Por @Alvy — 5 de Febrero de 2016

Buscador de Los Simpsons

De las profundidades de Internet llega esta especie de Google de «Los Simpsons» llamado Frinkiac. En total almacena más de tres millones de fotogramas de todas las temporadas de los populares personajes, adecuadamente asociadas con palabras descriptivas, de modo que se puede «buscar por texto»: nombres de personajes, citas, objetos u otros términos.

Puedes hacer una consulta para encontrar todas las escenas relacionadas con matemáticas, el ajedrez o los rayos láser, por decir algo. O bien ir probando conceptos y ver si te habías olvidado algún episodio con amor, sobre unicornios o en los que salga el Castillo del Jubilado.

Teniendo en cuenta la famosa «ley» que viene a decir que toda idea ha sido ya utilizada o predicha por Los Simpsons es difícil que los resultados queden en blanco.

(Vía @CondensadorFL.)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 3 de Febrero de 2016

Expejo-Con-Android-Max-Braun

Max Braun en Medium, My Bathroom Mirror Is Smarter Than Yours sobre la fabricación artesanal de un espejo para el cuarto de baño que funciona con Android y que muestra información —como la previsión meteorológica—, la hora o notificaciones directamente delante de sus legañas.

Al parecer no hay nadie que venda el tipo de producto que yo buscaba a pesar de que los componente son relativamente fáciles de conseguir. Es verdad que existen proyectos del mismo estilo, lo que yo tenía en mente era algo diferente. De modo que me hice con un espejo de dos caras o transparente, una pantalla y el resto de componente y esto es lo que conseguí.

El resultado es bastante molón: una pantalla de alta resolución emparedada entre la puerta del armario y el espejo transparente, de tal modo que el vidrio deja pasar la luz de la pantalla y a la vez sigue cumpliendo su función como espejo.

Dice Max Braun que tal vez más adelante ponga algo más información del proceso; aunque lo que realmente tiene su aquel sería el software que convierta el espejo de Braun en algo realmente útil —se tiene que poder manejar sin tocar— y que lo eleve a una categoría por encima de la mera curiosidad tecnodecorativa.

Vía BGR.

* * *

Relacionado: Las pantallas de Samsung que son transparentes y que sirven como espejo.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Febrero de 2016

Youtubers Thumbfaces - vaya caretos, majetes
Mi página personalizada de Vídeos del momento al entrar en Youtube. Más o menos.

Ojos abiertos y saltones. Boca abierta con cara entre el asco y el asombro. Mirada perdida como de locos. Ese parece ser el look de los años 10, al menos si lo juzgarían las generaciones futuras por las miniaturas que muestran los vídeos de YouTube más populares del mundo en los diferentes países del globo. Es el equivalente a los morros de pato de los selfies o a las poco originales poses de Instagram. Y es indiferente tomar muestras para examinar en Estados Unidos, España, Japón o Alemania.

No deja de ser curioso que esa sobreactuada imagen (?!) se mantenga a veces durante toda la duración del vídeo. Entre los grandes clásicos tenemos a Grav3yardgirl (alias de Bunny Meyer), un ejemplo superlativo en sí mismo. Pero también podemos dar con gente que pone solo la «cara llamativa para la miniatura» como Vsauce3 (segunda cadena de Vsauce) e incluso a gentes que después demuestran un comportamiento aparentemente «normal» -aunque un tanto inquietante- como Grace Helbig.

En el territorio del castellano poco se puede decir que nadie haya visto ya: tenemos por supuesto a ElRubius, rey-de-reyes; a la expresiva YellowMellow, al rapidoparlante Germán... Un grupo de lo más variada pero que sigue unos mismos patrones de imagen, miniaturas, tono de voz - como sucede en el resto de países, todo sea dicho.

Lo que se puede deducir, así en plan casero, visto lo visto, es que en YouTube:

  • Nada se deja al azar: las fotos-miniatura están cuidadosamente elegidas y todas utilizan la opción «personalizar miniatura» que ofrece YouTube entre sus herramientas, pero previamente se ha hecho un montaje o elegido un fotograma con sumo detalle. Por tanto...
  • ... si los protagonistas aparecen con caras de locos/asombrados/sorprendidos es porque es conveniente que así sea. Esto puede ser una cuestión estética y temporal («look de los 2010») o más probablemente una forma efectiva y comprobada de atraer más clics para que se contabilicen más visitas a los vídeos [de hecho YouTube tiene una opción para marcar las «miniaturas engañosas» cuando se abusa de esta opción]. Esto quiere decir que...
  • ... ese look funciona y es el que más llama la atención del «público». En un entorno tan competitivo por la atención como es YouTube -y más a nivel global- el resultado es casi cuestión de pura evolución, de supervivencia de la idea más apta. Si los protagonistas deciden que la «cara de loco» es la mejor opción, la moda o lo más efectivo, así seguirán haciéndolo.

La conclusión podría tener una lectura cuanto menos curiosa: los youtubers ponen cara de locos (¿es ya un meme?) porque poner cara de locos ayuda a que los canales sean exitosos y por tanto los youtubers sigan reproduciendo el comportamiento de poner cara de locos.

Pero ya digo: a lo mejor la conclusión no debería ser esa sino que simplemente poner cara de loco está de moda. O que ni siquiera está de moda porque hay muchos más vídeos sin caras de locos que con ellas y lo que se ve en los Vídeos del momento son imaginaciones nuestras. ¡Ah, los misterios de Internet!

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 1 de Febrero de 2016

•••escribiendo

Y mientras aparece un «escribiendo...» en la pantalla de WhatsApp, Messenger o de Telegram te mantienes atento, observando con interés y curiosidad y a veces hasta con ansiedad. Y, de pronto, «escribiendo...» cambia a «última conexión» y aquí no ha pasado nada.

Y toda esa expectación desaparece y te mueres de curiosidad por saber qué estaba escribiendo la otra persona. ¿Qué fue lo que escribió y que al final no envió?

Hiboo

La aplicación de mensajería Hiboo (en la App Store) explora la mensajería instantánea pero instantánea de verdad. Esto es, Hiboo difunde cada tecla que se pulsa cuando se pulsa, antes de que se envíe. Difunde el mensaje tecleado sin esperar a que el remitente pulse el botón enviar.

De modo que el receptor del mensaje asiste al proceso de escritura y de la construcción del mensaje: palabras que se escriben y se borran; palabras que se escriben mal y se corrigen, palabras que se cambian y hasta mensajes que finalmente no llegan a enviarse.

Con lo que Hiboo sitúa la mensajería instantánea en un momento anterior al de la mensajería instantánea; en algo más parecido a una conversación en el MundoReal™, con su parte buena y con su parte no tan buena.

* * *

En los últimos tiempos ha habido más de una propuesta e intento de desarrollar este tipo de mensajería.

Un ejemplo conceptual es Scriba, una aplicación para redactar correo electrónico que «reproduce el ritual de escribir una carta personal», recogiendo algunos de los defectos inherentes a la redacción de cartas escritas a mano: borrones, líneas torcidas, cambios de ritmo...

Hace algunos años la aplicación Fuzzmail (desaparecido) trató de trasladar ese mismo concepto a una aplicación funcional basándose en la misma idea: lo que hace que una carta sea personal no es sólo lo que dicen las palabras, sino también la manera y el proceso que se sigue para redactarla.

Compartir en Facebook  Tuitear