Por @Wicho — 21 de Octubre de 2017

¿Dónde estarán las dichosas monedas?

La manía de las abuelas chinas de echarle monedas a los motores de los aviones en los que van a viajar ha dejado otro avión temporalmente en tierra.

En este caso fue el A319 matriculado B-6198, que iba a llevar a cabo 8L9960 de Anqing a Kumming el afectado. Durante el embarque el personal de tierra observó como una ancianita echaba algo en el motor de la aeronave y al ir a mirar encontraron una moneda en el suelo. Como la buena señora no recordaba cuantas monedas había echado tuvieron que abrir e inspeccionar el motor, lo que hizo que el vuelo saliera con cerca de 18 horas de retraso.

Lo que no está claro es si ella voló o si para cuando el avión despegó aún seguía bajo custodia de la policía.

Es el segundo incidente similar en poco tiempo que ocurre en China, ya que en junio de 2017 pasó lo mismo –la foto es de ese incidente, de hecho– con un avión de China Southern y otra abuelita.

Superstición 2 - Tecnología aeroespacial 0.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Octubre de 2017

Llave boeing 787 qantas
Fotografía: Benjamin Zhang/Business Insider.

Ni sistema de apertura ‘sin llave’, ni mando a distancia, ni un segundo juego de llaves por si acaso. Ni un par de alfombrillas. La entrega del primer Boeing 787 Dreamliner a la aerolínea Qantas se completó con una ceremonia que incluía la entrega de una llave en un joyero.

Pero tal y como explican en Business Insider, la entrega de la llave es simbólica y la llave “no va con el avión”.

Lo cierto es que la llave es puramente ceremonial y no se requiere para operar la aeronave. Boeing se reserva la pompa y la ceremonia de entregar una llave para las ocasiones especiales. Y esta es una ocasión para Qantas que estrena el primero de los Boeing 787 Dreamliner que le permitirán operar vuelos sin escalas entre Australia y Europa.

Al menos le regalaron un llavero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Octubre de 2017

¡Al aire!

Tras el lanzamiento del modelo en 2014 el primer prototipo del Airbus A330neo llevaba a cabo su primer vuelo el 19 de octubre de 2017. Fue un vuelo de cuatro horas y trece minutos durante el que los pilotos empezaron a explorar el comportamiento del avión de cara a conseguir su entrada en servicio.

El protagonista de este primer vuelo fue un A330-900neo, al que se unirá un segundo ejemplar en noviembre para, entre ambos, llevar a cabo un programa de vuelos de prueba de unas 1.100 horas. En 2018 se les unirá un A330-800neo, la variante más corta, que hará unas 300 horas de vuelo.

La idea es que el 900 entre en servicio con TAP Portugal en el tercer trimestre de 2018 y que el 800 lo haga en 2019 con Hawaiian Airlines, que de hecho es la única aerolínea que ha hecho pedidos de esta variante. En total Airbus tiene 206 pedidos por ahora para el 900 y tan sólo 6 para el 800, así que tampoco sería muy de extrañar que esta variante terminara por ser cancelada.

El neo de su sombre viene de new engine option, u opción con motores nuevos, y de hecho el A330neo monta la versión más reciente y eficiente de los motores Rolls-Royce Trent 700.

Pero el motor nuevo no es el único cambio, ni mucho menos, pues sin ir más lejos esos motores se montan en nuevos pilones más aerodinámicos y tienen un carenado con un diseño mejorado. Estos cabios, junto con sus nuevas alas con mayor envergadura y sharklets basados en los del A350 y otras mejoras aerodinámicas le darán al A330neo un ahorro de un 14 % en consumo de combustible por asiento, además de un alcance aumentado en unos 740 kilómetros.

En el aire

También incorpora las últimas tecnologías desarrolladas por Airbus en cuanto a sistemas de a bordo, tanto en la cabina de los pilotos como en la del pasaje. Así que lo de neo se puede interpretar también como que es un avión nuevo.

Es el equivalente en la familia de largo radio de Airbus al A320neo, aunque los cambios en éste son menores que en el caso del 330neo.

Un nuevo objetivo para planespotters de todo el mundo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 17 de Octubre de 2017

Airbus C Series

Airbus y Bombardier acaban de anunciar un acuerdo mediante el que la primera adquiere un 50,01% del programa C Series de la segunda. Bombardier e Investissement Québec –el gobierno de Québec– se quedan con un 31 y un 19 por ciento respectivamente. La operación contempla además que para 2023 Airbus se pueda hacer con el 100% del programa C Series.

Esto da a Airbus un avión para competir en el segmento de las 100 a 150 plazas, en el que calcula unas ventas de 6.000 aviones en los próximos años, sin tener que desarrollar un hipotético «Airbus A315», con la inversión que ello conllevaría, y a Bombardier le asegura el respaldo de una empresa potente.

Pero más allá de esto le proporciona a Bombardier una futura línea de ensamblado de los C Series en la fábrica que Airbus ya tiene en Alabama. Esto le permitirá esquivar el arancel aduanero del 300% que el Departamento de Comercio del gobierno de los Estados Unidos había decidido aplicarle a los aviones del fabricante canadiense al considerar que la empresa recibía ayudas públicas ilegales.

C Series y A320

Así la aerolínea Delta y otros futuros clientes estadounidenses podrán recibir sus C Series sin pagar este arancel al tratarse de aviones montados en el país.

A Boeing, de quien partió la denuncia que terminó con la imposición del arancel a los C Series, la operación le huele a cuerno quemado, claro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear