Por @Alvy — 6 de Julio de 2015

Ingenieros de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (Suiza) han diseñado para un proyecto llamado CleanSpace One un satélite capaz de «comer basura espacial» atrapándola con una red en sus fauces. Como Pac-Man pero orbitando la Tierra y deshaciéndose de minisatélites y piezas que andan por ahí orbitando sin control.

Según cuentan, los restos de basura espacial llegan a alcanzar velocidades de 7 km/s y pueden convertirse en proyectiles letales para la Estación Espacial Internacional o los diversos satélites artificiales que orbitan nuestro planeta. La NASA monitoriza actualmente los que tienen un tamaño superior a 10 cm, pero el problema es eliminarlos de algún modo.

El satélite CleanSpace One es un «cubo» de los llamados SwisssCube, de unos 10×10×10 cm; va equipado con cámaras que detectan los restos que andan por ahí sin control y puede capturarlos con una pequeña red, de forma autónoma. Una vez hecho esto podría maniobrar con ellos o lanzarlos hacia la Tierra para que se desintegren. Sus creadores esperan poder poner el primer CleanSpace One en órbita hacia 2018.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Julio de 2015

La M-28M llegando a la EEI
La M-28M llegando a la EEI

A las 7:11 UTC del 5 de julio de 2015 la cápsula de carga Progress M-28M atracaba en el módulo Pirs de la Estación Espacial Internacional, poniendo fin a una racha de tres lanzamientos fallidos consecutivos de suministros a esta.

La M-28M lleva a bordo 2 381 kilos de carga que entre otras cosas incluyen 430 kilos de alimentos, 420 kilos de agua, 48 kilos de oxígeno, 12 kilos de aire, y 137 kilos de ropa y suministros médicos y sanitarios.

Con su llegada a la EEI se regulariza un poco la situación de suministros a bordo de esta tras la pérdida de los que iban a bordo de la Cygnus 3, la Progress M-27M y de la Dragon CRS-7; la llegada del HTV-5 japonés, prevista para agosto, contribuirá a aumentar más las reservas.

En unos meses, una vez retirada la carga de su interior y llena de materiales de desecho de la Estación, la M-28M se desintegrará en la atmósfera al final de su misión.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Julio de 2015

Impresión artística de la New Horizons llegando a Plutón
Impresión artística de la New Horizons llegando a Plutón - NASA/JHU APL/SwRI/Steve Gribben

Tal y como se puede leer en New Horizons Team Responds to Spacecraft Anomaly la NASA perdió comunicación con la sonda New Horizons a última hora de la tarde del 4 de julio de 2015, menos de diez días antes de su máxima aproximación a Plutón, prevista para el 14 de julio.

Pero, afortunadamente, recuperó la comunicación menos de dos horas después.

Esa pérdida de comunicaciones la provocó el que el sistema de control de la sonda detectó algún tipo de problema en el funcionamiento de esta y procedió a activar el segundo ordenador de a bordo, que es el procedimiento programado en estos casos, poniendo además la sonda en modo seguro.

En modo seguro sólo están activos los sistemas mínimos necesarios para mantener la navegación y la comunicación con el control de la misión para evitar volver a causar la situación que causó el error y que la sonda entre en bucle.

Esto implica que mientras la NASA no detecte el origen del problema y lo solucione la New Horizons no podrá adquirir más datos con sus instrumentos, lo que incluye que tampoco podrá hacer nuevas fotos.

La New Horizons se encuentra ahora mismo a casi 5 000 millones de kilómetros de la Tierra con lo que las señales de radio tardan cuatro horas y media en llegar a ella o desde ella, por lo que la NASA calcula que con este retardo de nueve horas en las comunicaciones le llevará al menos un día solucionar el problema, si no más, aunque la agencia espera que para el encuentro con Plutón todo esté solucionado.

Ha habido suerte, en cualquier caso, de que todos los ajustes de la trayectoria de la sonda están hechos ya, con lo que en este sentido no hay ningún problema.

No es la primera vez, ni será la última, que una sonda espacial entra en modo seguro, pero desde luego que es inquietante que la New Horizons lo haya hecho a menos de diez días de su destino tras más de nueve años de viaje.

Se puede seguir a la New Horizons en Twitter como @NewHorizons2015, una cuenta mantenida por Alan Stern, el investigador principal de la misión, y como @NASANewHorizons, la cuenta oficial de la sonda, para estar al tanto de las novedades.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Julio de 2015

How Not To Be Wrong

Hay quien ha calificado a How Not to Be Wrong (2015) de Jordan Ellenberg como «el Freakonomics de las matemáticas» y bien que podría considerarse así. Es un libro divulgativo sobre las matemáticas cotidianas, que puede venir bien tanto a los que les gusta leer libros de matemáticas como a los que nunca han cogido uno y quieren probar a ver.

Por un lado explica la importancia de las matemáticas en la vida y por otro ofrece un montón de ejemplos, generalmente con forma de anécdotas, para hacer más fácil la explicación. Sí, hay alguna ecuación pero está explicada con claridad y sentido del humor, algo que a todo profesor de «eso de los números» le hace falta.

Entre otros campos se tratan la geometría y la estadística, pero también hay un hueco para la probabilidad y la aplicación práctica de los cálculos en las decisiones que tomamos cada día, desde si jugar o no a la lotería a contratar un seguro o invertir en bolsa.

Compartir en Facebook  Tuitear