Por @Alvy — 4 de Agosto de 2015

Si estás aburrido estas tardes de verano después de ver las noticias te habrás cruzado con Ciencia para aficionados, título políticamente correcto de Science of Stupid, un producción de National Geographic que tiene buenas dosis de ciencia seria, recreativa y –siempre, siempre– hostias de todos los colores.

Ciencia para aficionados es una «medio comedia, medio Reality-TV» que hereda parte de Los videos caseros más divertidos (las hostias) y de Cazadores de mitos o Sport Science (la ciencia divulgativa). Pese a las burradas que veas afortunadamente –al igual que sucedía «milagrosamente» en Impacto TV– los protagonistas de los vídeos siempre salen vivos de todas las situaciones, por increíble que parezca, aunque a veces sea con chichones, huesos rotos y otros daños colaterales menores – o no tanto, pero oye… estaban haciendo lo que más les gustaba en la vida.

El programa es corto (unos 20 minutos), divertido y fácil de ver. Cada hostiazo es descrita por el presentador con todo lujo de detalles científicos; fuerzas, acción de la gravedad, rozamiento… Normalmente se explica cómo habría que hacerlo y luego por qué fallaron todo tipo de deportistas, burros, mastuerzos y otros animales que se dedican a hacer el ganso por todo el planeta. Porque en La ciencia la estupidez se ha visto de todo: desde el que intenta practicar gráciles cabriolas como parte de su entrenamiento gimnástico al gañanote que intenta derribar una casa a martillazos mientras se queda debajo cuando se le cae el techo encima (no tan buena idea).

Candidatos a premios Darwin para unos, héroes anónimos para otros… En cualquier caso, un programa muy divertido – para quien no le de grima ver las garras de la muerte –o de las lesiones chungas– muy, muy de cerca.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 4 de Agosto de 2015

Open Day ESTEC 2014
Visitantes durante el día de puertas abiertas de 2014 / ESA-Sergi Ferreté Aymerich

El domingo 4 de octubre de 2015, coincidiendo con el 58 aniversario del lanzamiento del Sputnik, el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial, también conocido como ESTEC, celebra su día de puertas abiertas de 2015.

Algunas de las cosas de las que podrás hacer si vas:

Las plazas son limitadas, así que hay que registrarse.

Eso sí, el ESTEC está en Noordwijk, en los Países Bajos.

(Vía @starlingLX).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Agosto de 2015

Nunca había visto este detalle; a cámara lenta se aprecia mucho mejor. Los iris tiemblan como flanes cuando se mueven los ojos; de hecho todo el movimiento resulta muy acuoso y menos sólido de lo que cabría esperar – algo de lo que normalmente no nos damos cuenta.

Es quizá menos llamativo que los movimientos sacádicos oculares –mi efecto favorito, fácilmente experimentable ante un espejo– pero no por ello menos interesante.

Otro experimento que puedes hacer ante un espejo es mirarte fijamente e inclinar la cabeza hacia los lados , fijándote en la forma en que «giran» para compensar (!)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 4 de Agosto de 2015

HD 219134 b
Impresión artística de HD 219134b - NASA/JPL-Caltech

Con el continuo goteo de nuevos planetas extrasolares cuya existencia vamos confirmando los récords en este campo suelen durar poco.

Pero por ahora HD 219134b es el planeta rocoso más cercano a la Tierra que hemos encontrado que podemos ver pasando entre su estrella y nosotros.

El que pase entre su estrella y nosotros es extremadamente interesante para los científicos, ya que nos permitirá estudiarlo con más detalle que si no lo hiciera.

HD 219134b fue localizado en primera instancia por el HARPS-N del Observatorio del Roque de Los Muchachos utilizando el método de la velocidad radial, que mide el efecto del tirón gravitatorio de un planeta sobre la estrella alrededor de la que orbita: cuando el planeta está entre su estrella y nosotros esta se aleja algo más despacio de nosotros que cuando el planeta está del otro lado.

Salvando todas las distancias es como cuando agarras a un niño pequeño por los brazos y lo haces girar a tu alrededor: su peso tira de ti y si no tienes cuidado hace que te desplaces; con las estrellas y los planetas pasa algo similar.

Las mediciones obtenidas con HARPS-N permitieron determinar que HD 219134b tiene 4,5 veces la masa de la Tierra y que da una vuelta alrededor de su estrella cada 3 días.

HD 219134 b frente a su estrella
Impresión artística de HD 219134 b pasando frente a su estrella - NASA/JPL-Caltech

Más tarde el telescopio espacial Spitzer fue capaz de medir su tamaño utilizando el método de los tránsitos, que detecta el descenso en la cantidad de luz que nos llega de una estrella cuando un planeta pasa entre ella y nosotros.

Las mediciones de Spitzer indican que HD 219134b tiene 1,6 veces el tamaño de la Tierra, y un tamaño similar al del recientemente anunciado Kepler 452b.

Sabiendo su masa y tamaño los científicos han podido calcular que su densidad es de unos 6 gramos por centímetro cúbico, algo superior que la de la Tierra, que es de 5,51 gramos por centímetro cúbico.

Esto quiere decir que HD 219134b es un planeta rocoso, como el nuestro, algo que no podemos afirmar de Kepler 452 b pues no conocimos su masa.

Pero el que sólo tarde tres días en completar su órbita implica que está muy cerca de HD 219134, su estrella, con lo que aún a pesar de que HD 219134 es una enana de tipo K, similar a nuestro Sol pero ligeramente más fría y más pequeña, la temperatura en la superficie de HD 219134b tiene que ser extremadamente elevada y de todo punto incompatible con la vida tal y como la conocemos.

Esto lo coloca en la categoría de las supertierras calientes, aunque quizás sería más adecuado decir que es como una especie de supermercurio.

HD 219134 está a «sólo» 21 años luz de la Tierra, cerca de la constelación de Casiopea, y además de HD 219134b tiene otros tres planetas a su alrededor: otra supertierra de 2,7 masas terrestres en una órbita con periodo de 6,8 días, un planeta neptuniano de 9 masas terrestres y 47 días de periodo, y finalmente un planeta gigante de 62 masas terrestres, mucho más distante, que tarda tres años en recorrer su órbita.

El que HD 219134b pase entre su estrella y nosotros y que esté relativamente cerca lo hace un candidato ideal para un estudio más detallado, tanto con instrumentos actuales, como con el telescopio espacial James Webb cuando sea lanzado, o el Cheops de la Agencia Espacial Europea; es concebible que hasta podamos llegar a conocer la composición de su atmósfera, si es que la tiene, la temperatura en su superficie, etc.

(Vía SINC y JPL).

Compartir en Facebook  Tuitear