Por @Alvy — 20 de Septiembre de 2017

Doogee S60

Doogee S60

Sistema Android 7.0
Pantalla 5,2"
Resolución 1920 x 1080
Peso 287 gr
CPU Octa core ARM Cortex-A53
Cámaras 21 / 8 Mpx
Memoria RAM 6 GB
Almacenamiento 64 GB / +MicroSD
Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac
Batería 5.580 mAh
Precio (PVP) ~260€

Otras características: Lector de huellas. Dual Micro-SIM. Conector micro-USB tipo B. Conectividad 2G/3G/4G/LTE. GPS/AGPS/Glonass. NFC. Sensores: brillo, proximidad, acelerómetro, brújula. Led de notificaciones. Bluetooth 4.0. Conexión auriculares 3,5 mm. Batería extraíble. Incluye cargador, cable USB, protector de pantalla.

He estado probando algunas semanas un Doogee S60 que nos enviaron este verano; una buena forma de comprobar cómo evoluciona la marca dado que en el pasado ya había podido trastear con algún modelo de otras gamas. El S60 es ahora mismo el más representativo de la línea S, los terminales robustos que muestran todo su poderío en situaciones un tanto extremas: deporte, aventura, trabajos sobre el terreno y similares.

En este sentido el S60 es una auténtica bestia metálica, rugosa pero manejable a la que han supervitaminado con lo último en cuanto a tecnología relacionada, manteniendo al mismo tiempo un precio razonable. Su peso de casi 300 gramos ya da una idea de por dónde van los tiros: ahí cabe todo, pero no esperes elegancia. El diseño del móvil es interesante, muy del estilo nave espacial de los 80 –el modelo que probé fue el de color negro, probablemente el más neutral– lleno de botones, salientes, bordes e incluso tornillos a simple vista que le dan un aspecto rudo pero agradable al tacto; hasta se podría decir que es un poco cyberpunk. Desde luego no es para quien se amilane fácilmente o espere algo suave y delicado.

Este tipo de productos deben sobrevivir en cualquier entorno, así que está certificado IP68 para no estropearse con el polvo e incluso si pasa un rato bajo el agua y para temperaturas un tanto extremas. Sin problemas al respecto cuando lo traté con un poco más dureza de lo habitual.

Fuerza bruta bastante aparente

El S60 obtiene la potencia de ocho núcleos ARM Cortex-A53 (la mitad a una velocidad, la mitad a un poco más) que le dan 919 puntos en la prueba de CPU de Geekbench 4 y 3.939 en la prueba multicore. Supera a todos los demás terminales similares –en gama y precio– que he probado, situándose en el escalón inmediatamente inferior a lo que podría ser un Samsung S7 Edge. Durante las pruebas de hecho llegó una actualización del sistema que mejoró su potencia un 10%, dando una idea de hasta qué punto influyen tanto el hardware como el software en esas cosas.

La pantalla es muy generosa, con 5,2 pulgadas y un brillante Full-HD (1920 x 1080), aunque más que su calidad, que es buena, destaque su resistencia (Gorilla Glass 5) especialmente si se le instala la película protectora tal cual se saca de la caja. Y aunque las raspaduras no pudieron hacer mella en ella sí que apareció con el tiempo alguna microburbuja de esas que solo se ven cuando sabes que están allí. Lo más notable es poder verla bien bajo casi cualquier condición de luz.

Como cámaras Doogee ha usado nuevamente la fuerza bruta: 21 megapíxeles para la principal y 8 megapíxeles para la frontal, con lo cual tanto los vídeos como las fotos y los selfies tienen una calidad más que aceptable – algo a lo que también ayuda el software mejorado y que cuente con muchos modos automáticos.

Tanto hardware consume su ración diaria de energía, pero la batería de 5.580 mAh le proporciona una vida media más que interesante. Destacaría que el consumo en standby es casi nulo, así que si se gestiona bien aguanta una buena salida de un día completo o incluso más. El cargador es un USB tipo B estándar (me pareció raro que no tuviera ya tipo C) con carga rápida. Además se puede comprar un cargador inalámbrico (unos 25€) para recargar con solo colocarlo encima de la base.

