Logo Lainformacion.com

Categoría: Ciencia

Avances en resolución de ecuaciones: Photomat

OCR + software matemático = solución

En mis tiempos no había esto, pero la verdad es que Photomat mola y es todo un avance de los tiempos. Ideal para vagos, estudiantes que no quieran hacer los deberes o gente de letras que se niegue a aprender, también le podemos encontrar usos plenamente justificados: para comprobar soluciones, ahorrar tiempo o utilizar en el trabajo o los estudios como complemento a los conocimientos que ya tienes (¡ejem!)

Los resultados son instantáneos; me recordó a algunos traductores que utilizan el mismo efecto visual espectacular, como Word Lens ahora de GooglePhotomat es gratis y se puede descargar para iOS; en 2015 estará disponible también para Android.

Algunos de los planetas extrasolares más peculiares que hemos encontrado hasta ahora

Matusalén
Matusalén, el planeta extrasolar más antiguo que conocemos

Resumido de The Strangest Alien Planets, algunos de los planetas extrasolares más curiosos que hemos encontrado.

  1. Kepler-10c, una mega Tierra, de 2,3 veces su tamaño y 17 veces su masa.
  2. Kepler-10b, el planeta extrasolar más pequeño.
  3. KOI-314c, el planeta más ligero del que conocemos su masa y tamaño.
  4. TrES-4, el más grande que conocemos, con 1,7 veces el tamaño de Júpiter.
  5. Épsilon Eridani b, el más cercano a nosotros, a tan sólo 10 años luz.
  6. CoRoT-7b, con una temperatura superficial de 2.200 celsius. Además llueven rocas.
  7. Tatooine, sí, como el de la Guerra de las Galacxias, también conocido como HD 188753 Ab, un planeta cuya existencia está en entredicho, pero en el que habría unas espectaculares puestas de sol triples.
  8. OGLE-2005-BLG-390L b, el más lejano y frío, a 28.000 años luz de nosotros y con una temperatura de 220 grados bajo cero.
  9. WASP-12b, el más caliente, 2.200 grados.
  10. GJ 1214b, la primera súpertierra cuya composición atmosférica hemos podido medir.
  11. PSR B1620-26 b, el más antiguo, apodado Matusalén, claro, con unos 12.700 millones de años de edad.
  12. Coku Tau 4, el más joven, menos de un millón de años. Un yogurín planetario.
  13. HAT-P-1, el menos denso; flotaría en el agua.
  14. HAT-P-11b, un súperneptuno con 4,7 veces el tamaño de la Tierra y 25 la masa de esta; Neptuno tiene 3,8 veces el tamaño de la Tierra y 17 veces su masa.
  15. XO-3b, el de la órbita más inclinada, a 37 grados del ecuador de su estrella.
  16. SWEEPS-10, el más rápido; da una vuelta alrededor de su estrella en 10 horas.
  17. GJ 1214b, la única súpertierra de la que sabemos a ciencia cierta, por ahora, que tiene atmósfera.
  18. HD 189733b, uno de los primeros cuya atmósfera hemos podido analizar.
  19. WASP-18b, un mundo condenado, tan cercano a su estrella que probalemente pronto –en términos cósmicos al menos– se precipite sobre ella.
  20. Gliese 581 d, uno de los más potencialmente habitables, probablemente con agua líquida en su superficie.
  21. COROT-exo-3b, el más denso, con aproximadamente el tamaño de Júpiter y 20 veces su masa; de hecho hay dudas de si es una enana marrón.
  22. PSR J1719-1438, un diamante gigante en el espacio.
  23. TrES-2b, el más oscuro; refleja menos del 1 por ciento de la luz que cae sobre él.

Claro que según miramos y miramos vamos viendo que el universo nos sorprende día a día, así que esta lista probablemente quedará obsoleta en breve.

El virus del ébola en tres minutos

Ébola: ¿una nueva pandemia?, otro genial vídeo vía Ignacio López-Goñi, el autor de microBIO.

Por si no quieres pararte a verlo, aunque deberías: «El Ébola se transmite de persona a persona a través del contacto directo con el cuerpo o fluidos corporales de una persona infectada. El virus Ébola no es un virus respiratorio y no se transmite por el aire. Tampoco es un virus gastrointestinal y no se trasmite ni por el agua ni por alimentos en general. No hay evidencias de que el virus Ébola se trasmita por mosquitos u otro tipo de insectos. La capacidad de transmisión del virus Ébola es muy baja comparada con otros virus como el SARS, el VIH, las paperas, la viruela o el sarampión. Las posibilidades de que el Ébola se extienda por todo el planeta, y se transforme en una pandemia son mínimas.»

Pico de actividad de las Oriónidas de 2014

Orión y una Oriónida
Orión y una oriónida

Como todos los años por esta época la Tierra está atravesando una de las zonas del sistema solar en la que están los restos que el cometa Halley va dejando a su paso, lo que da lugar a la lluvia de estrellas de las Oriónidas.

Se les llama así porque parecen venir de la zona del cielo en la que está la espada de Orión, el cazador, aunque como sucede con cualquier lluvia de estrellas una vez que las partículas de polvo y piedras entran en la atmósfera para convertirse en estrellas fugaces estas pueden desviar su trayectoria en casi cualquier dirección, por lo que no es estrictamente necesario mirar a Orión para verlas.

Este año hay una ventaja, que es que ha casi Luna nueva en la noche del 21 al 22 de octubre, que es cuando se prevé que esta lluvia de estrellas alcance su nivel máximo de actividad, con una tasa horaria zenital –el número de meteoros que se calcula que se podrán ver cada hora– de 23.

Observar una lluvia de estrellas no tiene más complicación que buscar un sitio en el que el cielo esté lo más oscuro posible, abrigarse bien, llevar algo caliente para beber, y en el caso de este año estar dispuesto a madrugar o bien a acostarse muy tarde, ya que el máximo de cada noche se produce más o menos a las cuatro de la mañana en el horario local.

Y si las nubes se meten por medio, siempre puedes probar a salir a verlas otra noche, pues se estima que estarán activas hasta el 7 de noviembre.

El cometa Halley es también el responsable de otra lluvia de estrellas, la de las Eta Acuáridas, que tiene lugar en mayo, y que se produce cuando nuestro planeta atraviesa la zona del sistema solar por la que discurre la otra parte de la órbita del Halley.

Así que ya sabes, si tienes un momento, sal a mirar al cielo esta noche un ratito; no hace falta que sea a las cuatro de la mañana.

Y mientras estás en ello piensa que todas las estrellas que ves en el cielo son de nuestra galaxia; que el único objeto que se puede ver a simple vista de esta es la galaxia de Andrómeda, y eso en un sitio con un cielo bien oscuro.

Piensa en la cantidad de planetas que puede haber en órbita alrededor de todas esas estrellas de la Vía Láctea o de las de Andrómeda.

Piensa en los millones de galaxias que sabemos que existen y en la cantidad de mundos que pueden albergar.

Y, por una vez, no te sientas el centro del universo.

Anteriormente, en la categoría Ciencia