Por Nacho Palou — 16 de Marzo de 2009

Samsung E200 EcoEl Samsung E200 Eco (derecha) es un teléfono móvil fabricado con bioplásticos procedentes de plantas como el maíz.

Según Samsung, "una tonelada del bioplástico utilizado en el E200 supone la emisión de 2,16 toneladas menos de CO2 si se compara con la fabricación del policarbonato producido a partir del petróleo."

Aparte de lo anterior, la principal ventaja de los bioplásticos es que son verdaderamente biodegradables.

Aunque también tiene aspectos al menos no tan positivos: por un lado resultan proporcionalmente más caros que el plástico convencional por su complejidad y poca demanda; por otro lado, su producción masiva podría tener las mismas consecuencias negativas que los biocombustibles, ya que proceden de cultivos que requieren energía y agua y que además puede perjudicar en el mercado del grano destinado a la alimentación.

Volviendo al E200, el cargador cumple con la certificación Energy Star de eficiencia energética y dispone de una señal que avisa de la conveniencia de desenchufarlo una vez completada la carga de la batería.

A partir del año que viene, además, los productos de Samsung que lleguen al final de su vida útil podrán enviarse de vuelta al fabricante para su reciclaje de forma totalmente gratuita para el usuario, algo que la compañía coreana viene haciendo en EE UU desde hace algunos años.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — Valgard

Es evidente que la materia prima de este teléfono viene de una fuente inagotable, al contrario de lo que ocurre con el procedente del petróleo. Lo que hay que ver es si vale la pena energéticamente hablando y las emisiones de su fabricación.

#2 — Rafa

Yo creo que lo más importante aquí es que se trata de un producto realmente biodegradable.

Si a mí Nokia me dijera que me ofrece un modelo con las mismas prestaciones y diseño similar, pero que es más caro por estar fabricado con plásticos biodegradables que a día de hoy son menos rentables para la compañía, yo creo que el medio ambiente se merece ese coste adicional.

Yo, al menos, lo pagaría.