Por Nacho Palou — 3 de Julio de 2015

Detectando la actividad neuronal, señales eléctricas del cerebro, es posible controlar dispositivos y aparatos, desde ordenadores hasta cuadricópteros o explotar sandías. También los implantes neuroglógicos permiten controlar brazos robot y prótesis para pacientes con amputaciones.

La tecnología neurobridge es una técnica simular a las anteriores que se está probando con un joven tetrapléjico que, debido a una lesión espinal, no puede mover sus músculos desde la altura de los codos hacia abajo. Esto significa que los bíceps funcionan y le permiten mover parte de los brazos, hasta el codo, pero no las manos.

Su corteza motora produce las señales neuronales destinadas a provocar el movimiento de los músculos, pero la lesión espinal impide que éstas señales lleguen a su destino y por tanto no se produce ningún movimiento muscular.

Sin embargo, después de implementar quirúrgicamente unos electrodos en la corteza motora del cerebro un ordenador es capaz de captar las señales que allí se originan con destino hacia los músculos. Al conectar ese ordenador a los músculos del paciente se puentea la lesión muscular: los electrodos captan las señales neuronales, el ordenador las traducen y convierte a corrientes eléctricas adecuadas y esa corriente llega a los músculos del antebrazo causando su movimiento.

De este modo los músculos de la mano se mueven a partir de las señales generadas desde el cerebro —de forma parecida a como sucedería si no existiese la lesión— salvo que el paciente no tiene constancia de esos movimientos al no tener sensibilidad en las extemidades.

Más en Inside Science, Thoughts Move Paralyzed Muscles (el vídeo tiene subtítulos en inglés).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 3 de Julio de 2015

Plutón rotando
NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute/Thomas Appéré

En esta casa no somos nada de poner gif, pero creo que este bien merece una excepción: es Plutón visto a lo largo de uno de sus días, que duran seis días y medio terrestres, por la sonda New Horizons.

La New Horizons aún está a algo más de 13 millones de kilómetros, por lo que las imágenes no tienen todavía una calidad apabullante, pero es la primera vez que podemos ver esto…

Y resulta cuando menos intrigante la cantidad de detalles y marcas que se empiezan a adivinar en la superficie de Plutón, tal y como se puede leer en New Horizons Color Images Reveal Two Distinct Faces of Pluto, Series of Spots that Fascinate.

La New Horizons pasará zumbando al lado de Plutón el 14 de julio de 2015, y tendremos muchas imágenes, y de mucha más calidad, para deleitarnos, aunque habrá que armarse de paciencia, ya que la banda ancha aún no llega hasta tan lejos y nos las transmitirá a 1 000 bits por segundo.

Se puede seguir a la New Horizons en Twitter como @NewHorizons2015, una cuenta mantenida por Alan Stern, el investigador principal de la misión, y en @NASANewHorizons, la cuenta oficial de la sonda.

En unos días llegamos a un nuevo mundo. Esto no pasa todos los años.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 3 de Julio de 2015

Lanzamiento
Montaje de @ShuttleAlmanac

Tras un lanzamiento perfecto la cápsula de carga Progress M-28M ya está en órbita, con sus paneles solares y antenas de comunicación y guiado desplegados, y lista para emprender su camino a la Estación Espacial Internacional, tal y como se puede leer en Progress Reaches Orbit for Two Day trip to Station.

La Tierra vista desde la Progress M-28M
La Tierra vista desde la Progress M-28

Este lanzamiento era un tanto delicado porque los tres lanzamientos anteriores con suministros para la Estación habían fallado, la Cygnus 3, la Progress M-27M, y la Dragon CRS-7.

Pero dado que ninguna Progress ha fallado nunca una vez en órbita a la hora de acoplarse con la Estación los responsables de esta respiran sin duda un poco más tranquilos ahora.

La llegada de la M-28M a la Estación, en la que atracará automáticamente, aunque bajo la supervisión de los tripulantes rusos de esta, está prevista para las 7:13 del domingo 5.

La M-28M lleva a bordo 2 381 kilos de carga que incluyen 430 kilos de alimentos, 420 kilos de agua, 48 kilos de oxígeno, 12 kilos de aire, y 137 kilos de ropa y suministros médicos y sanitarios.

Con esto los niveles de suministros para los tripulantes de la EEI, que en septiembre entrarían en reserva, quedarán más cubiertos, a la espera de la llegada del HTV-5 japonés en agosto, que se encargará de aumentar estos niveles aún más.

Compartir en Facebook  Tuitear