Logo Lainformacion.com

Categoría: Ciencia

Dani y Fiti y los aditivos alimentarios

Nos están envenenando y esterilizando con todas las «movidas artificiales» que nos hacen comer con los alimentos y que nos apelmazan el esperma. Menos mal que las «cocretas» se salvan.

Porque… ¿Sabemos lo que comemos?

Dani y Fiti es una webserie de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV con guiones de José Antonio Pérez, también conocido como @mimesacojea.

«¿Es autoayudarse autoengañarse?»

Autoayuda-TimoEn la cultura globalizada, la autoayuda es ya un gran negocio editorial y un timo a escala planetaria (…) Su última cara es el coaching ¡Cuídense de los coaches! Recuerden que soluciones rápidas y de bajo coste a nuestros problemas no suelen existir y que es difícil que un libro sustituya a una larga terapia o a una buena asesoría empresarial, que una lectura nos resuelva la vida de golpe y porrazo (…)

La autoayuda imbuye todos los ámbitos del mundo en el que cohabitamos, inmiscuyéndose en la vida pública desde la esfera privada de todos y cada uno de los infectados por el buenrollismo, el coaching y el pensamiento positivo (…) El problema de la autoayuda es, como en otras ocasiones, pretender hacerla pasar por ciencia y estafar a los incautos de una sociedad ávida de consumo y de respuestas rápidas que los libros de autoayuda saben vender muy bien.

Mejo explicado, imposible: Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! de Eparquio Delgado, en la colección ¡Vaya timo! de Leatoli y en una estupenda reseña de e-ciencia.com.

Opportunity pasa por el equivalente marciano a un túnel de lavado

Paneles de Opportunity enero y marzo de 2014
Paneles de Opportunity enero y marzo de 2014

A diferencia de Curiosity, que lleva su propio generador térmico de radioisótopos para producir electricidad, Opportunity depende de sus paneles solares para obtener la energía que le permite funcionar durante el día y cargar las baterías que le permiten sobrevivir al frío nocturno.

El problema es que estos van acumulando polvo con el tiempo y así pierden efectividad, aunque en el caso de Opportunity entre enero y marzo de 2014 estos paneles han pasado a estar tan limpios como no lo estaban desde 2005, sin duda gracias al viento marciano, tal y como se puede leer en NASA Rover Opportunity's Selfie Shows Clean Machine.

Esto es una muy buena noticia para los responsables de la misión, que disponen de más energía para utilizar cada día.

El problema es que, a menos que cambien las cosas, Opportunity, igual que la también muy longeva Lunar Reconnaissance Orbiter, podría ver como se pone fin a su misión por falta de fondos, tal y como cuentan en The End of Opportunity and the Burden of Success, lo que sería una verdadera lástima.

Opportunity lleva sobre la superficie de Marte desde el 25 de enero de 2004 y ha superado una y mil veces las expectativas de todo el mundo, en especial teniendo en cuenta que estaba diseñado para durar 90 días; en todo este tiempo ha aportado innumerables pruebas de que existió agua en estado líquida en la superficie de Marte en el pasado.

La Lunar Reconnaissance Orbiter, por su parte, lleva en órbita alrededor de la Luna desde el 28 de junio de 2009, obteniendo mapas extremadamente detallados de la superficie de la Luna e investigando la posible presencia de hielo bajo la superficie de esta y en el fondo de los cráteres más profundos.

Pico de actividad de las Líridas de 2014

Líridas de 2013
Lyrid Meteor No. 1, una de las Líridas de 2013 por Mike Lewinski

Las Líridas son una de las lluvias de estrellas de las que tenemos constancia desde hace más tiempo, en este caso desde hace unos 2600 años.

Las causan las partículas dejadas atrás por el cometa C/1861 G1 Thatcher y en la noche del 21 al 22 de abril de 2014 se prevé que alcancen su máximo de actividad, aunque la Luna estará ahí molestando para su observación.

Reciben su nombre porque su radiante, el punto del cielo del que parecen venir, está en el borde de la constelación de la Lira; de hecho está tan en el borde que ya está en la constelación de Hércules, aunque cuando se les puso nombre, allá por el siglo 19, la Unión Astronómica Internacional aún no había adoptado los límites actuales de las constelaciones, de ahí que las conozcamos como las Líridas.

Para este año se prevé una Tasa Horaria Cenital de unos 18 meteoros hora, que no es que sea muy grande, pero es lo que toca.

Para verlas en realidad puedes mirar para cualquier sitio del cielo, ya que una vez que penetran en la atmósfera su trayectoria es impredecible, pero si quieres localizar Lira o Hércules puedes usar Sky Safari o algún programa similar.

Anteriormente, en la categoría Ciencia