Por @Wicho — 20 de Noviembre de 2017

El dron

El 16 de agosto de 1956 un dron Grumman F6F-5K, que era básicamente un Hellcat pintado de rojo brillante para que se le viera bien y con un equipo a bordo que permitía controlarlo remotamente, despegó de la Estación Aérea Naval de Punta Mugu en California para servir como blanco de prácticas de tiro.

Sus controladores lo dirigieron hacia el Pacífico pero los sistemas de a bordo tenían otras ideas y decidieron hacer girar el avión hacia Los Ángeles, negándose a hacer caso de las órdenes que le daban desde tierra.

Así que dos cazas Northrop F-89D Scorpion despegaron de la Base Aérea de Oxnard con el objetivo de derribarlo. Los F-89D eran de lo más moderno que tenía la fuerza aérea, tanto que en lugar de ametralladoras o cañones llevaban 104 cohetes no guiados FFAR Mk 4 «Mighty mouse» que montaban en dos contenedores en la punta de las alas controlados por un sofisticado –para la época– sistema de control de tiro.

F-89D en vuelo

Seguir leyendo: «El día que dos cazas a reacción no pudieron derribar un caza a hélice ni disparándole 208 cohetes»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Noviembre de 2017

Tormenta sobre Panamá por Santiago Borja

Me han encantado las fotos de tormentas de Santiago Borja, copiloto de Boeing 767 para una aerolínea sudamericana, no sólo porque están muy bien sino porque están hechas desde la cabina el avión.

Sólo tengo que reprocharle que no haya publicado más y que tenga el blog, en el que habla de su experiencia haciendo fotos desde allí arriba, bastante abandonado. Pero a fin de cuentas tiene el trabajo con mejores vistas del mundo, así que tampoco se puede poner uno muy serio con eso.

Su trabajo me ha recordado mucho a las de los españoles Ismael Jordá y Jordi Martín, otros hachas haciendo fotos desde la cabina.

Desde la cabina de un A330 por Ismael Jordá

Barcelona por Jordi Martín

Hay una entrevista a Ismael acerca de cómo se vuelve uno aerotrastornado del ramo de fotografiar aviones en la web de la Asociación de Amigos del Museo del Aire. Jordi es co-autor del libro El tiempo visto desde el cielo.

(Lo de Santiago vía Cultura inquieta y H).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Noviembre de 2017

El Airlander 10 espachurrado

Tras su sexto vuelo de prueba, llevado a cabo el 17 de noviembre de 2017, la aeronave híbrida Airlander 10 se despachurraba sola en su base de Cardington al día siguiente.

La versión oficial es que por algún motivo el Airlander 10 se soltó de su poste de atraque, lo que provocó la activación de un mecanismo de seguridad que hace que se raje a lo largo para evitar que se pueda ir flotando y convertirse en un peligro.

Estamos probando un nuevo tipo de aeronave y este tipo de incidentes pueden ocurrir durante esta fase de desarrollo. Evaluaremos la causa del incidente y el alcance de las reparaciones necesarias para la aeronave en las próximas semanas.

Es el segundo accidente del Airlander 10, que comenzó sus vuelos de prueba en agosto de 2016 y ese mismo mes sufrió un aporrizaje que lo tuvo en tierra hasta mayo de 2017.

Así que por mucho mecanismo de seguridad que se haya activado no es una buena noticia para la empresa ya no económicamente sino por cuestiones de imagen.

***

Sexto vuelo de prueba

Con 92 metros de longitud, 43,5 de envergadura, una altura de 26 y un volumen de 38.000 metros cúbicos, el Airlander 10 es la aeronave híbrida más grande del mundo. Tiene una capacidad de carga de 10 toneladas, una velocidad de crucero de entre 100 y 150 kilómetros por hora, y un techo de servicio de unos 6000 metros. Puede permanecer en vuelo cinco días si va tripulado y hasta dos semanas si es operado en remoto.

Hybrid Air vehicles lo ve como una excelente plataforma de transporte, en especial a lugares remotos o de difícil acceso por tierra; de comunicaciones; y de estudios desde el aire una vez dotado de los sensores pertinentes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 17 de Noviembre de 2017

Transavia Airlines Boeing 757 2K2 Wedelstaedt

Según la publicación Avionics, un grupo de formado por miembros del gobierno, personal de la industria de la aviación e investigadores han logrado demostrar que es posible tomar el control de un avión comercial a distancia. En concreto, “hackearon” un Boeing 757 que permanecía en tierra,

Compramos el avión el 19 de septiembre de 2016. Dos días después ya había logrado penetrar en sus sistema de forma remota y sin ayuda desde el avión”, dice Robert Hickey, gerente del programa de aviación de la División de Seguridad Cibernética del DHS [Department of Homeland Security].

“Esto significa que nadie había tocando el avión, no se había modificado desde el interior.” Hickey dijo que los detalles son clasificados, pero confirma que accedieron a la aviónica de la aeronave a través de los sistemas de comunicaciones de radio. Añade que utilizando la configuración RF de la mayoría de los aviones comerciales, ”es bastante rápido entrar hasta donde nosotros llegamos” dentro de los sistemas del avión.

Eso sí, por “la mayoría de los aviones comerciales” Hickey se refiere a aviones más bien antiguos. El Boeing 757 es un avión de 1983 que utiliza un sistema RF que ya se considera obsoleto y está en desuso en los aviones modernos. En cambio, los modelos más recientes están diseñados teniendo muy presente el factor de la seguridad y los riesgos que suponen esas amenazas. “Pero los aviones antiguos, que todavía constituyen más del 90 por ciento de los aviones comerciales en servicio, no cuentan con esas protecciones.”

Fotografía (GFDL) Konstantin von Wedelstaedt.

Vía The State of Security.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear