Por @Wicho — 26 de Mayo de 2015

Lanzamiento de la Progress M-27M
Lanzamiento de la Progress M-27M - RKK Energía

Hoy, 26 de mayo de 2015, estaba previsto que se lanzara la Soyuz TMA-17M con Oleg Kononenko, Kimiya Yui, y Kjell N. Lindgren rumbo a la Estación Espacial Internacional para convertirse en miembros de la Expedición 44.

Pero como era previsible el fallo en el lanzamiento de la cápsula de carga Progress M27-M el pasado 28 de abril, que terminó por desintegrarse de forma descontrolada sobre el Pacífico, ha hecho que se posponga este lanzamiento, ya que tanto la cápsula tripulada como el cohete lanzador contienen algunos componentes y sistemas iguales a los de la citada Progress y su cohete lanzador, con lo que hasta que se haya podido determinar la causa del fallo lo prudente es no hacer más lanzamientos.

Impresión artística de la reentrada
Impresión artística de la reentrada vía
Spaceflight 101 - Imagen: AGI

Ahora mismo hay dos teorías principales para explicar el fallo. Una apunta a un fallo en el depósito de oxígeno del cohete lanzador de la Progress M-27M; la otra a que la cápsula inició la separación del lanzador antes de tiempo, provocando una explosión en este, pero aún no está claro cual de las dos es la correcta; la explicación podría estar incluso en otro lado.

Así que el lanzamiento de la TMA-17M ahora mismo está programado para el 24 de julio de 2015, pero de forma muy provisional; el reciente fallo de un cohete Protón en su lanzamiento, aunque en principio no directamente relacionado, es también como para pensarse las cosas.

El retraso en este lanzamiento ha hecho que Anton Shkaplerov, Terry Virts y Samatha Cristoforetti, a quienes iban a sustituir los tripulantes de la TMA-17M, vayan a disfrutar de un mes más a bordo de la Estación.

En lugar de haber vuelto a tierra en mayo, como estaba previsto, se quedarán en la EEI hasta principios de junio para que la Estación se quede durante el menor tiempo posible con tres tripulantes.

El problema es que no se puede prolongar su estadía a bordo de la EEI indefinidamente porque las cápsulas Soyuz están certificadas para pasar un máximo de seis meses en el espacio, con lo que su Soyuz TMA-15M ya va a volver bastante al límite de este plazo.

El efecto en cascada de este cambio de agenda afectará probablemente también al lanzamiento de la Soyuz TMA-18M, en principio previsto para septiembre, aunque es un extremo aún por confirmar.

Por cierto que en la TMA-18M estaba previsto que viajara la cantante Sarah Brightman como turista espacial, aunque hace poco ha anunciado que de momento dejaba esos planes de viaje en suspenso por motivos familiares.

Más cosas que se verán afectadas por esta moratoria en los lanzamientos son diversos paseos espaciales y el lanzamiento de la próxima cápsula de carga Dragon, pues normalmente se encargan de ella los astronautas de la NASA presentes en la EEI, y con las previsiones actuales si la Dragon se lanzara el 26 de junio sólo habría uno a bordo para atenderla.

En cuanto a los suministros de los que disponen en la Estación, por ahora no hay problema, aunque a mediados de agosto la cosa podría empezar a ponerse complicada si no se realiza el lanzamiento de ninguna cápsula de carga.

Pero antes de eso hay previstos el lanzamiento de la ya citada Dragon CRS-7 y del HTV-5 japonés, que irá lleno hasta los topes con consumibles para asegurar que las necesidades de estos queden cubiertas al menos hasta 2016.

(Fuentes: NASA, Spaceflight101).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Mayo de 2015

Mola que en la Agencia Espacial Europea se tomen las cosas con sentido del humor.

Esta es Samantha Cristoforetti celebrando el Día de la toalla desde la EEI:

De la Guía del Autoestopista Galáctico de Douglas Adams:

Esta es la historia de un libro, titulado Guía del autoestopista galáctico; no se trata de un libro terrestre, pues nunca se publicó en la Tierra y, hasta que ocurrió la terrible catástrofe, ningún terrestre lo vio ni oyó hablar de él.

No obstante, es un libro absolutamente notable.

En realidad, probablemente se trate del libro más notable que jamás publicaran las grandes compañías editoras de la Osa Menor, de las cuales tampoco ha oído hablar terrestre alguno.

Y no sólo es un libro absolutamente notable, sino que también ha tenido un éxito enorme: es más famoso que las Obras escogidas sobre el cuidado del hogar espacial, más vendido que las Otras cincuenta y tres cosas que hacer en gravedad cero, y más polémico que famosísima trilogía de devastadora de Oolon Colluphid En qué se equivocó Dios, Otros grandes errores de Dios y Pero ¿quién es ese tal Dios?