Al S60 le he encontrado dos problemas un tanto «tontos» que hay que mencionar: el primero son las gomas de quita y pon de los conectores (cargador, auriculares) que son apropiadas pero un tanto incómodas, van tan ajustadas a presión que es casi imposible destaparlas sin un destornillador o clip con el que ayudarse. (Solución: usar el cargador inalámbrico). El segundo está relacionado con el botón de emergencia One Key SOS que lleva en la parte inferior izquierda. Al mantenerlo pulsado cinco segundos realiza una llamada de petición de ayuda personalizable, junto con texto y coordenadas GPS. Buena idea. Pero el problema es que por su posición y sensibilidad no hay día en que no se pulse ese botón por error al guardar el móvil, agarrarlo sin mirar, enchufarlo a cargar, etcétera – momento en el que se pone a pitar a todo volumen en una cuenta atrás de 5 segundos antes de lanzar el mensaje. No es nada que no se pueda resolver desactivándolo por software, pero podría estar mejor resuelto.

El sistema Android 7 que lleva el S60 instalado funciona muy adecuadamente –y lejos de quedarse obsoleto está bastante actualizado– y cuenta con todas las funciones extra imaginables: accesos rápidos, modo DuraSpeed para la batería, gestos, control sin toques, grabador de pantalla, modo de «una sola mano» y demás. Aparte de esto lleva también una app llamada Toolbox «marca de la casa» con brújula, medidor de decibelios, pulsaciones, nivel/plomada, lupa, contador de pasos y hasta barómetro para medir la presión atmosférica.

El Doogee S60 se vende a través de la web del fabricante y también en Ali Express por unos 260 euros. Un precio interesante para todo lo que ofrece sin entrar en las palabras mayores de terminales más de diseño o los Android de «andar por casa». Aquí se paga por algo funcional y resistente, que no se rompa a las primeras de cambio y dure una larga temporada, y eso es lo que se obtiene.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Septiembre de 2017

Retroduck dock 5

En un suspiro. Los soportes para móviles Retroduck han recaudado la financiación que perseguían en Kickstarter apenas un par de días después de arrancar su campaña. Se trata de unos simpáticos soportes para móviles iPhone (modelos 6 y 7 en sus variantes normal y Plus, lo que los deja en parte un poco obsoletos ya) con aspecto de televisores viejunos, de culo.

A12b4c3a52bfb4f33f330a534cb8c3e8 original

De modo que cuando se coloca el móvil en los soportes Retroduck es como estar mirando un televisor de la vieja escuela, aunque en miniatura y con resolución Retina. “Esto de algún modo centra tu atención en aquello que estás viendo, ya que con el teléfono colocado en el soporte no es tan fácil cambiar de aplicación ni abrir las notificaciones que entran”, según Yanko Design.

Retroduck dock 2

El diseño del soporte favorece además la calidad del audio del móvil. El sonido se amplifica de forma natural cuando se hace resonar a través de un conducto que lo dirige hacia el frontal, hacia el espectador. El soporte también sirve como base de carga resultando en una experiencia que utiliza con habilidad el recurso de la nostalgia para añadir atractivo a la tecnología del presente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Septiembre de 2017

Ifrogz Impulse Duo wirelessHe estado probando los auriculares Impulse Duo Wireless de Ifrogz, que me han sorprendido con la calidad de su sonido.

Eso sí, son de esos que se meten dentro del canal auditivo, con lo que lo mismo no son del gusto de todo el mundo. Y como con todos los auriculares de este tipo es muy importante que queden bien encajados dentro del oído, lo que sirve tanto para mejorar la calidad del sonido como para aislar del ruido exterior; para ello vienen con tres juegos de adaptadores de distintos tamaños que tienen garantía de por vida frente a su posible desgaste.

Pero una vez bien ajustados los Duo Wireless suenan sorprendentemente bien para su precio, al menos para mis oídos no de audiofilo. Bajos potentes, agudos claros, tonos medios sin problemas, y una gran separación espacial del sonido «dentro de tu cabeza». A esto ayuda, sin duda, que los Duo, como su propio nombre indica, llevan dos transductores (altavocillos) dentro de cada auricular, lo que permite optimizar cada uno de ellos para un rango de frecuencias determinado. Para quien quiera los detalles, son transductores de neodimio de 6 milímetros con una respuesta de frecuencia de 20Hz a 20KHz.

Despiece de los Duo

Control, control

Los Duo se conectan al mediante Bluetooth y se manejan mediante un «centro de control» que mide 50×8×8 milímetros y que incluye un clip magnético flexible para sujetarlo en la prenda de ropa que lleves puesta, aunque como los cables que unen a los auriculares con el mando no miden más que unos 35 cm no da para ponerlo mucho más allá del cuello o si acaso de la parte superior de la tapeta frontal. Todo el conjunto apenas pesa 15 gramos.

El controlador tiene tres botones: uno central y liso que sirve para encender y apagar, para reproducir la música y ponerla en pausa, para contestar llamadas y para entrar en modo de emparejamiento; otro rectangular en la parte superior que permite subir el volumen y pasar a la pista siguiente; y otro rectangular en la parte inferior que sirve para bajar volumen y retroceder. Los dos rectangulares, aparte de por su posición, se distinguen porque uno tiene una hendidura a lo largo mientas que el otro tiene un saliente. Te haces con ellos en nada de tiempo.

La parte superior del controlador alberga el micro para utilizar los Duo como manos libres, algo en lo que también funcionan muy bien, aunque la posición del micro influye mucho, como es lógico en que la persona del otro lado te oiga mejor o peor.

Además de mediante un led de color azul y rojo en su parte inferior el controlador se comunica con el usuario mediante mensajes hablados –en inglés– para indicar cuando está encendido o cuando se va a apagar, cuando está conectado, o cuando está en modo de emparejamiento. También, muy amablemente por su parte, recita los dígitos del número de teléfono de las llamadas entrantes… lo que sirve más bien de poco, no porque los diga en inglés, sino porque a estas alturas nadie se sabe (casi) ningún número. Los mensajes hablados no se pueden desactivar.

La carga se hace mediante un puerto micro USB situado en la parte inferior del controlador. Una carga de entre dos horas y dos horas y medio le da una autonomía de hasta diez horas. Pero cuando se acaba la batería se acaba de repente. Pasa, literalmente, menos de un minuto desde que los Duo pitan para avisar de que se están quedando sin batería hasta que se apagan. Estaría bien que fueran avisando del nivel de carga de la batería cada, digamos, 25 por ciento de descarga. La batería, por cierto, no es reemplazable, lo que pone un límite a la vida de estos auriculares por mucho que los cuides

Además de todo esto los Duo tienen una clasificación IPX-2, lo que quiere decir que soportan goteo de agua –o sudor– durante al menos 10 minutos cuando están girados 15 grados en cualquier dirección, lo que quiere decir que se pueden usar para hacer deporte. Una lesión me ha impedido probarlos mientras corro, pero sospecho que al no tener nada que ayude a sujetarlos en su sitio los auriculares terminarían por escaparse de los oídos por la combinación de movimientos y sudor.

En resumen

La versión TL:DR es que los Impulse Duo Wireless molan kilos.

Versión con un poco más de detalle: si buscas unos cascos Bluetooth para acompañar a tu móvil, reproductor de música u ordenador, y no quieres gastarte un dineral, los Impulse Duo Wirelesss son muy recomendables y además sólo cuestan 62 euros en Amazon, lo que no me parece un precio nada descabellado. Los hay en plata y en negro.

Eso sí, ya sabes que en las aerolíneas que además de que pongas los dispositivos en modo avión mandan desactivar wifi y Bluetooth no podrás usarlos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Septiembre de 2017

MovieMania: fondos de pantalla de gran calidad para móviles

MovieMania es una vasta colección con cerca de 13.000 fondos de pantalla para teléfonos móviles con el cine y las series de televisión como motivo principal. Muchos son pósteres de películas, pero todos ellos sin letras. En cierta medida me recuerdan un poco a los pósteres alternativos y los que crean los aficionados para los mediacenters y catálogos de cine y series. Las películas son perfectamente reconocibles, aunque no siempre con la imagen más «reconocida» del largometraje o serie en cuestión.

Los fondos pueden buscarse simplemente echando un vistazo a la web o por algunas de las categorías; también se pueden buscar. Los hay modernos pero también están los clásicos – me encantó encontrar 2001, por ejemplo. Y todos ellos son de una más que aceptable calidad – excelentes diría.

Una vez elegido el diseño más apropiado se pueden descargar en diversos tamaños, lo cual suele depender del tipo del móvil o el tamaño de la pantalla; como se ofrecen todo tipo de opciones (desde 480 × 800 a 1440 × 2960) hay donde elegir.

(Vía @Mezvan que siempre encuentra cosas interesantes por la red.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear