Por Nacho Palou — 18 de Agosto de 2016

El dirigible Airlander, la aeronave más grande, completó ayer tarde su vuelo inaugural —en su versión actual, civil— tras despegar del aeropuerto de Cardington, Reino Unido.

La aeronave está llena de helio inerte no inflamable y de aire, y cuenta con cuatro motores diésel. Había pasado en los últimos días en tierra, realizando pruebas previas.

Los motores diésel del Airlander 10, situado en la popa y en sendos laterales, desarrollan 325 CV cada uno y proporcionan empuje para el despegue la ascensión y maniobras laterales. En modo autónomo la aeronave puede mantenerse en el aire dos semanas, cinco días si se trata de un vuelo tripulado.

190 airlander 10 2016

El vídeo de Hybrid Air Vehicles, fabricante del Airlander 10, dura poco más de medio minuto, pero permite ver parte de la operación de despegue y cómo la aeronave se desplaza alrededor del aeropuerto.

En total, el primer vuelo del Airlander duró menos de 20 minutos: recorrió unos 10 km alrededor del aeropuerto y ascendió hasta poco más de 150 metros alcanzando una velocidad máxima de 65 km por hora.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Agosto de 2016

F22 y abejas

Apicultores FTW

Seguro que ni Boeing ni Lockheed ni la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se imaginaron jamás que un enjambre de abejas podía dejar en tierra a uno de sus muchimillonarios y sofisticados F-22 Raptor.

Pero eso es exactamente lo que le pasó a uno de los estacionados en la base Langley–Eustis cuando varios miles de abejas se instalaron en la tobera de salida de su motor izquierdo. Tuvo que ser un ex–marinero de la Armada, que ahora trabaja como apicultor, el que viniera a retirarlas; calcula que en total eran unas 20000 abejas.

Naturaleza 1 – Tecnología 0.

Sin embargo lo que me parece más WTF de toda la noticia es que por lo visto hay un entomólogo en plantilla en Langley–Eustis.

(Vía The Aviationist).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Agosto de 2016

Aterriza como puedas
Tal vez el pajarillo de la cabina no sea muy buena señal…

Alex Kavutskiy y seis de sus amigos (relacionados de algún modo con el mundo de la comedia) repasaron Aterriza como puedas (Airplane! 1980) tomando cuidadosas notas sobre todos y cada uno de los gags cómicos y chistes del largometraje, aprovechando para votarlos de paso. El resultado es una lista con Los 178 gags de «Aterriza como puedas» ordenados por hilaridad.

De todos los gags el que puntuó más alto fue el diálogo de besugos entre el Doctor Rumack el Comandante Clarence Cambio tras descubrir que todos los pilotos han sido intoxicados por el pescado de la cena:

– Comandante, ¿cuándo podremos aterrizar?
– No puedo decirlo.
– A mi sí, soy médico.
– No puedo decirlo con seguridad.
– ¿No puede calcularlo?
– Pues… Hasta dentro de dos horas.
– ¿No puede calcularlo hasta dentro de dos horas?
– No, no, quiero decir…

Mi otro favorito (en la lista, el #18) es sin duda:

– Dígale al comandante que hemos de aterrizar lo antes posible; hay que llevar a esa mujer a un hospital.
– ¿A un hospital? ¿Qué es, doctor?
– Un gran edificio lleno de enfermos, y a veces no hay camas.

La película apenas dura hora y media; esto quiere decir que con 178 gags entran unos dos chistes en escena por minuto.

Curiosamente este diálogo padece del clásico problema de la traducción/doblaje casi imposibles sin que una solución perfecta, aunque resulta igual de gracioso en cualquier caso; de hecho es uno de mis favoritos. Revisar la lista también permite descubrir en el «top 10» varios gags que en los 80 eran muy efectistas pero que quizá hoy en día serían tan políticamente incorrectos que nadie los incluiría (aunque fuera en una película clasificada PG / 13 años).

Para el archivo también, uno de mis chistes visuales y recursivos favoritos (#23 en la clasificación):

McCroskey
McCroskey empieza a tener claro que eligió «un mal día para dejar de fumar»

Repasar los chistes y la propia película (o descubrirla ahora, para las generaciones que no pudieron verla en su época) permite ver hasta qué punto se han imbuido muchos de esos chistesen la cultura popular.

Bonus: Tal y como hicieron ver a los autores de la lista, en todas las escenas de la cabina se oye de forma notable el ruido de las hélices del avión. Pero resulta que el avión es un reactor, así que parece claro que eso se incluyo como chiste constante y sutil. ¡No te acostarás sin saber algo nuevo!

(Vía MeFi.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 10 de Agosto de 2016

Nadie duda de que los pilotos del Lockheed U2, con un techo de servicio de 21 kilómetros, gozan de unas magníficas vistas.

Pero a cambio durante mucho tiempo han sufrido una comida peor que la ya de por sí infame comida de las aerolíneas.

La cabina de los U2 está sólo parcialmente presurizada, por lo que en su interior hay una presión equivalente a unos 8500 metros, sólo un poquitín menos que el Everest, así que los pilotos van enfundados en un traje muy similar al de los astronautas.

Durante el vuelo no pueden abrir el visor del casco –y hay misiones que duran 12 horas o más– así que no les queda más remedio que beber y comer a través de un tubo al que se conectan las botellas con bebida… O los tubos con comida en pasta, al más puro estilo de los astronautas durante los primeros años de las misiones tripuladas.

Comida por un tubo
Comida por un tubo

Afortunadamente para los pilotos aunque durante muchos años nadie les preguntó en serio qué opinaban de las variedades disponibles en 2010 por fin la Fuerza Aérea puso en contacto a los pilotos con quienes crean el contenido de esos tubos, tal y como se puede leer en Embrace the Paste.

Leer anotación completa: «Bacon por un tubo para los pilotos de los U2»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear