Por @Wicho — 17 de Octubre de 2017

Airbus C Series

Airbus y Bombardier acaban de anunciar un acuerdo mediante el que la primera adquiere un 50,01% del programa C Series de la segunda. Bombardier e Investissement Québec –el gobierno de Québec– se quedan con un 31 y un 19 por ciento respectivamente. La operación contempla además que para 2023 Airbus se pueda hacer con el 100% del programa C Series.

Esto da a Airbus un avión para competir en el segmento de las 100 a 150 plazas, en el que calcula unas ventas de 6.000 aviones en los próximos años, sin tener que desarrollar un hipotético «Airbus A315», con la inversión que ello conllevaría, y a Bombardier le asegura el respaldo de una empresa potente.

Pero más allá de esto le proporciona a Bombardier una futura línea de ensamblado de los C Series en la fábrica que Airbus ya tiene en Alabama. Esto le permitirá esquivar el arancel aduanero del 300% que el Departamento de Comercio del gobierno de los Estados Unidos había decidido aplicarle a los aviones del fabricante canadiense al considerar que la empresa recibía ayudas públicas ilegales.

C Series y A320

Así la aerolínea Delta y otros futuros clientes estadounidenses podrán recibir sus C Series sin pagar este arancel al tratarse de aviones montados en el país.

A Boeing, de quien partió la denuncia que terminó con la imposición del arancel a los C Series, la operación le huele a cuerno quemado, claro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 17 de Octubre de 2017

Un vídeo del Boeing 747 Supertanker modificado por Evergreen International —y operado por Global Supertanker para labores de extinción de incendios— descargando toneladas de agua con retardante sobre uno de los incendios que, como sucede ahora mismo en muchas zonas de España y Portugal, se mantienen activos en el estado de California.

El avión, un 747-400, tiene capacidad para casi 75 toneladas de líquido: 74.200 litros. En el momento de soltar el retardante vuela a entre 120 y 240 metros sobre el terreno a una velocidad de 260 km/h. Volar a esta altura y a esa velocidad es una proeza teniendo en cuenta el peso (entre 350 y 400 toneladas) y el tamaño (71 metros de longitud y 65 metros de envergadura; del extremo de un ala al otro extemo) y que la salida del líquido presurizado produce un empuje súbito de 22.000 Kg que afecta al comportamiento del avión.

La descarga del Supertanker equivale en capacidad a siete aviones contraincendios convencionales. El avión se puede cargar de líquido en unos 20 minutos y la descarga se completa en menos de 10 segundos.

Para realizar ese tipo de tarea a esa altura y baja velocidad el el 747 vuela siguiendo a un avión piloto más pequeño que le marca la ruta a seguir y le indica el momento en el que soltar el retardante.

El avión estuvo en España hace algunos años, cuando se presentó en 2009 en el aeropuerto Central de Ciudad Real y, a pesar de que puede resultar poco práctico en apariencia, probablemente estos días atrás habría sido de gran ayuda verlo por la península.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Octubre de 2017

Del departamento de conversaciones con amigos que dan para anotaciones en Microsiervos:

Roger se usa tanto en radiocomunicaciones de aviación civil como militar para indicar que se ha recibido completa la última transmisión. Su uso proviene de la R inicial de recibido, que en la época en la que se empezaron a popularizar las transmisiones aeronáuticas de radio estaba representada por la palabra Roger en el alfabeto fonético conjunto Ejército/Armada. Y así se quedó a pesar de que en el alfabeto radiofónico vigente la R se dice Romeo.

En español también se usan las expresiones recibido o copiado, aunque en la actualidad los procedimientos de radio son bastante estrictos y en el caso de que una transmisión incluya autorizaciones y permisos, información sobre la pista en uso o sobre rumbos, velocidades, o nivel de vuelo, ajustes del altímetro o del transpondedor, o instrucciones para contactar otra dependencia de control de tráfico aéreo, entre otras cosas, no es suficiente con el roger o equivalentes.

En esos casos hay que colacionar, o cotejar, la transmisión, lo que consiste en repetir las instrucciones recibidas, aunque no es necesario que sea de forma literal, para demostrar que se han recibido correctamente. Por ejemplo:

Aproximación: AH0000, contacte con Torre en frecuencia 118.15, adiós.
Aeronave: Con Torre en 118.15, buenas tardes, AH0000.

La implantación de fraseología estándar, aunque se pueden incluir expresiones de cortesía como en el ejemplo anterior, y de la colación son una consecuencia casi directa del accidente de Los Rodeos, producido porque el comandante del 747 de KLM creyó estar autorizado a despegar cuando en realidad no era así.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 9 de Octubre de 2017

Restos del motor

Restos del motor

Una de las ventajas de que los aviones modernos –y sus motores– lleven montones de sensores y que sus cajas negras guarden un montón de datos es que los incidentes y accidentes normalmente son más fáciles de investigar.

En el caso del vuelo AF66 de Air France, que el 30 de septiembre de 2017 perdía parte de uno de sus motores mientras volaba de París a Los Ángeles, los datos de la caja negra permitieron determinar el momento exacto en el que el motor falló y por tanto la posición del avión.

Así quedó el motor

Así que la BEA, el organismo francés que está llevando la investigación, en colaboración con su homólogo danés, envió un helicóptero a recorrer la zona para localizar los restos del motor, que aparecieron enseguida; ahora queda organizar una misión para recuperarlos antes de que el tiempo empeore y queden sepultados bajo la nieve.

Pero sin duda disponer de esas piezas servirá para poder determinar con más facilidad y seguridad qué falló en ese motor y, sobre todo, por qué, para poder evitarlo en el futuro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear