Por @Wicho — 29 de Marzo de 2017

Siniestro total

Después de aterrizar en la pista 31 del aeropuerto de Jauja-Francisco Carlé el tren de aterrizaje derecho del Boeing 737-3M8 de Peruvian Airlines con matrícula OB-2036-P cedió, con lo que el avión se fue a la derecha, saliéndose de la pista, lo que a su vez hizo que el ala derecha chocara con la valla perimetral del aeropuerto.

El accidente hizo que se produjera una fuga de combustible, que se incendió, aunque el avión fue evacuado sin que ninguno de sus 141 ocupantes sufriera daños. Eso sí, el avión ha quedado completamente destrozado.

Se habla de una toma dura o de rachas de viento como causantes del accidente, pero como siempre, habrá que esperar a la investigación para conocerlas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Marzo de 2017

Hay dos tipos de personas en el mundo: las que no les importa lanzar un sonoro aplauso tras un «emocionante» aterrizaje en avión y las que aborrecen y consideran que es absolutamente ridículo hacerlo.

Independientemente de si es porque unos son tal vez primerizos e impresionables y otros quizá un poco huraños y amargados, la cuestión también podría ser: ¿Realmente los pilotos pueden llegar a oír esos aplausos? Y, es más, ¿les importan?

La respuesta, tal y como explica el Capitán Joe es que sí, a veces pueden llegar a escuchar la ovación, y que sí, les encanta. Personalmente dice que le resulta simpática y un poco extraña la pregunta porque considera que aterrizar bien es simplemente parte del trabajo: ¿acaso la gente aplaude cuando la cajera del supermercado ha terminado de escanear los códigos de barras?

Técnicamente los mayores problemas para apreciar el gesto de los pasajeros son que los aterrizajes suelen ser muy ruidosos (sobre todo si utilizan los motores en reversa) y que además la cabina de los pilotos está muy aislada (por una puerta y una pared de varios centímetros). Añádase además que, como bien explica, pueden llevar puestos los auriculares y se verá la dificultad. También entra un curioso factor en juego: el piloto puede estar mentalmente en «modo aterrizaje seguro», mentalmente superconcentrado y sin prestar atención a nada que no sean la pista, los instrumentos y los aviones que andan rodando por ahí.

Aun así el capitán confirma que los aplausos:

  • De vez en cuando se oyen
  • Son proporcionales a la suavidad del aterrizaje
  • También son mayores cuanto más «largo y movido» haya sido el vuelo

y que, por supuesto, tanto ellos como toda la tripulación los agradecen. Así que esto es un poco como cuando termina una película en el cine: que el que quiera aplauda y el que no, pues nada. Algo así como sonreírle a la cajera que nos atiende en el supermercado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 27 de Marzo de 2017

Reconstrucción del accidente

Hoy se cumplen 40 años del accidente de Los Rodeos, en el que dos Boeing 747, uno de KLM y otro de Pan Am, chocaron en la pista del aeropuerto dejando un saldo de 583 muertos y 61 heridos.

Debido a la intensa niebla, los pilotos del avión de KLM no pudieron ver al avión de Pam Am en frente. El vuelo KLM 4805 fue visible desde PAA 1736 aproximadamente 8 segundos y medio antes de la colisión, pero a pesar de haber intentado acelerar para salir de la pista, el choque era ya inevitable.

EL KLM ya estaba completamente en el aire cuando ocurrió el impacto, a unos 250 km/h. Su parte frontal golpeó la parte superior del otro Boeing, arrancando el techo de la cabina y la cubierta superior de pasajeros, tras lo cual los dos motores golpearon al avión de Pan Am, matando a la mayoría de los pasajeros de la parte trasera instantáneamente. [En total] 248 personas a bordo del KLM murieron, así como 335 de las 380 personas a bordo del Pan Am, incluyendo 9 que fallecieron más tarde por causa de las heridas.

Afortunadamente sigue siendo el peor accidente de la historia de la aviación, quizás por las lecciones aprendidas aquel día y que llevaron a cinco mejoras muy importantes que casi aseguran que no se pueda volver a producir un accidente así, aunque lo hemos intentado:

  1. Menor jerarquía en la cabina, que potencia el trabajo en equipo y la toma de decisiones conjuntas, haciendo que no todo dependa de la opinión del comandante.
  2. Mejores comunicaciones, tanto en lo que se refiere a los equipos técnicos como en especial a las frases que se utilizan en ellas para que no haya lugar a dudas y a que cualquier aeronave tiene que repetir toda autorización recibida de los controladores antes de ejecutar la acción correspondiente.
  3. Aeronaves más seguras, no sólo en cuanto a la monitorización de sus propios sistemas sino gracias a sistemas como el TCAS, diseñado para evitar colisiones.
  4. Pistas más seguras tanto gracias a los transpondedores que llevan los aviones e indican su posición como a sistemas de alumbrado que detectan que la pista está ocupada y encienden luces rojas en su eje si detectan un conflicto.
  5. Herramientas contra la niebla, en especial radares de tierra, que se fueron incorporando a cada vez más aeropuertos.

Sin duda alguna el mejor homenaje que se le puede hacer a los fallecidos aquel día y a quienes les sobreviven es seguir trabajando en hacer la aviación cada vez más segura.

(Las cinco mejoras vía Ariel Shocrón).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Marzo de 2017

Despegue de A380 Real Madrid

No soy muy de fútbol, pero aún así a mi corazoncito de planespotter le encantaría cazar el A380 de Emirates decorado con cinco jugadores del Real Madrid.

Desde hace unos días el A6-EOD lleva a cada lado del fuselaje un adhesivo de más de 500 metros cuadrados –es un avión muy grande– con cinco de los jugadores del equipo.

Los jugadores del A380 Real Madrid
Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Sergio Ramos, Karim Benzema y Marcelo en el A380 Real Madrid

El A380 Real Madrid cubrirá prácticamente todas las rutas que Emirates vuela con A380, con lo que se le podrá ver por todo el mundo.Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear