Por @Alvy — 28 de Abril de 2015

Tomas bastante espectaculares que podríamos decir combinan las modas de los selfies con la elegancia de los drones. Vale, hacen ruido: pero al menos no necesitan palo. Y además tienen el bonus de ser probablemente ilegales.

¡Avisen a la RAE y la Fundéu que llegan nuevas selfiepalabrejas para traducir!

Las buenas, buenas de estas suelen estar hechas con un Phantom II de DJI, capaz de llegar a impresionantes alturas por un precio módico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible