Categoría: Tecnología

Hacen visible el recorrido por el aire de un rayo láser

La luz de un rayo láser no es visible a simple vista, excepto cuando ésta alcanza una superficie donde rebota revelándose como un punto. Lo de ver los rayos láser volando por el aire como en las películas de ciencia ficción «añade dramatismo a las batallas» pero es poco realista.

Esto es así porque si los fotones no alcanzan directamente a los ojos no resultan visibles. En un rayo láser todos los fotones viajan juntitos y apretaditos en la misma dirección, e interesa que esa dirección sea cualquiera distinta a donde estás tú, y mucho menos hacia tus ojos.

Lo más parecido a «visualizar un rayo láser» resulta cuando hay humo o niebla. Pero en esas circunstancias tampoco se ve el láser, sino las partículas en suspensión alrededor que reflejan la luz de éste.

Ahora investigadores de la Universidad de Edimburgo han logrado ver pasar por el aire un rayo láser, y además capturarlo en vídeo. El método utilizado para capturar el rayo moviéndose es parecida a la que se empleó recientemente para “ver” la luz desplazándose y rebotando en un espejo; en este caso la cámara de barrido es algo más lenta y sólo capta el equivalente a 20.000 millones de fotogramas por segundo.

De este modo el vídeo grabado a velocidad alta de cojones revela cómo se dispara el láser y el haz de luz va rebotando en una serie de espejos.

Fuente: Laser flight path caught on camera for the first time.

Robots obedientes y serviciales para ayudar en los hogares

La verdadera revolución de los robots será que queramos tener uno en casa porque realmente nos ayude con las tareas cotidianas –y no solo a barrer y aspirar– porque pueda hacer un montón de cosas de forma versátil y conveniente.

Un candidato podría ser este robot del Institute of Robotics and Mechatronics del Centro Alemán Aeropespacial (DLR) que gracias a contar con buenos sensores y precisos motores, además de un enorme número de grados de libertad de movimientos es muy eficiente en tareas como limpiar ventanas, fregar los platos o barrer.

Un poco armatoste sí que es la criatura, la verdad, pero sus movimientos de aspecto humano lo hacen parecer un poco más cercano. Si se pudiera reducir de tamaño manteniendo su fuerza y habilidades sin duda sería un firme candidato a robot mayordomo. Y además, bien educado: «¡Siempre a su servicio!»

Este teclado produce su propia electricidad y además identifica al usuario mientras lo utiliza

Keyboard-Autoalimentado

El teclado desarrollado en el Instituto Tecnológico de Georgia reúne dos novedades respecto a los teclados convencionales. Por un lado es un teclado inalámbrico que no requiere baterías para funcionar, ya que obtiene la electricidad necesaria para registrar qué teclas se pulsan directamente de las pulsaciones efectuadas al teclear con él.
El efecto denominado electrificación por contacto genera una corriente cuando los dedos del usuario tocan el material plástico revestido con material conductor. El voltaje se produce por los efectos triboeléctrico y electrostático. El efecto triboeléctrico produce una pequeña carga cuando dos materiales se ponen en contacto y se separan.

Uno de los materiales, el de la tecla, es un semiconductor y el otro material son nuestros dedos: «como la piel es mala conductora de la electricidad en nuestros dedos hay carga electrostática que se transfiere a cualquier cosa que toquemos»

Por otro lado, dado que la corriente varía dependiendo de quién toque las teclas, el teclado puede además distinguir quién lo está utilizando, sirviendo como método para identificar al usuario mientras éste teclea,

El equipo de investigadores pidió a un centernar de personas que tecleara la palabra “touch” cuatro veces, y registró el patrón eléctrico producido en cada ocasión. A partir de ahí, utilizando técnicas de análisis de señales eléctricas, los investigadores fueron capaces de diferenciar con muy pocos errores a qué persona correspondía cada una de las palabras tecleadas.

Este método de autenticación se denomina identificación por huella cognoscitiva. La huella cognoscitiva es el patrón único que cada persona deja cuando interactúa con la tecnología según la forma en la que su mente procesa la información y cómo interactúa con los sistemas informáticos. O según el modelo de las señales eléctricas que produce al utilizar este teclado.

Pero lo verdaderamente importante de este teclado es que,

Si se te cae el café sobre él no se estropeará, porque está fabricado únicamente con láminas de plástico.

Fuente: ‘Smart’ keyboard could recognize who is typing.

100 años de la primera llamada comercial trascontinental

Alexander Graham Bell al teléfonoHoy en día estamos acostumbrados a marcar un número de teléfono sin pensar dos veces en donde está situado este teléfono, y mucho menos si estamos marcando un móvil.

Pero hace hoy cien años se estrenaba en los Estados Unidos la primera línea trascontinental, que conectaba Nueva York con San Francisco, tal y como se puede leer en Conference calls a waste of time? In 1915, this one made history.

11.000 kilómetros de cable de cobre, con un peso de 2.500 toneladas, junto con innumerables postes y un buen número de repetidores de válvulas diseñados por Lee De Forest hacían funcionar esta línea, en la que una llamada de 3 minutos costaba algo más de 400 euros al cambio actual.

Establecer la llamada no era automático, por supuesto, sino que las operadoras tenían que ir conectando unas centralitas con otras, lo que en el caso de esta primera llamada llevó unos 10 minutos.

Igual que con la primera llamada telefónica de la historia, 39 años antes, los primeros en hablar por esta línea trascontinental fueron Alexander Graham Bell y su ayudante, Thomas Watson.

Alexander Graham Bell, por cierto, no es el inventor del teléfono, a pesar de lo que se ha dicho durante muchos años, sino que lo es Antonio Meucci.

(Vía Heli Sulbaran gracias a un RT de @Joaquin_Sevilla… Casi como lo de establecer una de aquellas primeras llamadas).

Anteriormente, en la categoría Tecnología