Por Nacho Palou — 2 de Julio de 2015

En Fast Co. Design, Love MS Paint? Here's VR Paint,

El último proyecto de realidad virtual de Microsoft Research Labs se llama Semantic Paint. Basado en la tecnología Kinect, Semantic Paint recrea en virtualmente y en 3D la habitación en la que te encuentras, en tiempo real. De entrada Semantic Paint percibe la habitación como un mismo objeto, pero el usuario puede etiquetar los objetos individuales que hay en la habitación simplemente colorénadolos.

Los objetos se colorean en el entorno virtual cuando se tocan en el MundoReal™ —con el pie o con la mano.

Pero, aunque de entrada pueda parecerlo, el fin del proyecto Semantic Paint no es desarrollar un programa para colorear, sino ayudar a las máquinas a ver el MundoReal™ y a que entiendan «el contexto en el cual se están utilizando» separando e individualizando objetos que se encuentran en una misma escena.

Semantic-Paint-Microsoft-Research

«Esto permitiría conseguir visualizaciones más precisas del entorno, lo que sería de gran ayuda para los robots y los vehículos autónomos», escriben en Engadget.

En Microsoft Labs —uno de los lugares más divertidos de la tierra ahora mismo [PDF] SemanticPaint: Interactive 3D Labeling and Learning at your Fingertips

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 2 de Julio de 2015

MostExclusiveWebsite.com

¿Quién da la vez, por favor?

Vayan accediendo de uno en uno a MostExclusiveWebsite.com, la página en la que hay que hacer cola para poder entrar porque sólo puede ser visitada por una persona durante un minuto, mientras que el resto de los interesados deben esperar fuera haciendo cola a la intemperie de Internet.

A pesar de que el sitio web se considera así misma como la página más exclusiva de Internet la realidad de la vida es que hacer cola es de pobres.

En The Washington Post: The single most useless Web site on the Internet is a page only one person can visit at a time.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Junio de 2015

Los partidos de la oposición la rechazan, igual que lo hacen la mayoría de los ciudadanos, la ONU ha urgido al Gobierno a retirarlas...

Pero mañana, 1 de julio de 2015, entran en vigor en España la Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal, casi más conocidas como Ley Mordaza por sus efectos sobre la libertad de expresión.

En palabras de David Bravo en una entrevista en La Pancarta de Bitácora:

La Ley Mordaza es un eco de la Ley Sinde. Esta ley viene de decir: «Tuvimos éxito quitando a los jueces, que no nos daban la razón, vamos a replicarlo en el apartado del ejercicio de derechos fundamentales, como el derecho de manifestación». ¿Por qué? Porque cuando la Delegación de Gobierno ha multado a ciudadanos que se manifestaban, los jueces llegaban y decían: «No, oiga, no. Es que lo que ha hecho este señor es perfectamente legal». Entonces, deciden acabar con eso. A partir de ahora se crean una serie de infracciones administrativas y que sea la propia Administración quien resuelva estos asuntos. Justo lo mismo que se empezó haciendo con la Ley Sinde y respondiendo a la misma lógica. En definitiva, la Ley Mordaza es una consecuencia directa del éxito de la Ley Sinde.

Te puedes hacer una buena idea de lo que suponen leyendo Todo lo que debes saber sobre las 'leyes mordaza' que se avecinan; más en No es sólo la ley mordaza

Pero Javier Armentia lo resume muy bien:

«[...] esto no solo va contra el activismo social o el periodismo. Va contra todas las personas, porque lleva la violencia a lo que era intrínsecamente pacífico y de derecho. Protestar, que es de verdad el deber de buen ciudadano, pasa a ser ahora la excusa para que vengan a por ti.»

Y como postre aquí van unos enlaces que se centran especialmente en lo que supone para los que usamos Internet:

Carlos Sánchez Almeida y David Bravo son especialmente activos en este tema por si quieres mantenerte informado, al menos mientras no los amordacen.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 29 de Junio de 2015

Manual del ciberactivista por Javier de la Cueva

5 estrellas: para pensar mucho, lo que siempre es de agradecer Manual del ciberactivista: teoría y práctica de las acciones micropolíticas. Javier de la Cueva. Bandaàparte Editores, 191 páginas.

No sé muy bien si Javier sabía muy bien donde se metía con la Demanda contra el canon; no sé si su postura a favor de los derechos de los usuarios ante abusos varios como la denostada ley Sinde-Wert y similares le habrán traído más quebraderos de cabeza que otras cosas cuando periodistas y blogueros nos dedicábamos a preguntarle y preguntarle sobre ellas…

Pero si todo ello ha sido el germen de este Manual del cibertactivista, yo diría que ha merecido la pena.

Dividido en dos grandes apartados dedicados respectivamente a la teoría y a la práctica de las acciones micropolíticas, es un texto más que recomendable para cualquiera que quiera ir más allá de hacer clic en un me gusta de Facebook, hacer un retuit, o similares.

Como dice el autor en el prefacio, «esta obra va dirigida a todas las personas que, ante una situación en la que aprecian una injusticia, se preguntan honestamente si cabe una reparación, se plantean sin veleidades mediáticas un camino de estudio del problema como mecanismo para intentar cambiar las cosas y se ponen manos a la obra»; a cualquiera que esté interesado en usar la web como herramienta para un ejercicio público de sus derechos.

Eso sí, no es un texto para leer sin tener conectada la parte de pensar del cerebro, en especial en lo que al primer apartado se refiere, pues en él Javier explica qué es lo que nos jugamos y la importancia que pueden llegar a tener este tipo de acciones; hace verdadero honor a la parte de su CV que lo define como «estudioso de las relaciones entre el Derecho y la Tecnología»

Son unas páginas densas, cargadas de conceptos, pero muy de agradecer para hacer reflexionar a lector sobre cómo nos quieren pasar por encima una y otra vez y como no tenemos por qué quedarnos quietos, pasando a la acción como se describe en la segunda parte del libro.

El objetivo final: «Las acciones micropolíticas deben servir para cumplir la misma consigna de la Ilustración: atreverse uno mismo a saber y poner los fundamentos para que lo que uno aprende sea no sólo conocido sino reutilizado por los demás, construyendo colectivamente una huella informacional desde la que diseñar sociedades más abiertas, participativas y democráticas y donde los derechos humanos sean los únicos dogmas posibles».

Las negritas son mías.

El libro será liberado en formato PDF con una licencia Creative Commons by-sa un año después de su publicación, pero puedes hacerte una idea de si quieres leerlo ya leyendo Indice, prefacio e introducción [PDF 133 KB].

Pero en mi modesta opinión, si te interesa lo más mínimo usar Internet para algo más que para ver vídeos de gatitos y compartir memes, no hay ninguna duda de que debes leerlo.

Además, aconseja expresamente no usar Comic Sans, gif animados, o fotos de gatitos en las acciones micropolíticas, aunque en este último caso hace la excepción de que la acción en cuestión pueda tratar de gatos.

¿Cómo no te va a gustar un libro así?

Compartir en Facebook  Tuitear