Por @Alvy — 15 de Enero de 2017

Este trabajo de unos estudiantes del Columbus College of Art & Design consistía en ilustrar los elementos de la tabla periódica con animaciones de 6 segundos por elemento químico. Con una música de acción apropiada parece más una batalla épica que una exposición de química.

La «combinación coordinada» de estilos resulta entretenida y curiosa. Tanto como los títulos de crédito en los que junto a cada diseñador aparecen los elementos que animaron. Es difícil quedarse con uno, pero los del Hidrógeno, el Boro, Arsénico y Helio son buenísimos.

No están todos los que son, pero casi. Igual sirve de idea para algún proyecto de clase.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Enero de 2017

Cariñosamente la llaman papelfugadora.

Este invento surgido de la universidad de Stanford es una solución de baja tecnología a las costosas centrifugadoras que se usan en los laboratorios. Nacida de una idea de los juguetes infantiles es capaz de realizar pruebas sanguíneas como las de la malaria el HIV y la tuberculosis; técnicamente funciona acelerando la decantación o sedimentación de los diversos componentes según su densidad.

La diferencia es que cada unidad cuesta fabricarla unos 20 céntimos mientras que las de los laboratorios se venden por miles de euros (y necesitan electricidad).

La papelfugadora, que enseña el vídeo de Vocativ, puede alcanzar velocidades de hasta 125.000 rpm con solo tirar de los hilos durante un rato con fuerza; en 15 minutos puede separar los parásitos de la malaria de los glóbulos rojos. Los científicos las han llevado a lugares remotos de Madagascar para enseñar a los habitantes cómo usarlas para realizar sencillas pruebas médicas. A falta de electricidad, las soluciones ingeniosas son una gran idea.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Enero de 2017

Twin prime hero

Un par de artículos / entrevistas sobre Yitang Zhang, el matemático que hace unos años realizó una importante demostración sobre los primos gemelos, acotando en parte una de las más famosas conjeturas para las que todavía no se conoce una demostración, la de los primos gemelos.

Creo que los números primos son uno de los mayores retos para la inteligencia de los seres humanos.

– Yitang Zhang
Matemático

El avance que supuso su trabajo, en el que estuvo pacientemente concentrado durante cuatro años los siete días de la semana, a unas diez horas diarias, estaba relacionada con la afirmación de la conjetura de los primos gemelos, que dice que

Existe un número infinito de primos p tales que p + 2 también es primo.

Lo que demostró Zhang fue que hay infinitas parejas de primos entre las cuales la diferencia es de 70 millones o menos; un problema similar –aunque no igual– que se consideró un gran avance. Posteriormente ha habido otros avances al respecto, pero este se considera uno de los mayores en ese campo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Enero de 2017

Problema del sofá Hammersley

En American Mathematical Society publicaron sobre el sofá de Hammersley, un problema matemático para el que todavía no se conoce una solución definitiva.

El problema es tan sencillo de entender como cotidiano:

¿Cuán es el área bidimensional rígida más grande que se puede hacer pasar por una esquina de un pasillo en forma de L de ancho unidad?

Quién más quien menos habrá vivido este problema en primera persona más de una vez, al mover camas, sofás o mesas en alguna mudanza. Las soluciones habituales del MundoReal™ pasan por abrir puertas contiguas, desmontar parte del sofá (ej. las patas), colocarlo en vertical, desmontar marcos de puertas y un largo etcétera – de hecho los empleados de las empresas de mudanzas tienen más probabilidades de resolver este problema que los matemáticos pues la experiencia es un grado. Pero volviendo al mundo ideal de los números y las formas geométricas el enunciado del problema original es muy claro y el «área bidimensional» debe moverse en eso, solo dos dimensiones, no se puede comprimir y no hay «truquis» que valgan.

Conocido simplemente como el problema del sofá, lo formuló Leo Moser en 1966 y fue el matemático John Hammersley quien encontró una solución (en forma de «teléfono antiguo», la del gráfico) en la que el área es aproximadamente ~2,2074… unidades cuadradas. Este valor fue mejorado posteriormente por Joseph Gerver con otro sofá similar pero más redondeado, de ~2,2195… unidades. Hammersley demostró que el límite máximo sería 2√2 = 2,8282… pero aparte de eso no se conoce una solución mejor que la del sofá de ~2,2195… y se cree que casi con seguridad es la mejor posible.

En definitiva: otro problema práctico que añadir a la siempre larga lista de problemas matemáticos sin resolver a día de hoy. Fama y gloria para quien lo consiga.

(Vía Boing Boing.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear