Por Nacho Palou — 24 de Abril de 2015

Emojitracker-Twitter-Realtime

La página Emojitracker hace un seguimiento en tiempo real de qué emojis se están enviando en tuits, a cada instante, a través de Twitter —y mantiene un contador para todos y cada uno de ellos, ordenados desde el más utilizado al menos frecuente.

(La ‘actividad emojil’ en Twitter es tal que la página Emojitracker muestra un aviso de riesgo de epilepsia... o de reacciones similares)

Irónicamente el emoji más utilizado es el de la cara llorando de risa, que es el equivalente a la expresión LOL en Internet — y resulta que LOL es la mayor mentira de Internet, al parecer incluso por delante de la otra gran mentira que es He leído... y acepto las condiciones.

El cómo y el porqué de Emojitracker en How I Built Emojitracker.

* * *

En Mac puedes desplegar el catálogo de emojis con la combinación de teclas Ctrl + Cmd + Barra Espaciadora, y de ese modo incorporar emojis directamente en los textos desde el ordenador.

Otra cosa es que los destinatarios del texto puedan verlos, ya que depende del ordenador y sistema operativo que se utilice. Y otra cosa es también que sea buena idea añadir emojis en un informe y documentos similares o en el correo electrónico. Incluso en un post

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Abril de 2015

La ley de Benford (los números suelen empezar por «1») aplicada a las redes sociales para detectar fraudes

Jennifer Golbeck ha detectado que la Ley de Benford -tan fascinante como carente de «sentido común»- también se aplica a las redes sociales y que eso puede tener interesantes aplicaciones prácticas. Puede leerse el trabajo completo en Arxiv: Benford's Law Applies To Online Social Networks (La aplicación de la Ley de Benford a las redes sociales online).

Esta «ley fenomenológica» se da en muchos conjuntos de números de la naturaleza y el MundoReal™; simplemente predice que en un conjunto determinado de números aquellos cuyos primer dígito sea «1» aparecerá de forma más frecuente que los que empiezan por otros dígitos (del 2 al 9). Así, por ejemplo, los números del 100 al 199 (que empiezan por 1) aparecerán más frecuentemente que los del 500 al 599 (que empiezan por 5) si consultamos en una enciclopedia las longitudes de los ríos.

Aunque parezca peregrino, funciona: este método se ha usado con éxito para detectar tickets de gastos falsos, valores sesgados o erróneos en algunas investigaciones o declaraciones de renta fraudulentas.

La autora utilizó un método muy directo para realizar la comprobación:

Golbeck empleó los datos de miles de usuarios de las cinco principales redes sociales: Facebook (18.000 usuarios), Twitter (78.000), Google Plus (20.000), Pinterest (40 millones) y LiveJournal (45.000). Su método consistió en mirar el número de amigos y seguidores de cada usuario y contar la distribución de los dígitos. Los resultados fueron interesantes: en todos los conjuntos de datos excepto en uno [Pinterest] la distribución estadística de los primeros dígitos seguía perfectamente la Ley de Benford.

Golbeck también explicó que el hecho de que Pinterest no siga la ley no quería decir que hubiera un alto nivel de fraude necesariamente. Lo que sucedía era que por la forma en que se registran los usuarios -a los que se obliga a elegir cinco «intereses»- los datos quedaban artificialmente sesgados. (Habría que preguntarse por qué esto no sucedía en Twitter, donde un nuevo usuario ha de registrar a 20 «famosos» sugeridos por Google.)

En el caso de Twitter, por ejemplo, esto le sirvió para detectar en unas cuentas cuyos datos seguían una «distribución un tanto extraña» a una serie de bots rusos que habían creado cuentas falsas. Una aplicación interesante para minimizar la lacra de las cuentas falsas de todas las redes sociales.

(Vía Technology Review.)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Abril de 2015

Historial de Google

La forma de descargarlo es ir a Google History, desplegar el menú de Preferencias (rueda), elegir Descargar y seguir las instrucciones. Pero…

Hay tres razones para descargar tu historial de búsquedas en Google: (1) quieres comprobar lo que Google sabe de ti; (2) quieres hacer algún experimento o comprobación con esa información altamente personal; (3) eres un amante del riesgo que igual se tira en paracaídas que deja una información personal tan relevante dando vueltas por ahí.

En cualquier caso, Google es muy claro: «descargar ese historial no es la típica chorrada»; supone transferir del buscador de Google a Google Drive toda esa información, que luego descargas cuando te avisan por correo y se queda en tu ordenador – probablemente circulando por ahí, en copias de seguridad y mucho más.

Teniendo en cuenta la cantidad de problemas que puede suponer que alguien que no seas tú conozca esas búsquedas, lo críticos que sean esos «secretos personales», profesionales o industriales y todos los problemas de privacidad que pueden surgir, mejor utilizar esta función con mucho cuidadín. Ya sabemos que el propio historial de búsquedas es muchas veces motivo/prueba en casos de divorcio, despidos, espionaje industrial y otras cuestiones legales si cabe más importantes.

Eso sí: la opción Activar historial web es opcional: supuestamente mejoran la información, las predicciones y la publicidad que te muestra Google. Si no te gusta la idea, nunca pulses el botón azul en Google History. (Si la tienes desactivada, esta nueva función te descargará un historial «vacío»). Si pese a esto te sientes incómodo, comprueba en las preferencias de tu navegador que tampoco se estén guardando localmente.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Abril de 2015

Google anunció el pasado mes de febrero que el 21 de abril, mañana, cambiaría su algoritmo de presentación de resultados cuando los usuarios buscan desde su teléfono o dispositivo móvil,

A partir del 21 de abril los contenidos adaptados a móviles influirán en los resultados de búsqueda. Este cambio afectará a las búsquedas desde móviles en todos los idiomas y tendrá un impacto significativo en los resultados de búsqueda. De este modo a los usuarios les será más fácil encontrar resultados relevantes que además están optimizados para sus dispositivos.

Básicamente Google está diciendo que el contenido es importante, pero que la experiencia para el usuario también lo es. De manera que aquellos sitios que tengan contenido relevante o relacionado con la búsqueda y que además estén adaptados a los sitios móviles puntuarán mejor y saldrán más arriba que aquellos sitios que aún siendo igual de relevantes no estén adaptados.

Esto puede suponer una pérdida más o menos significativa en el tráfico de aquellos sitios web que no estén adaptados —como sucede con muchos foros de la vieja escuela—, una pérdida que irá en aumento según crezca el procentaje de las búsquedas en Google que se realizan desde dispositivos móviles.

Compartir en Facebook  Tuitear