En muchas de las civilizaciones más tranquilas del margen oriental exterior de la galaxia, la Guía del autoestopista ya ha sustituido a la gran Enciclopedia galáctica como la fuente reconocida de todo el conocimiento y la sabiduría, porque si bien incurre en muchas omisiones y contiene abundantes hechos de autenticidad dudosa, supera a la segunda obra, más antigua y prosaica, en dos aspectos importantes.

En primer lugar, es un poco más barata; y luego, grabada en la portada con simpáticas letras grandes, ostenta la leyenda:
NO SE ASUSTE.

[…]

La Guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas.

Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de Jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal, un animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz; se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún parece estar lo suficientemente limpia.

Y lo que es más importante: una toalla tiene un enorme valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autoestopista) descubre que un autoestopista lleva su toalla consigo, automáticamente supondrá que también está en posesión de cepillo de dientes, toallita para lavarse la cara, jabón, lata de galletas, frasca, brújula, mapa, rollo de cordel, rociador contra los mosquitos, ropa de lluvia, traje espacial, etc. Además, el estraj prestará con mucho gusto al autoestopista cualquiera de dichos artículos o una docena más que el autoestopista haya «perdido» por accidente. Lo que el estraj pensará, es que cualquier hombre que haga autoestop a todo lo largo y ancho de la galaxia, pasando calamidades, divirtiéndose en los barrios bajos, luchando contra adversidades tremendas, saliendo sano y salvo de todo ello, y sabiendo todavía dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta.

Y para todos los froods del fundamentalmente inofensivo planeta Tierra, ¡feliz día de la toalla!

En la cuenta de Twitter de Sam hay además unas cuantas perlas de sabiduría acerca del uso de toallas en la Estación Espacial Itnernacional: para hacer ejercicio, para recuperar agua para el sistema de reciclado de esta, para demostrar como se comporta esta en caída libre, para capturar gotas de zumo prófugas

El póster de la Expedición 42 a la EEI, de la que Sam es miembro, ya era todo un homenaje a Douglas Adams y su obra; si no has leído la Guía, te la recomiendo encarecidamente, aunque no seas lector habitual de ciencia ficción.

Póster de la Expedición 42

Sam tiene compañía en este vídeo, por cierto: el muñequito verde con antenas que sale a la derecha de la imagen es Paxi, la mascota de la Oficina de Educación de la ESA.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 25 de Mayo de 2015

El pasado 15 de abril, durante su 956 día en Marte, el rover Curiosity tomó una serie de fotos del Sol poniéndose desde el cráter Gale.

Glen Nagle cogió los fotogramas en cuestión y reconstruyó los intermedios para hacer este vídeo de una puesta de sol en tiempo real como la veríamos desde el cráter Gale. La música es Lux Aeterna de György Ligeti, que si te suena es porque sale en 2001: Una odisea del espacio.

Y ahora estás viendo el vídeo resultante en tu ordenador, tablet, o móvil.

Vivimos en el futuro, aunque no haya mochilas cohete.

(Vía The Planetary Society).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 25 de Mayo de 2015

Esame Della Vista
Fotografía (cc) Fonda Low Vision

En New Scientist, 6 surprising ways to improve your eyesight,

Conforme más sabemos acerca de los ojos, surgen formas nuevas de preservar o de mejorar la vista, desde cambiar la dieta a utilizar pantallas que se adaptan, para poder verlas y leerlas sin necesidad de utilizar gafas.

En un resumen rápido —el artículo completo requiere suscripción:

  1. Phone screens that do the focusing for you — un equipo de investigadores del MIT ha desarrollado fundas de pantalla de plástico que corrigen distintos tipos de problema de visión, como la vista cansada, de modo que es el móvil el que lleva las gafas y no la persona.
  2. The veggies that really do boost night vision — el mito de las zanahorias tiene su origen en que los británicos querían mantener en secreto el uso del radar durante la II GM, pero es cierto que la dieta afecta a los ojos y por tanto a la visión.
  3. Super lens implants are going mainstream — sobre el desarrollo de nuevas lentillas que imitan el funcionamiento de las córneas, posibilitando, por ejemplo, que pacientes operados de cataratas puedan prescindir de las gafas.
  4. Keep moving if you want to keep seeingcaminar o correr reduce los riesgos de padecer cataratas y degeneración macular, la causa principal de pérdida de visión en los países desarrollados
  5. Video games that can help you see better — no está demostrado que los ejercicios de ojos mejoren la vista, pero sí que ejercitar la vista ayuda a que el cerebro mejore en la interpretación de las señales que recibe de los ojos.
  6. How time outdoors could protect kids' eyesight — hay estudios que sugieren que cuanto menos tiempo se pasa en el exterior más probable es desarrollar miopía. No tiene tanto que ver con las pantallas o con los libros, sino más bien con la conveniencia de alternar entre enfocar cerca y enfocar en la distancia.
Compartir en Facebook  Tuitear