Por @Wicho — 23 de Mayo de 2017

Reiki, desmontado por una niña de 11 años

El recientemente creado Observatorio OMC contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias va a presentar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado en la que están incluidas cerca de un centenar de páginas web.

Son webs que, según Jerónimo Fernández Torrente, el coordinador del observatorio, «representan lo más peligroso del mundo de las pseudociencias, aquellas que dicen explícitamente que pueden curar el cáncer con remedios falsos, aquellas que son sectas sanitarias que apartan a la gente de sus familias y de la medicina.»

Este primer listado –admiten que hay muchas más, quizás hasta 10.000, pero que por algún lado hay que empezar– hace especial hincapié en el entorno de Josep Pàmies y Enric Corberá, a los que Fernández considera especialmente peligrosos.

En cuanto sea posible el Observatorio hará pública la lista para mandar un mensaje claro al respecto a la ciudadanía, a los políticos y en especial a las autoridades sanitarias, quienes Fernández cree que no están actuando como deben.

Fernández entona también un mea culpa respecto a las propias organizaciones médicas: «…venimos de una trayectoria de 25 años en la que hemos dado bastantes bandazos, dándole espacio en nuestros colegios. Ahora hay una corriente de denuncia muy favorable, pero lo hacemos cuando ya se ha hecho evidente la infiltración de los charlatanes en el tejido profesional, en el académico, incluso en los centros médicos. ¿Cómo es posible que tengamos que ver que se ofrece reiki en los hospitales? Es un sinsentido».

El Observatorio pone además a disposición del público un buzón en el que denunciar pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias.

(Vía El País).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Mayo de 2017

Siempre es agradable oír a un profesor de física y cosmólogo decir «no tenemos npi de cómo funciona esto», y más si es Sean Carroll, un gran divulgador de la ciencia – ahí están su The Big Picture o Desde la eternidad hasta hoy para demostrarlo.

La cuestión en particular sobre la que habla en este pequeño vídeo es si podemos llegar a saber si el tiempo –algo que experimentamos subjetivamente todos los días– es algo «fundamental e indispensable para la realidad» o es algo que surgió como «fenómeno emergente» con la evolución del Universo.

En cierto modo –explica– es como considerar el aire de una habitación: algo percibible y fluido con ciertas propiedades (temperatura, presión) que es lo que experimentamos, o bien considerarlo a nivel microscópico como átomos y moléculas del mundo cuántico.

Como casi todo lo que sucede en el mundo cuántico cuando se considera la realidad de ese modo las cosas se vuelven un poco raras. Y lo mismo que le sucedía al famoso gato, en ese caso podríamos considerar el conjunto del universo en un estado de superposición. De modo que matemáticamente sería tan estático como una piedra o un electrón, aunque a nosotros –sus macroscópicos pero poco importantes moradores– nos parezca otra cosa.

A día de hoy y con las teorías que manejamos no podemos discernir si estamos en una situación o en la otra, pero ambas son compatibles con todo lo que sabemos del universo. Así que… ¡a disfrutarlo!

(Vía una de las grandes recomendaciones de @emulenews.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Mayo de 2017

Con las debidas precauciones y un par de placas de material acrílico transparente puede fabricarse esta superficie llamada Ferrocell sobre la que cuando se colocan y mueven imanes de cualquier tipo permite una visualización directa de los campos magnéticos resultantes.

Además de las placas transparentes se necesita un poco de ferrofluido y aceite mineral (WD-40 o aquí en España 3-en-1) en el que diluirlo. Hace falta también una tira de ledes con los que iluminar la escena y que se puedan ver mejor las líneas magnéticas – son baratos y los venden en los bazares.

El resultado es la mar de curioso –e instructivo– y puede ser un buen experimento para llevar a cabo en clase, jugando con imanes de diferentes tamaños, formas y uniendo unos a otros y viendo qué sucede.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Mayo de 2017

Según explican investigadores de la NASA en NASA's Van Allen Probes Spot Man-Made Barrier Shrouding Earth, la actividad humana ha producido una barrera artificial alrededor de la Tierra que tiene su origen en la emisión terrestre de frecuencias de radio de muy baja frecuencia (VLF, very low frequency) empleadas para las comunicaciones. Cuando estas señales de radio interactúan con con partículas del espacio el resultado es la formación en una especie de campo protector terrestre contra la radiación de alta energía del espacio.

Por ese motivo los investigadores creen (creen) que esta podría ser una buena noticia. En teoría esa barrera artificial puede proteger la Tierra de inclemencias espaciales extremas como las proyecciones de masa coronal del Sol, radiación y viento solar que expulsa el Sol especial durante los ciclos de Actividad Máxima Solar.

Las proyecciones de masa coronal pueden afectar al campo magnético de la Tierra, reduciendo su capacidad protectora, y en determinadas circunstancias afectar a los aparatos electrónicos, sistemas de comunicaciones, ordenadores y móviles.

Ondas radio vlf escapan espacio

Esta burbuja VLF se ha detectado en el espacio en zonas próximas a la Tierra y se extiende hasta el límite interior del cinturón de Van Allen; es en ese punto en el que se encuentran las frecuencias de radio de origen terrestre y el cinturón de radiación donde se crea la barrera observada por los investigadores.

Así que además de alterar el medio ambiente terrestre y el marino también tenemos la cuestionable virtud de alterar el espacio de forma más “sofisticada” que convertirlo en un vertedero de basura espacial; aunque por esta vez si los investigadores están en lo cierto podría ser para bien y beneficiarnos de ello.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear