Por Avión Revue — 24 de Agosto de 2009

Por Luis Calvo. Foto Carlos Salazar. La sección sindical de Air Comet en el Sindicato Español de Pilotos de Línea Aérea (SEPLA) acaba de hacer pública una nota sobre la situación de la aerolínea, y especialmente contra el presidente de la misma, que a continuación reproducimos:

El colectivo de pilotos de Air Comet Líneas Aéreas manifiesta que, en contra de lo que el presidente de la compañía, Gerardo Díaz Ferrán, ha venido manifestando a la prensa durante los últimos meses, la aerolínea sigue sin abonar la práctica totalidad de los salarios que aún adeuda a sus plantillas. SEPLA-Air Comet cree que es inaceptable que el máximo representante de la patronal española de empresarios, CEOE, no pague a sus trabajadores y asegura que ha agotado todas las vías para alcanzar una solución, ante el intenso drama personal que viven los empleados y sus familias, muchas de las cuales no perciben ingreso alguno desde hace meses.
Este sindicato recuerda que el Presidente de la CEOE y máximo responsable de Air Comet ha incumplido el compromiso adquirido con los pilotos y continúa sin abonar las nóminas de junio y julio, además de la extraordinaria de junio (no nos consta que la de mayo se haya abonado íntegramente a todos los compañeros). Además, parte de ellos no han cobrado aún las nóminas de abril, con lo que la compañía vulnera una vez más los plazos que se había autoimpuesto para pagar a la plantilla el dinero que les debe. Hay que recordar que, en reuniones mantenidas anteriormente, esta representación sindical había exigido a la dirección de Air Comet la normalización de los pagos de los trabajadores, algo que jamás se ha producido.
Ante la imposibilidad de seguir manteniendo en el tiempo esta situación, el colectivo de pilotos de Air Comet adoptará las medidas legales que sean oportunas para reclamar el cobro de dichas cantidades, así como para exigir la normalización de los pagos mensuales.

En los dos últimos meses Air Comet ha devuelto a las empresas de alquiler dos A330 y un A340 que tenía parados desde hacía bastante tiempo, mientras que en Toulouse, Airbus empieza a almacenar A330 que debía haber entregado a la aerolínea. Y Air Comet debe pagar en efectivo numerosos servicios en los aeropuertos al haber suprimido muchos de sus suministradores la habitual línea de crédito que se mantiene con los clientes.

El A340 devuelto
El A340 EC-KAJ ha sido devuelto a su propietario tras ser matriculado en Francia como F-WBSR

Al mismo tiempo su asociada Aerosur de Bolivia vuelve a tener su B-747 con un motor averiado, por lo que esta ha tenido que recurrir al alquiler de aviones de la portuguesa HiFly y de la española Pullmantur Air para cubrir sus operaciones a Madrid o simplemente cancelar el vuelo ante la imposibilidad de que Air Comet lo realizase.

En el lado positivo, Air Comet ha recuperado su tercer A320 (aunque uno de los otros no vuela tampoco desde hace meses), y ha estado operando para Olympic. Otro de sus aviones opera los vuelos de Conviasa entre Caracas y Madrid mientras el A340 de esta aerolínea venezolana permanece en los hangares de Iberia en Madrid, bloqueado a la espera de que se paguen los trabajos de mantenimiento efectuados en el mismo de acuerdo a un contrato firmado entre Conviasa e Iberia el pasado año.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Resentioo

Ya les vale a estos de Air Comet. El año pasado me dejaron tirado una semana en Suramerica y no me han devuelto nada. A ver si se hunden de una vez.

#2 — borja santiago otero

A mi me tienen que abonar 1.200 eur por perderme un amaleta y por la cual existe una sentencia en firme desde el 24 de febrero de 2009. Lo siguiente es pedir el embargo por alguna de sus aeronaves.
Que dejen de operar en España e una vez.

#3 — Juanillo

Para mi una pena leer todo esto,aparte de los problemas que tiene Air Comet parece que la aerolinea con mas crecimiento para rivalizar con Iberia actualmente en largo recorrido no va a acabar bien con esta sangria economica.....la sombra para la suspension de pagos acecha.