Por Nacho Palou — 14 de Agosto de 2017

O ton louis berger 1

El tocadiscos O ton diseñado por Louis Berger reproduce los discos en posición vertical. Es transparente casi en su totalidad, lo que permite ver el movimiento del mecanismo y el disco girando. Un sensor óptico detecta la presencia del disco para iniciar la reproducción, y también detecta las pistas para posicionar automáticamente la aguja sobre cada una de ellas.

El tocadiscos de Louis no tiene botones. En su lugar se empareja con el teléfono móvil, desde el cual se controla y en el cual es posible importar la música del vinilo. Según Louis “no hay más que conectarlo a unos altavoces, emparejarlo con el móvil, poner un disco y bailar.”

O ton louis berger app

Por ahora y como sucede con este walkman minimalista hasta el extremo el O ton es un diseño conceptual.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 11 de Agosto de 2017

Elbow walkman minimalista

El Elbow es por ahora una idea conceptual que busca a alguien que lo traiga a la vida. Se trata de un dispositivo para reproducir casetes de música reduciendo la figura del walkman a su mínima expresión: el resultado se asemeja más bien de un clip con un pequeño motor que hace girar la cinta magnética y un cabezal que la lee. Aparte de eso, el Elbow prescinde del resto de partes habituales en una reproductor de casetes.

El audio se reproduce a través de una salida de auriculares y la batería se carga por un puerto USB. El reproductor dispone de un enganche para colocarlo en el cinturón o en la ropa —al más puro estilo de los walkman de los 80— pero a diferencia de aquellos no oculta la casete — ni hace que se te bajen los pantalones del chándal.

Ahora que la cinta de música ya es un icono cultural en este reproductor queda expuesta casi reproduciéndose a sí misma, lo que además de servir como símbolo hispteriano permite al oyente apreciar su movimiento mecánico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Agosto de 2017

Si la montaña no puede ir a la impresora, que sea la impresora la que vaya a la montaña.

Esta impresora portátil llamaza ZUtA tiene todas las características para ganar los premios de adorabilidad del mundo de los gadgets. Se puede llevar a cualquier lado e imprime sobre cualquier tipo de papel. Pero no como el resto de las impresoras, sino al revés, realizando una curiosa danza robótica sobre las hojas.

Según las especificaciones en imprimir cada página emplea algo más de un minuto y un cartucho de tinta tiene capacidad para unas 100 hojas más o menos. Teóricamente puede conectarse a cualquier ordenador y teléfono móvil.

El problema es que todo esto es teórico: el vídeo es del 1 de enero de 2015, cuando comenzaron a aceptar pedidos de reserva. Pasó todo el año, y también 2016 y las fechas se fueron sucediendo. Estamos en 2017 y en la web del fabricante ahora dice que se espera que esté lista para entregar durante el primer trimestre de 2018. Así que mejor quedarse con el vídeo como algo simpático, porque visto lo visto es probable que jamás llegue a las tiendas. Aquí más que nunca, lo importante es el concepto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Agosto de 2017

No soy yo muy de vinos, pero me gustó el concepto que hay detrás de Vivino, un app [iOS, Android] que es capaz de leer las etiquetas de las botellas de vino, o incluso los menús de los restaurantes, para mostrar información adicional o compararlos con una simple nota entre 0 y 5.

Vivino appLa forma de funcionamiento es muy simple: hacer una foto con la cámara a la etiqueta o el menú y tocar sobre los resultados. Hay que registrarse y estar conectado; la base de datos debe ser enorme porque dicen que hay datos aportados por más de 24 millones de usuarios. Sobre cada vino, bodega, etcétera hay enormes cantidades de información que supongo que los que saben del tema apreciarán.


Personalmente desde que vi Sour Grapes (2016), por no hablar del vídeo de la famosa cata de vino baratuzo de bodeguilla entre «entendidos» del Comidista me quedó claro que todo lo relacionado con los vinos tiene más de postureo que de otra cosa, y que de ciencia poca, pero oye, hay gente a la que le entretienen estas cosas. Qué mejor que tener una app a mano por si surge la ocasión.

Y sobre, todo, el conceto: cómo con una app se puede acceder a cantidades ingentes de información, normalmente útiles, la mayor parte de las veces generadas por la propia comunidad y utilizando la cámara que todos llevamos encima como «aumentadora de la realidad».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear