Por @Wicho — 22 de Julio de 2016

Ha pasado ya casi un mes, pero Facebook acaba de hacer público que el 28 de junio de 2016 tenía lugar el primer vuelo del primer prototipo de su dron Aquila, diseñado para llevar el acceso a Internet a lugares remotos.

Con unas alas de un ancho similar a las de un Boeing 737 –unos 34 metros– el Aquila pesa unos 400 kilos, por lo que es capaz de mantenerse en el aire con cuatro motores eléctricos que apenas consumen lo que tres secadores de pelo.

Aquila en vuelo

La idea es que durante el día los Aquila vuelen a unos 90000 pies –30 kilómetros– aprovechando la luz del Sol para cargar su baterías y que durante la noche vayan medio planeando medio usando los motores hasta bajar hasta los 60000 pies –unos 20 kilómetros– y así estar siempre por encima del tráfico de aviones comerciales.

Desde esa altitud son capaces de dar señal mediante radio a un área de unos 100 kilómetros de ancho; por su parte el Aquila se comunica con el resto de Internet mediante un enlace láser a satélites de comunicaciones.

Este primer vuelo de prueba tuvo una duración de unos 90 minutos, el triple de lo esperado, aunque Facebook espera que estos drones sean capaces de mantenerse en vuelo autónomo durante hasta 90 días antes de tener que aterrizar para tareas de mantenimiento.

Vista desde un winglet

Facebook pretende usar los Aquila para dar acceso a Internet a personas que viven en zonas a las que esta no llega a través de Free Basics by Facebook, antes conocida como Internet.org, aunque para ello tiene que solucionar primero algunos problemas.

Los más fáciles serán los problemas técnicos, que tienen que ver con conseguir suficiente cantidad de Sol mientras esté en vuelo, especialmente en invierno, con conseguir un rendimiento lo suficientemente bueno de las baterías, o con la aerodinámica de una aeronave de este estilo, que está fuera de los parámetros de nada que haya volado hasta ahora; el coste de operación también será un factor importante a tener en cuenta, por supuesto.

Pero más allá de esto Free Basics se enfrentará a problemas regulatorios de todo tipo, en especial los que rigen el vuelo de drones –volar el Aquila es ilegal, o como poco alegal, en muchos países, aunque también tendrá que pelearse con las operadoras de telecomunicaciones y sus lobbies.

Por ahora, de todos modos, queda seguir con el programa de vuelos de prueba.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

Cómo restaurar el tema con los colores, tipografías e iconos originales de Google Chrome OS X

Algo extraño y aberrante debió suceder hace poco en algún oscuro rincón de Google para que el otro día decidieran actualizar la versión 52.0.2xxx para OS X añadiendo por defecto el famoso Material Design que –como su propia definición dice– utiliza Google como «normas de diseño y visualización para Android y la web».

El caso es que Google Chrome para OS X (obvio es decirlo, pero «una aplicación para Mac») pasó a actualizarse se actualizó de forma automática y con alevosía con un nuevo «aspecto» que modificaba no toda la interfaz de la aplicación, pero sí los colores, aspecto de las pestañas, iconos e incluso las tipografías. El resultado era un auténtico híbrido antinatural OS X + Android, bastante repelente además de poco práctico: iconos demasiado grandes, tipografías menos legibles y espacio mal aprovechado, entre otras lindezas. Y es que lo que está concebido de una forma no debe ser cambiado así a la ligera a otra.

Busqué cómo restaurar el «tema por defecto» de Google Chrome para OS X pero no es algo trivial que se puede hacer a través de las preferencias; se puede modificar por algunos similares pero la aplicación no eliminaba el aspecto, iconos y tipografías correctas. Por suerte mi búsqueda me llevó hasta Designer News, donde minutos antes un «particularmente no muy fan» del «nuevo diseño» explicó como volver fácilmente a la versión anterior (es decir: sin Material Design).

Tan solo hay que ir a chrome://flags/#top-chrome-md (copiar-y-pegar)

Cómo restaurar el tema con los colores, tipografías e iconos en Google Chrome para OS X

y elegir en el menú desplegable la opción Sin material¹.

Con otro clic en la parte inferior de la página en Reiniciar ahora para aceptar el cambio y revivir el aspecto original de Google Chrome para OS X, mano de santo. ¡Gracias John!

(1) ¡Ejem! #FromLostToTheRiver

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Julio de 2016

Mobile usage beal sunny grafico
Número de móviles vendidos en un par de minutos, en todo el mundo.

Una cosa queda clara: el uso del móvil no muestra signos de deceleración e incluso entre la población con menos recursos está aumentando el acceso a los móviles, la Web y las app.

Mobile Usage de Deal Sunny es una representación en tiempo real de distintos datos relacionados con los teléfonos móviles: desde el número de teléfonos vendidos por Apple, Samsung o Huawei hasta las cifras relacionadas con los pagos online y móvil, las aplicaciones descargadas, los selfis tomados o el tráfico de WhatsApp; todo excepto el número de personajes de pokémon capturados. Por ahora.

Se calcula que hay unos 4400 millones de personas haciendo mucho uso de los móviles todo el rato. Así que basta con dejar correr el reloj unos pocos segundos para que todos los contadores muestren números y cantidades enormes en cualquiera de los apartados: correo y SMS, redes sociales, comercio electrónico, ventas de móviles, WhatsApp o Google. Todo considerando siempre su acceso y utilización desde el teléfono móvil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Julio de 2016

Aparecerán formas completamente nuevas de enciclopedias, con una red de enlaces que las recorran, listas para ser insertadas en el memex y allí amplificadas.

- Vannevar Bush en As We May Think (Julio de 1945)

As we may think…Hemos mencionado en unas cuantas ocasiones el artículo As we may think, de Vannevar Bush, publicado en 1945 en la revista The Atlantic Monthly, en el que el autor habla del memory extender, que él mismo bautiza como Memex, un sistema que ya maneja la idea del hipertexto y de la información enlazada y compartida en una red de memex conectados entre sí, aunque el sistema estaba basado en microfichas, la tecnología disponible en aquel momento.

Para Bush «un memex es un dispositivo en el que una persona guarda sus libros, archivos y comunicaciones, dotado de mecanismos que permiten la consulta con gran rapidez y flexibilidad. Es un accesorio o suplemento íntimo y ampliado de su memoria».

Pero para él igual de importante que almacenar esa información era la posibilidad de añadirle anotaciones y que los memex estuvieran interconectados, de tal forma que se pudiera compartir la información y que las consultas no se limitaran a la información contenida en un memex sino que se pudieran extender a la información contenida en toda la red.

Bush hablaba también de enlaces entre documentos que permitirían al usuario navegar de un contenido a otro, independientemente de si este estuviera en un documento en su memex o en un documento en un memex en el otro lado del planeta.

Salvando todas las distancias tecnológicas, es una descripción que podríamos aplicarle a la web sin mayores problemas, sólo que adelantada unos 50 años a su tiempo y que más adelante influiría de forma decisiva en algunos de los pioneros de la informática y de las telecomunicaciones a partir de los años 60 del siglo XX.

Pero por algún motivo nunca habíamos enlazado con el texto completo del artículo de Bush, así que aquí queda: As We May Think, un texto adelantado a su tiempo como pocos.

(El texto original vía Carlos Magro a través de un RT de Pepe Cervera).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear