Por @Alvy — 21 de Mayo de 2015

La gente de Delta Airlines ha conseguido combinar la seriedad necesaria en un vídeo de seguridad a bordo con un toque de humor, en este caso tirando de memes de Internet. Lo cual, como puede verse, quiere decir que el vídeo está plagado de perros, gatos (Nyan Cat incluido) y personajes-por-todos-reconocidos que llevan dando vueltas a la Web desde hace años, por no decir décadas.

Pasajeros bailando el Harlem Shake, youtubers, y hasta la cabra aparecen en algún momento de los seis minutos de duración del vídeo. Es como un cameo de cameos de películas que no son películas pero has visto mil y una veces… Mi detalle favorito: la aparición de Laina Walker, más conocida como «la novia excesivamente apegada»; se la echaba de menos:

Overlygirl-Delta

Eso sí, aunque el vídeo es muy bueno mi favorito de esta saga a la que podríamos denominar «igual hay un accidente y luego la palmas por no haber atendido las instrucciones de seguridad, pero lo que nos hemos reído…» seguirá siendo por siempre el de Virgin America:

Muy profesional.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Mayo de 2015

En la Chrome Web Store, la extensión para Chrome Google Tone aprovecha los altavoces y el micrófono del ordenador para transmitir información entre ordenadores próximos, es decir, que funciona siempre y cuando unos y otros ordenadores puedan oirse entre sí.

Los datos a transmitir se convierten en sonidos, de modo que el ordenador emisor difunde la información desde Chrome como audio a través de los altavoces —por ejemplo, una URL de Internet— y el resto de ordenadores que estén lo suficientemente cerca la reciben a través del micrófono, la descodifican y la muestran en su navegador web Chrome.

Chrome se ha vuelto un poco castaña, pero hay que admitir que tiene sus momentos.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Mayo de 2015

Página principal de Lektu

Aunque tardé en entrar por el aro desde hace algún tiempo soy muy fan de los libros en formato electrónico, aunque sin dejar de lado, eso sí, los que vienen en formato árbol muerto.

Pero aunque tienen muchas ventajas, siguen teniendo, en la mayoría de los casos un gran inconveniente, ya que la inmensa mayoría de las plataformas de distribución de libros electrónicos incluyen sistemas de gestión de derechos digitales, también conocidos como DRM o sistemas anti copia.

Eso no es así en Lektu, una plataforma de contenido digital, fundamentalmente libros electrónicos, en la que se trata al lector como dueño de los libros que compra, como debe ser, por lo que no usan estos sistemas.

Todo lo más, algunos de los títulos disponibles llevan «marcas de agua» no visibles incrustadas en el fichero que permitirían saber si algún usuario está abusando de lo que es razonable a la hora de compartir contenidos colgándolos, por ejemplo, en redes P2P.

No es que desde Lektu pretendan perseguirlos activamente, pero en los peores casos podrían decidir limitarles o cancelarles el acceso a su cuenta.

En cualquier caso: los libros disponibles en Lektu lo están en varios formatos, epub, mobi, y PDF, aunque no todos están en todos los formatos, lo que te permite descargarlo en el que mejor te venga, e, insisto, al no tener DRM, hacer con él lo que te plazca.

Hasta cosas inimaginables como prestárselo a alguien, algo imposible en otras plataformas, o tan limitado que en realidad es inútil.

Temas en Lektu
Parte de la nube de temas de Lektu

El registro en Lektu es absolutamente indoloro, ya que además de la opción de crear una cuenta nueva se puede entrar desde Facebok, Twitter o Google.

Los pagos también son indoloros, ya que incluyen la opción de PayPal además de las consabidas tarjetas de crédito.

Y a veces ni hay que pagar, al menos no con dinero, ya que algunos libros son de pago voluntario, otros gratuitos, y otros que se pagan «socialmente» compartiendo en Facebook o Twitter que los has comprado; en otros es el propio lector el que pone el precio.

Ficha de un libro en Lektu

Si tienes un Kindle puedes registrarlo también en Lektu para que te puedan enviar tus adquisiciones directamente a este.

El mayor problema de Lektu, al menos en mi opinión, es ajeno a la plataforma, y es el de que las editoriales aún no ven que los sistemas DRM sólo sirven para tocarles las narices a los usuarios, con lo que no apuestan por poner su catálogo en un sitio que no los usa, y eso es una verdadera lástima.

Por lo demás, espero que Lektu dure muchos años y demuestre que poner al lector y comprador al mando es lo que hay que hacer.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Mayo de 2015

Con millones de ordenadores, dispositivos y servidores de todo tipo conectados, la Red es una auténtica bestia energética que absorbe una buena parte de los recursos de todo el planeta. En este vídeo de SciShow se analiza cuánta energía consume Internet, explicando lo que sucede a cada paso y dando algunas cifras aproximadas.

Allá por 2011 se calculó que Internet consumía cerca del 2 por ciento de la energía mundial [detalles al final], cifra que no habrá hecho sino crecer desde entonces. La mayor parte de esa energía la consumen los datacenters o centros de proceso de datos en los que se albergan las páginas y datos (textos, imágenes, vídeos) a los que acceden los usuarios de todo el mundo. Pero según las cifras mencionadas con las fuentes de SciShow, se sabe que esos servidores funcionan únicamente al 10-15 por ciento de su capacidad.

Allá por 2013 los datacenters de Estados Unidos consumían 91.000 millones de kWh de electricidad, cifra que habría que extrapolar a nivel mundial y aumentarla un poco hasta la actualidad. El consumo podría mejorar mucho si se optimizaran, como ya se hace, utilizando la virtualización (utilizar un servidor físico como si fueran varios servidores «virtuales») y optimizando la refrigeración de las salas donde se albergan esas máquinas: a veces no es tan necesario mantenerlas a una temperatura muy baja (ej. 13°C) sino que se puede ahorrar en aire acondicionado dejándolos entre 18 y 27 °C, algo que los servidores de hoy en día soportan perfectamente.

Por otro lado, la cifra del «2 por ciento de la energía mundial» proviene de un estudio de dos expertos de la Universidad de California (Raghavan y Ma; vía HowStuffWorks) que en 2011 lo calcularon así:

(…) La estimación incluye 750 millones de ordenadores, otros 750 millones de portátiles, 1.000 millones de smartphones y 100 millones de servidores, algo que podríamos llamar «emergía». Como conclusión, Raghavan y Ma estimaron que Internet necesita entre 84 y 143 GW de electricidad, que supone entre el 3,6 y el 6,2% del consumo mundial. Si añadimos la «emergía» el total ascendería a 107-307 GW. [¡Gracias Pedro por las matizaciones y corrección!]
Compartir en Facebook  Tuitear