Por @Alvy — 13 de Julio de 2016

Weimei: Weimei Neon

Nos enviaron muy amablemente una de las primeras unidades del Weimei Neon un terminal muy asequible y lógicamente algo más humilde que los modelos más potentes, pero aun así con posibilidades. Lo más llamativo es sin duda su precio: algo menos de 100 euros, que lo ponen en el punto de mira de cualquiera que necesite un móvil económico, para niños, como «segundo terminal» o como equipo para hackear y «probar cosas».

A primera vista es un móvil muy aparente: su peso es de solo 167 gramos, más ligero que muchos y aun así completamente metálico. Tiene una pantalla razonablemente vistosa de 5" GFF (854 × 480) con llamativos diseños por defecto. La caja incluye de todo: cargador, cable y hasta tapa protectora de plástico para la parte trasera. Está disponible en cuatro vistosos colores y el protector es transparente. El tamaño y grosor del terminal (9,8 mm) así como sus suaves curvas lo dotan de una atractiva sencillez incluso con el protector puesto – lo cual no es nada habitual.

Hardware funcional pero algo limitado

El procesador es un ARM Cortex A53 Quad-Core a 1 GHz con 1 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento. No es precisamente un «campeón de la velocidad» como es obvio; la limitación (probablemente ese escaso gigabyte de memoria) hace que sea consecuentemente poco fluido y que algunas apps se noten más lentas que en otros terminales.

Pero seamos realistas: no todo el mundo necesita apps con un gran refresco de vídeo ni se va a pasar el día «jugando a los marcianitos» (esos necesitan definitivamente otro tipo de terminal. Y eso sí: el encendido/despertar, navegar por las pantallas de iconos de las apps o cambiar de una a otra es ágil y fluido. Quienes usen el móvil para enviar mensajes por WhatsApp, mirar Facebook, enviar SMS y hablar (y hay quienes solo hacen esto el 90% del tiempo) tendrán más que suficiente. Aunque ampliar la memoria ayuda a disponer de más almacenamiento (probé con una MicroSD de 16 GB) esto no ayuda en cuanto a la limitación de velocidad.

La cámara es también va también acorde con su precio: ofrece 5 Mpx en la principal y 2 Mpx en la de los selfies. Suficiente para guardar recuerdos puntuales y enviarlos a la familia y amigos pero obviamente no como para ganar un concurso de fotografía. Curiosamente a pesar de esto el software de la cámara es bastante completo, con detector de caras, sonrisas, filtros automáticos y demás.

En cuanto a las comunicaciones ofrece conectividad 2G/3G/4G (esto último no es tan común en terminales muy baratos); puede además alojar dos tarjetas SIM a la vez (ambas micro-SIM) lo cual es clave para muchos profesionales y cuenta con conectividad Bluetooth 4.0 y Wi‑Fi 802.11 b/g. La calidad del sonido es razonable y los altavoces son también adecuadamente potentes. Para disfrutar mejor del audio siempre se puede conectar un jack de 3,5 mm estándar.

El conjunto ya tradicional de sensores GPS, acelerómetro/giróscopo y brújula se complementa con dos sensores de brillo y proximidad, lo que permite utilizar mejor la pantalla y ahorrar energía. A este respecto la batería de 2.300 mAh es suficiente para funcionar casi una jornada completa; cuenta con un «optimizador» de energía y una interesante opción llamada «Modo Extremo» que minimiza el uso de diversas funciones si la batería está próxima a agotarse. La recarga, eso sí, es sorprendentemente rápida.

Weimei: Weimei Neon

Software: Android 6

El sistema WeOS con que entrega el Weimei Neon es un Android 6.0 (Marshmallow) tuneado para el terminal en lo que el fabricante llama «weOS». Al igual que el terminal también la instalación de fábrica es minimalista y evita todo lo innecesario para ahorrar espacio y –aunque se pueda pensar lo contrario– ganar en facilidad de uso, que es otro plus.

Manejarse es muy sencillo para cualquiera que haya utilizado un Android alguna vez – e incluso para los que no. Quien venga de otro terminal Android podrá recuperar una copia de seguridad sin problemas para no tener que reinstalar todo desde cero. Las novedades están en general bien aprovechadas y se incluye alguna que otra curiosidad, como un Whatsapp preinstalado y un Clon de Whatsapp que es una segunda instalación de la misma app para usar dos cuentas de forma simultánea. Otros detalles simpáticos a la vez que útiles son el botón rápido de «Llamadas falsas» (que hace sonar una llamada entrante «de la nada») o las «Súper capturas».

Precios

El Weimei Neon se vende libre en la web del fabricante por 99,98 euros (IVA incluido); las carcasas de colores extra se venden a 10 euros (el pack de 2) y por otro lado en la propia tienda se ofrecen cargadores, auriculares y otros complementos. Tiene opción de devolución en 15 días y de reparación en 5 días mientras dure la garantía (un año del fabricante + el año extra de la ley de consumidores).

Este terminal es una buena forma de iniciarse en los Android a un precio razonable. Quien necesite más prestaciones las tiene en otros terminales del fabricante: el We original y el We Plus de gama alta. Tiene el precio más asequible posible para que sea funcional y medianamente moderno: 4G, 16 GB de almacenamiento, doble SIM y el ingenioso «doble Whatsapp». Todo ello sobre Android 6.0 que al menos es la versión más actual en estos momentos. Quien quiera dar sus primeros pasos en Android, usarlo como segundo terminal o regalar a alguien que vaya usarlo para hablar y enviar mensajes sin muchas más pretensiones puede considerarlo una buena opción.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear