Por @Alvy — 28 de Abril de 2015

Tomas bastante espectaculares que podríamos decir combinan las modas de los selfies con la elegancia de los drones. Vale, hacen ruido: pero al menos no necesitan palo. Y además tienen el bonus de ser probablemente ilegales.

¡Avisen a la RAE y la Fundéu que llegan nuevas selfiepalabrejas para traducir!

Las buenas, buenas de estas suelen estar hechas con un Phantom II de DJI, capaz de llegar a impresionantes alturas por un precio módico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear