Por Nacho Palou — 25 de Julio de 2017

Sabias palabras,

Volar aviones teledirigidos gigantes es una hobby extraño: son caros y son difíciles de construir, pero son demasiado fáciles de destruir.

Después de ver la maravilla que es este espectacular y detallado Junker Ju-52 teledirigido, lo bien que vuela y lo mal que aterriza.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Julio de 2017

Kai Tak (PD)

En Atlas Obscura publicaron un estupendo fotoreportaje sobre el aeropuerto Kai Tak de Hong Kong, una espectacular rareza del mundo de los aeropuertos que cerró sus pistas en 1998: Remembering Hair-Raising Landings at Hong Kong’s Kai Tak Airport.

Este aeropuerto se caracterizaba por propiciar espectaculares imágenes de aviones Boeing 747 y de todo tipo sobrevolando a pocos metros los edificios de la ciudad para aterrizar. ¿Recuerdas los famosos aterrizajes en la pequeña isla de San Martín? Pues imagina lo mismo pero con un Jumbo de 20 metros de altura sobrevolando barrios enteros de la ciudad.

Su famosa pista 13/31 era cariñosamente apodada Kai Tak Heart Attack y aterrizar en ella requería un giro de 47 grados durante el descenso que aceleraba los aviones a más de 360 km/h… Todo esto a menos de 4 km de la pista, que acababa en el agua de la bahía.

Desde ese punto hasta que se tomaba tierra todo eran calles y edificios, además de un dibujo en una colina conocido como the checkerboard (el damero). Los aterrizajes muchas veces se hacían bajo el azote de fuertes vientos racheados. Era una pista tan concurrida que llegó a marcar un récord mundial con 36 aterrizajes por hora.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Julio de 2017

United 1: Ese Air Canada ha pasado volando justo sobre nosotros.
Controlador: Si, tío, ya lo he visto.

La historia del piloto de Air Canada que estuvo a punto de aterrizar su A320 en una pista de rodaje ocupada en ese momento por cuatro aviones de pasajeros lleva varios días circulando por ahí —el incidente, bajo investigación, sucedió el pasado día 7—, pero estos gráficos realizados por The Mercury News dan una idea mucho mejor de la gravedad del asunto.

Muchos consideran que si llega a producirse podría haber sido el peor accidente en la historia de la aviación: más 1000 pasajeros estuvieron muy cerca del peligro a causa a esta maniobra.

El incidente tuvo lugar en el aeropuerto de San Francisco cuando el Airbus A320 del vuelo 759 de Air Canada, procedente de Toronto con 140 pasajeros a bordo, inició la maniobra de aterrizaje en la pista de rodaje, en lugar de en la pista de aterrizaje, un error parecido al de Harrison Ford pero de proporciones épicas: en la pista de rodaje —que discurre paralela a la pista principal, la “de verdad”— estaban esperando para despegar un Boeing 787 de United Airlines (UAL1) con destino a Sydney, lleno de pasajeros y de combustible; un Airbus A340 de Philippine Airlines (PAL115) con capacidad para 277 pasajeros y otros dos Boeing 787 de United Airlines (UAL863 y UAL1118) ambos con capacidad para más de 300 pasajeros, también listos para despegar.

Close encounter sfo aca759
El punto rojo es el Airbus A340 de Air Canada que estuvo a punto de tomar tierra en una pista de rodaje ocupada por cuatro aviones que estaban listos para despegar.

En su maniobra de aterrizaje errónea el Airbus de Air Canada sobrevoló primero el Boeing de United Airlines a unos 50 metros, sobre él, después sobrevoló el Airbus 340 Philippine Airlines a unos 32 metros. Teniendo en cuenta que un A340 mide casi 17 metros de alto el de Air Canada pasó a unos escasos 8 metros sobre el de Philippine Airlines.

Justo entre el espacio libre de aviones que quedaba entre el Airbus de Philippine Airlines y los dos Boeing de United el A320 de Air Canada abortó el aterrizaje y levantó el vuelo (motor y al aire) por orden del controlador aéreo. El avión logró alcanzar los 50 metros justo antes de llegar al siguiente Boeing y los 64 metros cuando pasó sobre el último de ellos, salvando los muebles —léase, la vida de cientos de personas— en el último momento.

Smith close encounter

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Julio de 2017

Un caza ruso Sukhoi Su-35S (Flanker-E, en designación OTAN) exhibiendo su maniobrabilidad y capacidad de vuelo durante casi ocho minutos. En algunos momentos parece que eso de la física y la aerodinámica no van con él, por ejemplo durante este derrapaje vertical o en este otro momento en el cual el caza queda colgado del cielo gracias a su toberas orientables. ¡Pardiez!

No está mal teniendo en cuenta que se trata de un caza de los años de 1980: el Su-35 voló por primera vez hace ahora justo 29 años siendo ya un derivado de un modelo anterior, del Su-27 de 1985.

En el caso de esta variante con apellido “S” (Su-35S) se trata de una puesta al día introducida en 2010 que incrementa todavía más su maniobrabilidad gracias a la incorporación las toberas orientables. Esto significa que el piloto puede modificar el ángulo con el que se expulsa el chorro de gases que le proporcionan el empuje en una dirección diferente a la trayectoria que sigue el avión.

Este tipo de empuje se aplica en cohetes y misiles para dirigir su trayectoria y mantener el equilibrio durante el despegue. En aviones el ejemplo más conocido es el del Harrier, capaz de despegar verticalmente, aunque también lo utilizan el Eurofighter, algunos modelos de F-15, F-16 y F-18 o el F-22 Raptor, entre otros.

Esa característica unida a la potencia de los motores hacen que el avión vuele a ratos como un cohete y ratos como un avión. Desde luego en ningún momento parece que el Su-35S pese 34 toneladas, el equivalente a unos 25 turismos.

En Popular Mechanics han sido un poco malos y junto con este vídeo del Su-35S han incluido este otro vídeo de un F-35 haciendo una demostración del mismo palo, aunque un poco más conservadora.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear