor de calorías, análisis de la calidad del sueño y aviso en caso de separarse del móvil.

La conexión entre la correa, que es resistente al polvo y a las salpicaduras de agua, y el teléfono se realiza por Bluetooth; adicionalmente la correa almacena las mediciones durante dos semanas. La duración de la batería es de más de 20 días.

Está previsto que MainTool inicie su ronda de financiación colectiva a mediados del mes de julio.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Junio de 2016

LapDesk

El LapDesk es un curioso y primitivo híbrido de madera que funciona como soporte de la tableta o el teléfono móvil y también como superficie de apoyo para libros o blocs de notas. Sirve tanto como para evitar el calor que suelen emitir estos dispositivos como para poder disfrutar de una mejor postura.

Como detalles extra incluye un agujerito por el que pasar el cable del cargador y está fabricado en bambú: resistente y ligero a la vez. Pesa poco más de un kilogramo y se puede llevar fácilmente de un lado a otro; por su tamaño es poco más grande que un libro (38 x 28 cm). Su precio: 80 dólares aunque los están vendiendo en oferta ahora mismo por 59 (más gastos de envío fuera de Estados Unidos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear