Por @Wicho — 6 de Mayo de 2015

Hace unas horas SpaceX daba un importante paso en el desarrollo de la versión tripulada de su cápsula Dragon al probar por primera vez el sistema de escape de esta.

Esto es lo que se ve en el vídeo, segundo arriba, segundo abajo:

T-0: Los ocho motores SuperDraco se encienden simultáneamente y se ponen a potencia máxima, sacando la nave de la plataforma de lanzamiento.

T+,5s: Después de medio segundo de vuelo vertical, la cápsula se inclina hacia el océano. Los motores ajustan su potencia para guiar la trayectoria de la cápsula basándose en mediciones en tiempo real de los sensores de la Dragon.

T+5s: El encendido de emergencia termina cuando todo el propelente se ha consumido y la Dragon sigue subiendo por inercia durante unos 15 segundos hasta alcanzar una altura de unos 1 500 metros.

T+21s: El módulo de servicio es expulsado y la nave comienza una ligera rotación en la que el escudo térmico apunta hacia el suelo de nuevo.

T+25s: Unos pequeños paracaídas guía se despliegan entre 4 y 6 segundos después de la separación del módulo de servicio.

T+35s: Una vez que los paracaídas guía han estabilizado el vehículo, se despliegan los tres paracaídas principales para frenar más la cápsula antes del amerizaje.

T+107s: La Dragon ameriza en el Atlántico a unos 2 200 metros de la plataforma de lanzamiento. Según Elon Musk en la rueda de prensa posterior a la prueba de haber sido un lanzamiento tripulado los ocupantes de la Dragon 2 estarían en perfectas condiciones tras el amerizaje.

Un sistema de escape es algo fundamental en una nave espacial, ya que sirve para poner los astronautas a salvo en el caso de que se produzca una emergencia, aunque por ejemplo los transbordadores espaciales no disponían de tal cosa.

El de la Dragon es además diferente a otros usados anteriormente, ya que usa los motores de la cápsula, y no una torre de cohetes instalada sobre esta como por ejemplo la del programa Apolo.

Así, la Dragon dispone de un mecanismo de escape de emergencia que se puede usar en cualquier momento, no como los formados por ese tipo de torres de cohetes, que dejaban de ser útiles poco después de despegar.

Ahora, una vez analizados los datos de esta prueba, que al menos según el vídeo parece haber ido perfecta, el siguiente paso será realizar una prueba del sistema en vuelo, y tras este, un lanzamiento de una Dragon V2 a la Estación Espacial Internacional, pero aún sin tripulación a bordo.

Y si todo va bien, en 2017 podrían comenzar los vuelos tripulados de la Dragon V2.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 6 de Mayo de 2015

Impresión artística de VHS 1256b - Gabriel Pérez (SMM, IAC)

En la actualidad tenemos localizados cerca de 1 900 planetas extrasolares, planetas en órbita alrededor de otras estrellas.

La mayoría de ellos, de todos modos, están tan lejos que no tenemos forma de verlos directamente y sólo sabemos que están ahí utilizando métodos indirectos de detección como son la bajada en la intensidad de la luz que nos llega de su estrella cuando pasan por delante de ella o el tirón gravitatorio que ejercen sobre ella y como este modifica, de nuevo, la luz que recibimos de ella.

Pero a veces es posible obtener imágenes de estos planetas extrasolares.

Esto es muy importante porque valida los otros métodos de detección, pero además mola kilos porque estamos viendo un planeta a años luz de nosotros.

El último en unirse a la –por ahora exigua– colección de planetas extrasolares de los que tenemos imágenes directas es VHS 1256b, un superjúpiter a unos 40 años luz de nosotros:

Imagen real de VHS1256b
Imagen en falso color ha sido elaborada a partir de imágenes YJK tomadas con el telescopio VISTA del Observatorio Europeo Austral (ESO) dentro del VISTA Hemisphere Survey (VHS)

VHS 1256b orbita su estrella a unas 100 veces la distancia que separa la Tierra del Sol. Tiene un tamaño similar al de Júpiter, pero con una masa 11 veces mayor, y presenta una atmósfera todavía relativamente caliente, unos 1.200 ºC; es muy similar a como era nuestro Júpiter hace unos 4 200 millones de años.

Haber conseguido imágenes de VHS 1256b es ciertamente un logro espectacular, pero en este caso es casi más interesante cómo los astrónomos se dieron cuenta de que estaba ahí en primer lugar.

Lo que hicieron fue aplicar nuevos algoritmos de procesado a datos ya disponibles del catálogo de Two Micron All Sky Survey (2MASS), que cubre el cielo en el infrarrojo, y del catálogo de VISTA Hemisphere Survey (VHS), un estudio de todo el hemisferio Sur, también en el infrarrojo, y que en la actualidad se está llevando a cabo con el telescopio VISTA del Observatorio Europeo Austral (ESO), y con esos nuevos algoritmos buscar parejas de objetos que tuvieran movimientos comunes.

VHS 1256b estaba «escondido» en observaciones de VISTA de 2001; una vez localizado durante 2014 se hicieron nuevas observaciones para confirmar su presencia y obtener sus características.

Es muy probable que este nuevo método de análisis nos permita encontrar más planetas extrasolares cuya existencia había pasado desapercibida hasta ahora.

Como dice la nota de prensa del Instituto de Astrofísica de Canarias, VHS 1256b es el planeta extrasolar más cercano del que hemos podido obtener una imagen y un espectro.

Si lo piensas un poco, es alucinante: hace apenas veinte años que pudimos confirmar la existencia de los planetas extrasolares, aunque la lógica y el sentido común nos decían que tenían que existir, y hoy en día somos capaces de ver algunos de ellos.

Por cierto que 51 Pegasi b, el primer exoplaneta confirmado en órbita alrededor de una estrella similar al Sol, descubierto en 1995, ha sido también recientemente el primero del que hemos podido hacer un análisis de su atmósfera gracias a la luz que refleja, tal y como se puede leer en Primera detección de luz visible reflejada en 51 Pegasi b.

51 Pegasi b y su estrella
Impresión artística de 51 Pegasi b y su estrella - Debivort en la Wikipedia

Es un resultado muy prometedor, ya que como explica Jorge Martins, el director de la observación: «este tipo de técnica de detección es de gran importancia científica, ya que permite medir la masa y la inclinación real de la órbita del planeta, esenciales para entender mejor todo el sistema. También nos permite estimar la reflectancia del planeta (o albedo), que puede utilizarse para inferir la composición tanto de la superficie como de la atmósfera del planeta.»

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 6 de Mayo de 2015

Marcapáginas del XX Día de la Ciencia en la CalleSi este próximo fin de semana estás por A Coruña, en el Parque de Santa Margarita se celebra la XX edición del Día de la Ciencia en la Calle.

El sábado 9 de mayo de 2015, de 11 a 19 horas, alumnos de 29 centros educativos de A Coruña, Betanzos, Culleredo, Cambre, Carral, Ferrol, Ponteceso, Ribadeo, Oleiros y Vigo, y otras 14 entidades participantes, llenarán el parque de propuestas para acercar la ciencia al público en general.

Se podrán ver y participar en talleres de caleidoscopios, una exposición de aparatos antiguos de laboratorio, un taller de robótica, un piano hecho con plátanos, un scalextric que funciona con la energía del pedaleo de una bicicleta, modelos de una desaladora y de cocina solar, o criaderos de gusanos de seda, entre muchas otras.

Los Museos Científicos Coruñeses, en los que trabajo en el MundoReal™, se unen a esta celebración abriendo sus puertas al público gratuitamente, de 11 a 19 horas, con actividades extra como una maratón de sesiones de planetario y de cine, y un taller de garabateadores, por citar algunas de las actividades.

No faltarán tampoco las tradicionales carreras de caracoles, de aviones de papel, o el concurso de fundir cubitos de hielo.

Te puedes descargar la guía de actividades como PDF [3,8 MB] para no perderte detalle.

Así que anímate, la ciencia puede ser divertida, y este próximo sábado cientos de personas están dispuestas a compartir esa idea contigo.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Mayo de 2015

Se cogen dos de los gráficos usados en la presentación del bosón de Higgs en el auditorio del CERN, se les deja en manos de un físico aficionado a la música heavy que los masajee un poco…

Y el resultado es el bosón de Higgs, versión heavy metal:

Higgs heavy 1

Higgs heavy 2

Los detalles, en What would the Higgs discovery sound like as a heavy-metal song?

El vídeo, a todo esto, está grabado en el mismo auditorio del CERN en el que se presentó al mundo el bosón de Higgs.

Para los más clásicos, también tenemos la música de cámara del LHC, un experimento similar en el que participa el mismo autor:

Los dos son experimentos en sonificación, el uso de audio para presentar información, como por ejemplo hace un contador Geiger con sus clics, cada vez más rápidos cuanta más radiación detecta.

(El mundo enfermo vía Khaz-Man).

Compartir en Facebook  Tuitear