Por @Alvy — 26 de Abril de 2017

El Centre for Computing History tiene este interesante documento de más de una hora sobre el trabajo de Jim Boulton, arqueólogo digital. Uno de sus proyectos para la exposición 64 bits, que acaba de terminar, fue recrear la historia de Internet y de la World Wide Web en concreto, en el periodo entre su nacimiento en 1991 y la llegada de las redes sociales en 2005.

Esto incluye tanto recrear cómo se accedía (mediante un teléfono fijo y un módem con acoplador acústico) como los sitios web que existían en aquellos tiempos. Y es que, irónicamente, aunque todavía existen 48 copias de la Biblia de Gutenberg –uno de los geeks primigenios– pero por desgracia no hay ninguna copia «fiable» del primer sitio web que existió.

La más antigua web de su archivo data de marzo de 1992, siete meses después de que se inventara. El Archivo de Internet no comenzó a guardar copias de la WWW hasta finales de 1996, así que hay una especie de gran vacío de aquellos primeros cinco años.

También están Archie –el primer buscador–, la famosa webcam de la cafetera, la primitiva web de Pizza Hut (antes de que se inventara el eCommerce), Chris.com y su colección de arte ASCII, Wired.com y muchos más.

En la misma exposición hay otra zona temática dedicada a Susan Kare y sus iconos, eBoy y sus ciudades pixeladas y muchos más ejemplos de arte y tecnología retro. Toda una delicia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Abril de 2017

Fontmap o

Font Map es una web creada por el estudio de diseño IDEO que sirve para encontrar tipografías «similares». Tiene un lado bueno/malo a la vez: sólo incluye las tipografías de Google Fonts. De este modo se pueden comparar sólo las tipografías que muchos diseñadores utilizan para la web, lo cual permite no despistarse con «ocurrencias»… Aunque a veces también puede resultar un tanto escaso.

Además de buscar por nombre se puede desplazar el mapa con el ratón, hacer zoom y un clic sobre cualquier letra muestra un ejemplo Lorem Ipsum y el nombre de la familia. Se pueden ver grandes cúmulos que agrupan estilos: las de palo vs. las de rasgos, las divertidas vs. las clásicas…

Dicen que las relaciones (posición en el mapa y distancia) se generaron mediante algoritmos de inteligencia artificial. Baste decir que son suficientes y tienen sentido. Así que si te falta inspiración… Quizá puedas descubrir algo interesante dándote una vuelta por el mapa.

Bonus: la ausencia de la Comic Sans es suficiente como para justificar guardar esta página como digna herramienta de referencia.

(Vía Taxi.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Abril de 2017

«Scrollytelling», la técnica de visualización de contenidos dependiendo del movimiento

Una técnica que todos hemos experimentado en primera persona al visualizar ciertas infografías es el llamado scrollytelling, cuyo nombre es un juego de palabras que combina scroll («desplazamiento») con storytelling («contar historias»).

En esencia el usuario interactúa con un contenido y al hacer scroll y desplazar la página o acercarse con el zoom el contenido va cambiando, «contando una historia», como pueden ser más detalles, una cronología o nuevos elementos, tanto texto como iconos o gráficos.

En Cómo implementar el scrollytelling el experto en datos y visualizaciones Russell Goldenberg explica algunas de las características, ventajas y desventajas de distintas librerías gráficas cuyo código está ya listo con todo lo necesario para servir de base a este tipo de proyectos.

Entre las principales están:

Además de una descripción de cada una de ellas hay enlaces a las demos, de modo que se pueden ver en acción. Algo que suele ayudar a la hora de decidirse por una otra . Y, como sabiamente dice Goldenberg, si nada encaja a la perfección, «ante la duda… tira el código tú mismo»: casi todas las librerías se basan en las mismas ideas y dedicándoles algo de tiempo se puede aprender cómo funcionan para ampliarlas y personalizarlas.

§

Como bonus recomiendo una visita tranquila a ThePudding, el sitio en el que se aloja este artículo. Es un semanario sobre lo que denominan ensayos visuales, un proyecto para darle vida a la información de forma elegante y visual y donde hay decenas y decenas de estupendos ejemplos que pueden servir para aprender e inspirarse. Lleva la firma de la gente de Polygraph.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Abril de 2017

Photofeeler / Fotos de perfiles sociales: que la gente elija por ti

Photofeeler es una puesta en práctica bastante resultona de la forma científicamente correcta de elegir una imagen de perfil para las redes sociales, esa «maldición» de la que hablábamos el otro día.

Este servicio lleva a la práctica algunas de esas conclusiones de los expertos, permitiendo realizar pruebas en escenarios reales sobre lo resultonas que son las diversas fotos de una misma persona.

Son usuarios del servicio los que votan las fotos de las demás, de modo que al cabo de un rato se puede conocer la opinión de la masa – sea buena o mala… ¡Agárrate, que vienen curvas! Pero en vez de ser un simple HotOrNot estamos hablando de una herramienta seria en la que se pueden probar perfiles de tres temáticas: Negocios, Social (general) y Ligue (dating) (vale, esa última tal vez no sea tan seria).

El proceso es bastante sencillo; basta entrar con una cuenta de Facebook o registrarse con un correo electrónico. Se crea un test y se envía la foto a probar – a buen tamaño. Se elige para qué se quiere usar (Negocios/Social/Ligar) y se espera un tiempo prudencial. El resultado es un gráfico de barras en el que se valoran tres características del perfil; por ejemplo en «negocios» son: capacidad / simpatía / influencia y en «dating» son inteligencia / confianza / atractivo.

El servicio se puede utilizar de forma gratuita con una foto y diez votos, eso sí todas las veces que se desee. Pero se puede acceder a otras opciones más avanzadas con puntos. Los puntos se compran con dinero o se consiguen votando las fotos de los demás. Alguna de las opciones extra permiten probar más fotos a la vez, por ejemplo las ligeramente distintas: con gorro, sin gorro, de medio cuerpo, cuerpo entero, con distintos vestidos, mascotas, etc.

Mención especial merece el estupendo blog que tienen: Profiled donde se habla de todo tipo de trucos artísticos, psicológicos y técnicos relacionados con estas cuestiones de imagen. Ojo: que son trucos, no algo que vaya a cambiar la vida de nadie, ¿eh?

Photofeeler experiment dog or no dog

Algunas de las cuestiones que tratan son especialmente simpáticas: ¿Es un hombre que posa con su perro más atractivo que sin él? Bueno, estamos en Internet, así que… ¡Adivina!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear