Por @Alvy — 28 de Noviembre de 2011

Y como decían en el programa aquel donde la gente se escoñaba de todas las maneras posibles... {Voz de documental} «... Y pese a lo espectacular de este accidente, nadie sufrió daños y el piloto salió de allí sufriendo tan solo ligeras heridas...»

Como ya dijeron en las noticias, sucedió en Nueva Zelanda, mientras intentaban levantar un árbol de Navidad para las fiestas. El helicóptero quedó enredado en unos cables y... ¡patapof!

(Vía Cynical-C.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — Magno Soler

El sonido que se oye cuando el helicóptero toca tierra es la turbina despresurizandose. Con toda la confusión se parece al sonido de una alarma.

#2 — Foneticman

Se convertirá en todo un clásico del "P'abernos matarismo".

#3 — Ramon

¿no se enreda con el propio cable que cuelga del helicóptero?

#4 — Bugella

El cámara se huele lo que va a pasar y sale corriendo 5 segundos antes jeje

#5 — Javier

Creo que el jefe y propietario del helicóptero no está precisamente contento...

Sinceramente, he pilotado helicópteros y lo que ha hecho el piloto es muy insensato. Va descendiendo con un cable que está enganchado por encima del helicóptero y que se empieza a arquear hasta que es tocado por el rotor principal.

Todo esto es fruto de la confianza y pensaba que no llegaría a acercarse tanto hacia el cable arqueado. Es lo típico al operar con helicópteros, la traicionera confianza en que se puede hacer lo que sea sin tener en cuenta que es mejor manejar márgenes amplios de todo tipo y no arriesgar.

El accidente de Rajoy y Esperanza en helicóptero fue lo mismo : un helicóptero
cargado a tope de gente que pretende librar las gradas de un plaza de toros. Un piloto que hace ese tipo de despegue ( es decir, sin tener un sitio abierto ), sabe que al mínimo fallo de potencia no va a poder librar las gradas. Eso pasó en aquel caso.

La confianza es el mayor enemigo de un helicóptero, más que en el caso de un avión que admite más errores y despistes.

Pero todos somos humanos y le puede pasar a cualquiera. Que no nos traicione la confianza y la rutina, eso es lo importante al trabajar con riesgos.

Suerte que no le pasó nada.