Por @Wicho — 2 de Julio de 2015

Made in Spain por Alejandro Polanco

5 estrellas: un extraordinario trabajo de documentación Made in Spain: Cuando inventábamos nosotros (Historia de la Ciencia) Alejandro Polanco Masa, @alpoma. Glyphos Publicaciones, 415 páginas.

En España tenemos tendencia a creernos que no somos capaces de inventar nada, aunque esto es casi justificado con los recortes de todo tipo que ha habido en los últimos años en los presupuestos de investigación y desarrollo.

Por otro lado somos también muy dados a valorar más lo que viene de fuera que lo que se crea en nuestro país.

Así, no es de extrañar que muchas, probablemente la mayoría, de las historias que cuenta Alejandro en su libro sean perfectas desconocidas, tanto en lo que al invento se refiere como a su creador.

Pero basta echar un ojo al índice para comprobar la cantidad de campos en los que a lo largo de la historia en España hemos hecho cosas dignas de mención, aunque algunas funcionaran mejor que otras: ingenios de todo tipo; vehículos sobre ruedas, incluidas locomotoras todo terreno; aeronaves; naves para surcar el océano sobre y bajo su superficie; aparatos para la transmisión de imágenes y sonido, e incluso algún instrumento musical electromecánico; avances en medicina y astronomía; inventos un poco en el límite de lo racional…

Y eso que como dice Alejandro: «Son todos los que están. No están todos los que son. Pero esa es otra historia».

Un libro para leer y maravillarse, no necesariamente de principio a fin sino probablemente mejor saltando de historia en historia en sus distintos apartados.

Eso sí, a pesar del enorme trabajo de documentación que hay detrás de este libro de algunos inventos y sus padres apenas tenemos datos porque se fueron perdiendo en el tiempo.

Y si te quedas con ganas de más, hay una categoría Made in Spain en el blog de Alejandro.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 2 de Julio de 2015

En Fast Co. Design, Love MS Paint? Here's VR Paint,

El último proyecto de realidad virtual de Microsoft Research Labs se llama Semantic Paint. Basado en la tecnología Kinect, Semantic Paint recrea en virtualmente y en 3D la habitación en la que te encuentras, en tiempo real. De entrada Semantic Paint percibe la habitación como un mismo objeto, pero el usuario puede etiquetar los objetos individuales que hay en la habitación simplemente colorénadolos.

Los objetos se colorean en el entorno virtual cuando se tocan en el MundoReal™ —con el pie o con la mano.

Pero, aunque de entrada pueda parecerlo, el fin del proyecto Semantic Paint no es desarrollar un programa para colorear, sino ayudar a las máquinas a ver el MundoReal™ y a que entiendan «el contexto en el cual se están utilizando» separando e individualizando objetos que se encuentran en una misma escena.

Semantic-Paint-Microsoft-Research

«Esto permitiría conseguir visualizaciones más precisas del entorno, lo que sería de gran ayuda para los robots y los vehículos autónomos», escriben en Engadget.

En Microsoft Labs —uno de los lugares más divertidos de la tierra ahora mismo [PDF] SemanticPaint: Interactive 3D Labeling and Learning at your Fingertips

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 1 de Julio de 2015

Qué rara sensación.

Se estrenará en octubre: Steve Jobs: The Film.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2015

En Fast Company, Will Automated Driving Kill The Auto Insurance Industry?,

Google prevé que los vehículos autónomos evitarán el 90 por ciento de los accidentes, mientras que al mismo tiempo se reducirá el número de coches en circulación porque se incrementará el uso del coche compartido en lugar de que cada uno tenga su propio coche (...) en un informe reciente, la consultora McKinsey calcula que el cambio comenzará a producirse entre 2023 y 2037 y que entonces las aseguradoras deberán cambiar la idea de dar cobertura a los conductores ante posibles ‘errores humanos’ para dar cobertura a los fabricantes de coches autónomos ante posibles ‘fallos técnicos’.

Esto suponiendo que con los coches autónomos y la normalización del uso del coche compartido —a un modelo tipo Uber pero de coches autónomos— los usuarios de éstos no tengan obligación de tener un seguro para poder circular. Tal vez porque para entonces esté prohibido conducir. Lo cual no quita que cualquier usuario pueda cubrirse con un seguro personal como los que ya existen y que cubren, por ejemplo, accidentes de circulación independientemente de en qué vehículo se produzca —coche, moto, autocar, bicicleta...— y de quién sea.

Como sea, las compañías de seguros tendrán que adaptarse porque, según Warren Buffett, «cualquier mecanismo que reduzca un 30, 40 o 50 por ciento los accidentes sería maravilloso, pero no sería motivo de celebración en mi compañía de seguros».

Compartir en Facebook  Tuitear