Por Nacho Palou — 23 de Septiembre de 2011

Al menos funciona lo suficiente como para alcanzar los 250 metros de altura, que no está mal teniendo en cuenta que la propulsión que utiliza son algunas botellas de plástico rellenas con agua a presión: Air Command Water Rockets, vía Make.

Compartir en Facebook  Tuitear