Por @Alvy — 30 de Julio de 2015

Scofen

Scofen (en beta) es un comparador de productos completo y con un planteamiento interesante: es colaborativo, lo cual quiere decir que en vez de incluir reseñas escritas por expertos se basa en las opiniones de la gente para valorar los diferentes productos. ¿La forma de hacerlo? Entrar, buscar cualquier producto y votar los diferentes apartados que aparecen.

Las categorías son muchísimas; dentro de la de Electrónica/Gadgets que es una de las más reseñable hay apartados para cámaras de fotos compactas, SLR y de vídeo, auriculares intraurales (earbuds) y circumaurales («cascos»), consolas, relojes inteligentes y teléfonos móviles.

Según el tipo de producto se pueden valorar diferentes factores: para un teléfono inteligente, por ejemplo, se piden votar de 1 a 10 (pulsando el botón «Score») la respuesta táctil, el wifi, la velocidad de las apps, su durabilidad, la calidad de recepción y llamadas, la duración de la batería, la calidad de la pantalla y de la cámara, la facilidad de uso, el diseño y aspecto y los altavoces. Con todos los datos se calculan promedios y –cabe esperar– se eliminan votos «malintencionados», que todos sabemos cómo acaban muchos de estos sitios.

Además de esto hay categorías más amplias de otro tipo de productos: vehículos (automóviles y furgonetas), películas, series de TV, videojuegos, ordenadores y otras.

El diseño es sumamente ágil, fácil de entender y minimalista; las categorías son razonables y bien construidas. Navegando un rato puedes descubrir en un plis plás cuál es –en opinión del saber popular– el mejor teléfono, la mejor cámara, el mejor automóvil o las mejores apps… ¿Se puede pedir más? Seguramente si no es una función que esté ya incluida es que no se necesita.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Julio de 2015

Quien esté aburrido de ver reposiciones de series y películas de hace décadas en televisión puede aprovechar una horita libre para echar un vistazo a Ulterior States, un proyecto de Tomer Kantor / IamSatoshi en el que se entrevista a decenas de personas relacionadas con el mundillo de Bitcoin. Según sus creador:

Ulterior States es un desarrollo participativo con una producción y postproducción «estilo guerrilla» consistente en cierta investigación «no académica», entrevistas en vídeo y sesiones de estudio.

En resumen: una producción de bajo presupuesto pero buenas intenciones sobre cuya fiabilidad poco se puede decir, excepto que cada cual la valore como mejor le parezca. El trabajo resumen en total 125 vídeos grabados a lo largo de tres años de trabajo (2012-2015). Lo cual está estupendamente bien porque puede servir de complemento a The Rise and Rise of Bitcoin, otro documental que se remonta hasta 2011.

El documental al completo está en Youtube y si te gusta puedes mandar una donación de apoyo. Usando bitcoin a ser posible, claro.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Julio de 2015

The Internet of Things: a Primer

La empresa de software SAP encargó a Information if Beautiful esta infografía interactiva titulada The Internet of Things: a Primer. Además de una descripción general se incluyen datos de todo tipo sobre los últimos estudios al respecto.

Para el año 2020 unas 26.000 millones de cosas –coches, cafeteras e incluso vacas– estarán conectados a Internet.

Recordemos el caso de @Jerry_J_Lo, la primera vaca lechera que estaba conectada a internet a través de Twitter gracias a un chip RFID. Aunque en 2011 dejamos de poder leer sus andanzas, ordeños y comparaciones instantáneas de eficiencia y velocidad de sus ubres, está claro que marcó el camino para que no solo los rumiantes sino todo tipo de animales pudieran llegar a la red.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Julio de 2015

376 Img Head 1600X1300 144Dpi
Tras darte una vuelta por varios sitios populares de la Web todas estas empresas te estarán «siguiendo»

Según Monday Note si cargas 20 portadas de sitios conocidos de Internet te rastrean unos 500 trackers en total, entendiéndose por tracker elementos del tipo cookies y similares: se utilizan para saber quién eres, seguirte de unos sitios a otros para mostrarte publicidad más acorde a tu «perfil» y para cuestiones tales como las analíticas de tráfico y estadísticas.

El uso de algunos de estos trackers está en muchos casos justificado... Pero parece que a otros se les ha ido de las manos: el popular Politico, una web de información y opinión, te envía 100 trackers (!) nada más pisas su portada. El Daily Mail o el Financial Times, más de 50. Incluso sitios supuestamente más «cuidadosos» con los cibernautas como Qz o Wired envían 12 o 20 trackers de una tacada.

Esto no solo es un problema de privacidad para muchas personas, a quienes simplemente no les gusta ese seguimiento salvaje; también es un problema en cuanto al tiempo de carga de las páginas: el envío desmesurado de distintos objetos individuales, ya sean trackers, iconcitos sociales o imágenes sin optimizar es una aberración; hay páginas que te envían más de 600 objetos para totalizar 3, 5, 10 MB o incluso más.

Para mi que en parte es falta de coordinación entre quienes diseñan y plantean las webs -mundos de Yupi alejados de la realidad-y los equipos de publicidad y marketing -quienes parecen que no hayan navegado en su vida por sus propias webs. Todo desprende cierto aroma a ansia viva por «seguirlo» y «medirlo» todo aunque un gran número de las veces esos trackeos sean perfectamente inútiles y con analísticas más simples se podrían realizar las mismas estadísticas y trabajos de pruebas.

Compartir en Facebook  Tuitear