Por @Wicho — 21 de Febrero de 2017

Una de las primeras desilusiones que se lleva la gente al mirar por un telescopio es que los objetos más tenues y/o distantes apenas se parecen a las imágenes que publican webs y revistas de astronomía, o incluso agencias como la ESA o la NASA.

Esto es así porque estas imágenes son fruto de exposiciones de segundos, minutos, horas, o incluso días, y el ojo humano no tiene, ni de lejos, la sensibilidad necesaria para empezar a ver algo parecido.

Los astrofotógrafos emulan esto apilando mediante los programas adecuados imágenes tomadas con tiempos de exposición largos, pero también les lleva su tiempo.

Y aquí es dónde entra eVscope, el invento que está promocionando la empresa francesa Unistellar.

Se trata de un visor que se puede acoplar a prácticamente cualquier telescopio que incluye un ordenador que corre Linux, una cámara, un receptor GPS, y una pantalla LCD. Una vez puesto en marcha el visor empieza a tomar fotos y apilarlas y mostrarlas con todos sus colores en el LCD.

Visión normal y visión con el eVscope
Visión normal y visión con el eVscope

Como está dotado de GPS el eVscope es capaz además de reconocer a dónde está apuntando el telescopio, por lo que no sólo puede ofrecer una imagen mejorada de lo que está en el campo de vista de éste sino que además puede ofrecer una visión aumentada, con los rótulos correspondientes para que uno sepa lo que está viendo.

Por ahora el producto no es más que un prototipo, aunque aseguran que en breve esperan lanzar una campaña de financiación colectiva para sacarlo al mercado.

(Vía Hack–A–Day).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Febrero de 2017

Aquí puede verse en acción –en time-lapse– un tinte de pelo llamado apropiadamente Fire («fuego») que cambia de color como respuesta a las variaciones térmicas ambientales. Según sube o baja la temperatura las moléculas de carbono del tinte se van transformando, con la peculiaridad de que pueden volver a su estado original una y otra vez.

En la cuenta de Instagram de The Unseen (el fabricante) pueden verse más imágenes bastante espectaculares; su web está un poco rota en estos momentos, quién sabe si del éxito.

Lo que me ahorro yo en estas cosas por ser del club de los calvos…

(Vía Wired.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 16 de Febrero de 2017

Cuota mercado por sistema operativo movil
Cuota de mercado por sistema operativo móvil en el último trimestre de 2016.

Según Gartner, las ventas de smartphones mundo crecieron un 7 por ciento en todo el mundo en el último trimestre del año pasado, respecto al mismo periodo de 2015. En total se vendieron 432 millones de móviles inteligentes en ese período de 2016, y hasta 1500 millones en todo el año pasado.

A destacar: Samsung mantuvo la primera posición en 2016, con 306 millones de teléfonos vendidos (20,5 por ciento, pierde 2 puntos), seguido por Apple con 216 millones de iPhone (14,4 por ciento, gana 1,5 puntos). Huawei se sitúa tercero con 132 millones de unidades vendidas en 2016 (+1,5) y la mayoría del resto corresponde a fabricantes chinos. Ni rastro de LG o Sony.

Por sistemas operativos (en el último trimestre de 2016), el 82 por ciento de los móviles tenían sistema operativo Android y el 18 por ciento tenían iOS. Windows supuso un 0,3 por ciento de todos los móviles y BlackBerry... un 0,0481 por ciento, también conocido como un 0,0 por ciento. Sin alcohol, vaya.

Vía Ubergizmo + Business Insider.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 15 de Febrero de 2017

Creative Nuno

He estado probando un altavoz Creative Nuno, que suena muy bien para el tamaño que tiene.

El Nuno es un altavoz Bluetooth que se puede usar como manos libres para el móvil, aunque también tiene una entrada estéreo de 3,5 mm y puede funcionar también vía USB, puerto que utiliza también para su carga. Completamente cargado ofrece unas seis horas de autonomía. Incluye instrucciones para retirar la batería una vez que esta muera y enviarla a reciclar, aunque en ningún sitio habla de que se pueda conseguir una nueva para sustituirla.

Mide 185×60×63 milímetros y pesa 390 gramos, así que es fácil de llevar de un lado a otro dentro de casa o de la oficina, aunque me parece un poco grande como para llevártelo en la bolsa del ordenador o a playa, lo que tampoco sería muy buena idea ya que no está protegido contra salpicaduras ni polvo.

Está acabado en tela –gris o negra jaspeada en blanco– por los lados y por delante y por detrás, mientras que la parte superior e inferior son de plástico aunque con un acabado que imita cuero. El acabado es lo suficientemente neutro como para no desentonar en casi ningún sitio.

Los dos altavoces están montados en la parte frontal, aunque su potencia es todo un misterio: no aparece en la documentación ni he sido capaz de encontrarla en la web de Creative.

Creative NunoEn la parte superior están los botones, grandes y con relieve, lo que hace muy fácil usarlos aún sin mirar. El frontal esconde un led que está azul cuando el altavoz está encendido y conectado por Bluetooth y que se pone rojo para indicar que hay que cargar la batería. La parte trasera alberga el botón de encendido y apagado –aunque el Nuno tiene un modo de reposo para conservar batería– y los conectores de audio y micro USB.

Emparejar el Nuno vía Bluetooth es tan sencillo como mantener apretado el botón durante tres segundos hasta que el led comience a parpadear en azul y entonces escogerlo en el menú correspondiente del dispositivo con el que lo quieras emparejar.

Eso sí, no soporta Bluetooth multipunto, con lo que el primer dispositivo que lo enganche «se lo queda», lo que puede ser un poco incordio si quieres usarlo algunas veces con el ordenador y otras veces con el móvil y tienes los dos cerca; tendrás que desactivar el Bluetooth del que no quieres usar en esa ocasión con el Nuno.

Lo peor del Nuno, como sucede con otros altavoces de la familia, es que se «comunica» con el usuario mediante un acorde que se reproduce cuando lo enciendes y mediante la voz de una señorita que indica si está esperando una conexión Bluetooth y un pitido que indica si ya se ha conectado… Sonidos que no se pueden ni desactivar ni bajar de volumen, con lo que según a qué horas y en qué entorno son un incordio.

Por lo demás el Nuno suena muy bien para lo que es, y de hecho se ha convertido en el altavoz que uso en casa cuando estoy trabajando con el ordenador y quiero escuchar música.

Son 49 euros en Amazon, lo que incluye el cable micro USB pero no un cable de audio con conectores de 3,5 milímetros.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear