Por @Wicho — 18 de Enero de 2017

Algunas piezas como los largueros y larguerillos de las alas de algunos aviones de Boeing miden algo más 30 metros y se fabrican a unos 115 kilómetros de su planta de ensamblado en Everett.

Así que para llevarlas de un lado a otro Boeing recurre a un camión especialmente diseñado para la tarea que consta de una cabeza tractora especialmente baja que ruda bajo la parte frontal de la pieza a transportar, lo que ahorra unos metros en longitud, y de otra cabina también tripulada pero que no tiene frenos ni intermitentes que va bajo la parte trasera. Otro vehículo les sirve de apoyo y viaja detrás, delante, o a su lado según sea necesario.

Los tres conductores, que están en contacto por radio permanentemente, van rotando puestos para no hacer siempre lo mismo.

Los detalles están en Cool view: Get in the driver's seat for delivery of wing parts.

Boeing también transporta fuselajes enteros en tren, aunque en alguna ocasión ha tenido problemillas, o en avión.

De todos modos cualquiera que haya circulado por la A6 de A Coruña a Madrid se habrá cruzado con convoyes similares que llevan componentes de aerogeneradoes y que no tienen mucho que envidiar a los de Boeing.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Enero de 2017

En diciembre de 2016 Airbus inició el ensamblaje final del Beluga XL, la última versión del gigantesco tipo de avión de carga que la compañía utiliza desde hace 25 años para transportar hasta Toulouse las secciones de fuselaje que se fabrican en distintos países de Europa para otros modelos de Airbus.

En 1969 Airbus comenzó a producir el A300B, cuyas partes eran ya demasiado grandes para el transporte por tren, como se había hecho hasta entonces. «De modo que la única opción que quedaba era recurrir al transporte aéreo» dice Felix Kratch, antiguo directivo de Airbus. Durante 25 años Airbus empleó un Super Guppy fabricado por Aero Spacelines sobre la base de un Boeing 377.

«El Super Guppy nos permitió consolidar nuestro proceso de fabricación» conectando Francia con Gran Bretaña, Alemania y España, y se convirtió en una herramienta esencial para la compañía. A principios de los años de 1990 Airbus comenzó a desarrollar su propio avión de carga, de mayor capacidad y específicamente adaptado a las necesidades de la compañía.

El 13 de septiembre de 1994 despegó el primer Beluga, notablemente mayor y más capaz que el veterano Super Guppy. La primera generación de Beluga, la actual, está basada en el A300-600 con apellido ST (Super Transporter). Mide 56,2 metros y tiene una capacidad de carga de 47 toneladas. A pesar de esos los pilotos lo describen como una avión “dócil y fácil de controlar”. Entre 1996 y 1998 entraron en servicio cuatro Belugas, y en 2001 el quinto.

Beluga xl airbus

En 2014 Airbus decidió desarrollar el Beluga XL basándose en el A330-200. Esta segunda generación es la que a finales de 2016 entró en su fase final de montaje y está previsto que entre en servicio en 2019. Con 63,1 metros de largo tiene una capacidad de carga mayor que la de cualquier otro Beluga, pudiendo llevar en su vientre hasta 53 toneladas de carga. Cinco Beluga XL reemplazarán a la flota actual de Belugas, los cuales dejarán de prestar servicio en 2025.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 17 de Enero de 2017

El Fugro Equator durante la búsqueda
El Fugro Equator fue la embarcación encargada de cerrar la búsqueda

Recorrido el último cuadrante de la última zona de búsqueda sin éxito las autoridades competentes han decidido dar por terminada la búsqueda de los restos del vuelo MH370 de Malaysia Airlines.

El vuelo MH370 desapareció sin dejar rastro el 8 de marzo de 2014 con 239 personas a bordo mientras volaba de Kuala Lumpur y Pekín.

Hasta ahora sólo han aparecido algunas pequeñas piezas sueltas y una maleta en las costas de sitios como la isla Reunión, Mozambique y Sudáfrica.

Restos del carenado de uno de los motores
Parte del carenado de uno de los motores del MH370 - Australian Transport Safety Bureau

Así que su desaparición se une a otros casos sin resolver como la desaparición del Hawaii Clipper de Pan American Airways, la de Amelia Earhart en su intento de dar la vuelta al mundo, la de Roald Amundsen mientras intentaban rescatar a la tripulación del dirigible Italia, o la del vuelo 404 de Pakistan International Airlines.

Los Gobiernos de Malasia, China y Australia, que eran los países que continuaban con la búsqueda, se han comprometido, de todos modos, a volver a lanzar la búsqueda si en el futuro aparecen indicios razonables que sugieran una nueva zona en la que buscar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Enero de 2017

El avión accidentadoUn Boeing 747 de carga de ACT Airlines que operaba el vuelo 6491 de Turkish Airlines se estrelló a eso de las 2:40 del 16 de enero de 2017, hora peninsular de España, durante su aproximación al aeropuerto de Bishkek-Manas en Kirguizistán en lo que tenía que haber sido una escala para repostar. El avión venía de Hong Kong y su destino final era Estambul.

Según informaciones preliminares han muerto los cuatro tripulantes del avión y al menos 28 personas que estaban en las casas sobre las que ha caído.

Como recordamos siempre, es pronto para especular sobre las causas del accidente y habrá que esperar al análisis de las cajas negras para esclarecerlas, pero por lo visto el avión se estrelló tras frustrar un aterrizaje debido a la niebla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear