Por @Alvy — 4 de Noviembre de 2015

Weimei We

Tuvimos ocasión de conocer hace algunas semanas a la gente de Weimei, que estuvo enseñándonos con orgullo su Weimei We, el principal producto de la joven compañía que une España con China gracias a un equipo multidisciplinar pequeño pero apasionado por su trabajo.

Su producto estrella es un terminal Android 5.1 de altas prestaciones: un procesador Mediatek MT6753 Octa‑Core con GPU Mali-T720 y 3 GB de RAM LPDDR3 (para mejorar el rendimiento). Además de esto cuenta con todos los sensores habituales: giroscopio, acelerómetro, brújula, proximidad y brillo. Todo en un tamaño de 14 × 7 cm y tan solo 145 gramos de peso.

Un hardware con muchos detalles

Para quienes necesiten utilizar dos líneas (personal + empresa) o quieran combinar una para voz y otra para datos el Weimei We admite dos tarjetas SIM de diversos formatos, que se activan individualmente con su PIN en el arranque. Además de funcionar en redes 2G, 3G, 4G TDD y 4G FDD también incluye los habituales wifi 802.11 a/c/b/g y n. Una curiosidad es que el GPS/A‑GPS funciona también con Glonass, el sistema de satélites ruso.

La cámara principal incluye un sensor Sony IMX214 de 13 megapíxeles (con doble flash) y apertura f/2.0; la secundaria para videomensajería o selfies es de 5 Mpx. En las pruebas que hice las fotos tienen por lo general buena resolución y enfoque, aunque el sensor parece tender a los deslumbramientos y según las tomas a veces parecen pasadas por un filtro «suavizante». Teniendo en cuenta que este móvil no pretende competir con las cámaras profesionales o semiprofesionales tampoco es extraño. En vídeo los resultados son algo mejores con buenas grabaciones HD a 720p. Si se cuida la estabilidad y el sonido se puede disfrutar de buenas peliculitas.

Weimei We - Elegante
El Weimei We en la habitual mini-sesión de fotos durante las pruebas (CC)-by

Algunas de las peculiaridades del Weimei We son la tecnología JDI de la pantalla, que combina en una sola dos de las capas tradicionales (ledes + zona táctil + cristal protector) para hacerlo más fino y ligero, además de que asombrosamente apenas tiene reflejos. Aun así es resistente como un toro porque el cristal es un Gorilla Glass 3 a prueba de golpes y «zarpazos». El material del terminal es un elegante aluminio color gris pizarra con una base trasera de algo que parece plástico/caucho que proporciona buen agarre y es gustoso al tacto. Resistente y elegante a la vez.

La resolución de la pantalla es HD (1280 x 720) y destaca más todavía porque su diseño apenas desperdicia espacio hasta el borde del terminal. Además con su alta densidad (320 píxeles por pulgada) y estupendo brillo hace que las imágenes sean de una calidad rotunda, tanto para fotos como para vídeo.

El sonido de los altavoces es más que aceptable y permite escuchar conversaciones en manos-libres, películas o música con bastante calidad. (El terminal también incluye radio FM, por cierto.)

La batería de 2600 mAh incorporada me pareció durar poco al principio pero tras las primeras recargas «cogió ritmo» y pasó a una duración normal de varios días en espera y prácticamente un día completo en uso normal – si se racionan bien el Bluetooth, el wifi y el brillo de la pantalla, eso sí. La batería no es reemplazable porque la estructura unibody del terminal no permite abrirlo (las SIM se extraen con un clip por ambos laterales). Tampoco es que sea un gran problema porque probablemente se acaba cambiando de teléfono antes de que acabe su vida útil.

Un software adecuadamente espartano

En cuanto al software viene cargado con Android 5.1 Lollipop y ninguna app extra – ni falta que le hace. Según nos contaron, aunque en Asia los usuarios adoran que los terminales vengan cargados con apps locales gratuitas (lo que aquí calificaríamos como bloatware) la experiencia dice que en España la gente simplemente no quiere eso.

Así que para simplificar el asunto el Weimei We es un 5.1 en su versión original optimizada para el hardware del terminal, que reconoce correctamente todas las funciones especiales del móvil como las dos SIM, sensores, cámaras, etcétera y que el usuario puede personalizar en unos minutos si lo desea. El resultado: con los 3 GB de RAM y el procesador octa‑core las aplicaciones vuelan, la navegación por las pantallas es ágil y tremendamente suave y muchísimos detalles de la madurez de Android 5.1 lo hacen más potente y fácil de usar.

Un planteamiento y soporte diferentes

Weimei We - fundas protectorasUna de las diferencias de Weimei es cómo han planteado la asistencia técnica del producto. Todo se realiza a través de su web o por correo: la tienda, soporte técnico, documentación… Los manuales se pueden descargar y hay un apartado para comprar complementos como fundas, cristales o auriculares. También hay un blog y un excelente FAQ. El soporte técnico garantiza soluciones a través de mensajería en un máximo de 5 días laborables, incluyendo cambios de terminal en el plazo de garantía, reparación o cambio de cristales. (Además de esto nos contaron que los terminales ya están disponibles también en las tiendas Phone House)

El Weimei We se vende libre para que funcione con cualquier operadora y además la licencia permite rootearlo sin invalidar la garantía – a menos que al hacerlo lo «rompas» y no se pueda solucionar de algún modo por software. Las actualizaciones del sistema se reciben OTA automáticamente.

El precio del Weimei We es de 190 euros IVA incluido, lo cual visto el panorama general me parece un precio excelente para la potencia que ofrece; de hecho incluso por 50 euros más sería una gran compra. El Weimei We es rápido, es elegante y es asequible: probablemente una de las mejores opciones para quien quiera un Android «genérico» pero con estilo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear