Por @Alvy — 16 de Julio de 2016

Trampa antimosquitos: el santro grial del reposo veraniego

Hartum nos escribió porque el odio que profesa hacia los mosquitos es tan solo comparable con sus ganas de exterminarlos de la faz de la tierra – algo que le pasa a mucha gente. Un buen día se encontró con un trabajo en el Malaria Journal que le inspiró un invento. Se puede leer aquí: Successful field trial of attractive toxic sugar bait (ATSB) plant-spraying methods against malaria vectors in the Anopheles gambiae complex in Mali, West Africa [PDF].

El trabajo resulta un poco durillo de leer, pero en el New York Times lo explicaron para humanos normales y corrientes: Brewing Up Double-Edged Delicacies for Mosquitoes. «Delicias de doble filo para los mosquitos» lo denominan.

La trampa anti-mosquitos consiste en una especie de «cebo» con un nectar de frutas que atrae a los malditos mosquitos (el nectar de frutas se pone aparte, vale cualquiera); tras beberlo ¡plof! caen fulminados. Su aspecto es algo así como un pequeño vaso con un palo –como manda la tradición– y hace efecto en unas 48 horas; en dos días dice su creador que se nota la diferencia tanto las habitaciones de la casa como en el exterior.

Se vende en un pack por unos 20 euros y contiene brebaje suficiente para conseguir la paz durante 45 días y un vaso + palo lavables. Los mosquitos «eliminados» por el cebo incluyen los famosos y temibles «mosquitos tigre» que dejan unas heridas que no veas. Pero además de eso parece una gran idea para la eliminación de mosquitos que transmiten enfermedades chungas en todas partes del mundo. Aquí el FAQ.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear