Por @Alvy — 17 de Julio de 2015

Blackview A6

Estuve unas semanas probando un Blackview Ultra A6 que nos enviaron amablemente desde DHGate.com. Es el prototípico Android de bajo coste con aspiraciones que puede conseguirse por poco más de 100 euros. Pero, ¿cuánto pueden dar de sí 100 euros? La verdad es que más de lo que parece a simple vista, y con alguna sorpresa incorporada.

El Ultra es externamente muy parecido a un iPhone 6, a quien imita por todos sus poros: botones en la misma posición, incluyendo un «botón de inicio», diseño con suaves curvas… De hecho si no fuera porque el conector de carga es microUSB y por el grosor y acabado casi, casi que pasaría por un iPhone de ellos a simple vista (hice la prueba). Su peso es prácticamente el mismo (unos 130 gr.)

La pantalla es de 4,7 pulgadas multi-táctil de cinco puntos; con 1280 × 720 píxeles de resolución y suficientemente brillante para todos los usos. El acceso a la batería extraíble y las dos ranuras para tarjetas SIM + microSIM (algo necesario para algunas personas) se hace separando la tapa trasera de plástico con algo de habilidad, pero sin herramientas.

Back Navigation

Algo importante a tener en cuenta es que el Ultra comunica solo por 2G/3G; no llega hasta 4G. También incluye wifi, Bluetooth y GPS. Además de botones físicos de volumen cuenta con una zona llamada «Back Navigation»: permite usar la trasera del móvil como táctil, para navegar por las funciones sin tocar la pantalla siquiera. Ingenioso.

A pesar de ser un low-cost el Ultra sale de su caja completito: ya con cargador, cable USB, auriculares, film protector de pantalla y hasta funda de plástico: todo lo necesario para no tener que comprarle ningún extra – aunque no viene mal meterle una microSD de memoria extra (hasta 32 GB). Lo que le regalarías a un niño o al abuelete para quitarte de problemas, vaya.

Según las especificaciones, la CPU es una MTK6582 de cuatro cores. En las tareas de manejo y las apps se ve que no tiene la fluidez de modelos de gama media o alta: el frame-rate causa algunos saltos, los juegos en 3D pueden resultar un tanto lentos –pero con los de pasar el rato no hay problema– y visualizar colecciones de fotos o vídeos no es algo especialmente ágil. Curiosamente, no todo el mundo aprecia ni valora esto, así que excepto para aquellos que sean de gatillo rápido al resto igual ni le resulta incómodo.

Ultra A6 - comparando el grosor (CC)-by Alvy
El diseño y dimensiones del Ultra A6 son casi iguales a las del iPhone 6 excepto por el grosor

Las cámaras son una principal de 13 Mpx y otra frontal de 5 Mpx; suficientes para hacerse algunos selfies simpáticos siempre que no se esté en condiciones de baja luz. En cuanto a los altavoces y micrófonos, algo que suele olvidarse, me pareció un móvil capaz de dar buena calidad de audio en conversación aunque para oír música con el altavoz incorporado el volumen resulte tal vez un poco bajo (aunque para el manos libres, sin problema).

En cuanto a la batería, que es de 2200 mAh, lo cierto es que haciendo un uso normal –lo que para mi significa mucho wifi, poca voz, alguna foto y mucho whatsapp y twitter– solía durarme prácticamente todo el día. Cuando no se está usando sino guardado en el armario dura también bastantes días sin recargar. El tiempo de recarga es de unas 3-4 horas.

En cuanto al sistema, se entrega con un Android 4.4 Kitkat que se actualizó automáticamente a 4.4.2. El primer arranque es simple y permite configurar el idioma que prefieres. Yo luego actualicé, bajé y sincronicé todas mis aplicaciones y cuentas y sin problema alguno; de hecho me ha estado sirviendo perfectamente para probar apps Android en todo este tiempo, así que si alguien lo piensa usar para hablar, whatsappear y jugar al candy, irá más que sobrado.

BlackView Ultra A6 - modo iOS (CC)-by Alvy
En el «modo iOS» tan solo unos pequeños detalles delatan el Android subyacente del Ultra A6

Una de las grandes curiosidades que me intrigó al verla en las fotos y manuales fue la configuración llamada «iOS». Básicamente es una personalización de menús, iconos y otras funciones y detalles para que se comporte como si fuera un iOS de Apple. Y aunque pueda dejar una sensación parecida a llevar una imitación de Rolex, Nike o Yves Saint Laurent hay que reconocer que su aspecto es muy resultón. De hecho tras entretenerme un rato bajando y subiendo algunas apps para que quedaran igual (o casi) que en un iPhone 6 conseguí «colárserlo» a la mitad de la gente a la que se lo enseñé como si fuera un «iPhone 6 Plus» o algo parecido.

Lo cierto es que aunque los iconos sean iguales y la interfaz de muchas apps también queden con un «look and feel» iOS bastante sorprendente, ahí no hay ningún iOS… De modo que en cuanto se hace un clic en algunas de ellas (Correo, Cámara, Música) … ¡Adiós, «magia»! El BlackView vuelve a su corazoncito de Android y a funcionar como lo que realmente es – hasta que pulsas el botón de inicio de nuevo. Me pareció más que nada simpático esto del modo iOS –aunque imagino que a Apple no le hará mucha gracia– pero no creo que nadie vaya a comprarse un Ultra solo por esto… Aunque como sabemos «hay gente pa tó».

Pero lo cierto es que en el mundo hay todo tipo de personas: los que solo compran pata negra y los que según las circunstancias prefieren una solución más de andar por casa, donde lo que prima es el precio ya sea porque no se va a usar toda la potencia del móvil ni de sus apps, se va a limitar su uso o simplemente porque la probabilidad de que se pierda o se rompa es más que alta (niños, personas mayores, ciertos trabajos).

El precio del Ultra en DHGate es de unos 100 euros y aunque no sea algo comparable habrá quien se preguntará… ¿Qué prefieres, un smartphone original de gama alta por 700€ o siete Blackview Ultra A6 con Android a 100€ cada uno? Como siempre, hay muchas formas de ver estos dilemas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear