Logo Lainformacion.com

Categoría: Ciencia

Las ratas que utilizaban estrategias aleatorias en juegos cuando era lo mejor que podían hacer

Ratas y Azar

Las ratas de laboratorio tontas, tontas, no son. Para reconfirmarlo unos científicos del Howard Hughes Medical Institute han realizando algunos experimentos acerca de sus habilidades en en juegos no tan sencillos como los habituales de queso y laberintos. El resultado viene a decir que los pequeños roedores son capaces de elegir una estrategia óptima puramente aleatoria en algunas pruebas cuando esa estrategia es la mejor para conseguir un premio, aunque eso implique incluso anular ideas anteriores.

En este caso el experimento consistía en premiar a la rata con comida si participaba en un juego sencillo y superaba una prueba, por ejemplo asomarse por un agujero determinado de una caja. Lo interesante fue que las enfrentaron a «oponentes virtuales» que utilizaban diversas estrategias: quizá cambiaba alternativamente el agujero el premio, o a veces se repetía si la rata acertaba pero cambiaba si la rata fallaba, etcétera. Con el tiempo las ratas acababan reconociendo estas estrategias y mejoraban el porcentaje de premios conseguidos.

Como es bien sabido generalmente la mejor estrategia suele ser predecir lo que hará el contrario. Pero precisamente por eso también sabemos que en ciertos juegos, como puede ser piedra, papel, tijera, los chinos, el mentiroso –incluso diría que el póker– y muchos otros el secreto es no jugar con ningún patrón reconocible, sino utilizar una estrategia puramente aleatoria cuando no hay otra mejor.

Según explica el resultado del experimento, los pequeños y peludos sujetos de los experimentos aprendían a evitar errores cuando no eran capaces de reconocer la estrategia del contrario (es decir: si no podían reconocer un patrón sencillo o el oponente jugaba al azar) e incluso cuando se los puteaba haciéndoles trampas – como cambiando el premio cuando se sabía previamente qué iban a elegir. En ese caso, con el tiempo pasaban a utilizar una estrategia aleatoria mucho más conveniente. En otras palabras: aprendían a anular su experiencia previa y comportarse de forma random, que resultaba ser una mejor opción.

El trabajo completo para quien esté interesado en teoría de juegos, ratas y experimentos raros: Behavioral Variability through Stochastic Choice and Its Gating by Anterior Cingulate Cortex ($).

Bonus: contaron en Freakonomics hace tiempo que en un experimento similar se enseñó a unos monos capuchinos premiándolos con monedas que luego podían cambiar por comida. También mediante puteo-y-error los inteligentes primates aprendieron «conceptos económicos básicos» como la oferta y la demanda y la aversión a la pérdida. Pero lo divertido que un día se vio a un macho ofreciéndole una moneda a una hembra. Y acto seguido consumó con ella el acto sexual de forma consentida. Se considera la primera observación de intercambio de dinero con connotaciones sexuales de la historia de los monos. La hembra, demostrando además que sabía de qué iba la cosa, intercambió a continuación la moneda por una fruta.

(Vía Cell + BetaBoston.)

Explosión de un cohete Antares con la cápsula de carga Cygnus 3 a bordo

Aún tardarán en tiempo en conocerse los motivos pero anoche, apenas seis segundos después de despegar de la plataforma de lanzamiento de las Instalaciones de Vuelo Wallops de la ANSA el cohete Antares de Orbital Sciences que tenía que poner en órbita la cápsula de carga Cygnus 3 explotaba por su base, cayendo de nuevo sobre la plataforma, lo que provocó una segunda explosión.

Afortunadamente todo el personal salió ileso de la explosión, aunque parece que la plataforma sí ha sufrido daños.

La Cygnus 3, bautizada como Deke Slayton, llevaba a bordo 2290 kilos de suministros para la Estación Espacial Internacional y sus tripulantes.

Aparte de la pérdida material y del retraso en los experimentos que se perdieron en el lanzamiento esto no supone ningún problema para la Estación y sus tripulantes, pues de hecho reciben suministros periódicamente usando distintos tipos de naves de carga, como por ejemplo la Progress M-25M, lanzada esta mañana con éxito y que en unas horas se acoplará a la EEI.

Era el sexto lanzamiento de un Antares, que nunca antes había tenido un problema similar, y el tercero de una cápsula Cygnus con destino a la Estación.

La nota de prensa de la NASA, que por ahora no dice nada, está en NASA Statement Regarding Oct. 28 Orbital Sciences Corp. Launch Mishap.

Este mismo lanzamiento tuvo que ser pospuesto el lunes a causa de un bote que se metió en la zona de seguridad reservada precisamente por si hay problemas durante este.

El día que un bote impidió el lanzamiento de un cohete

Antares y la Cygnus 3

Lanzar un cohete, aunque a estas alturas nos parezca casi rutinario, dista de serlo.

Todos los sistemas de a bordo tienen que funcionar correctamente, así como los sistemas de soporte en tierra en la plataforma de lanzamiento y en el control de la misión.

El tiempo también tiene que colaborar, pues si hay demasiada lluvia, vientos demasiado fuertes, o nubes que reduzcan demasiado la visibilidad tampoco se puede lanzar.

Pero ayer todo iba a la perfección para el lanzamiento de un cohete Antares de Orbital Sciences con la tercera cápsula de carga Cygnus con destino a la Estación Espacial Internacional desde las Instalaciones de Vuelo Wallops…

Hasta que un tipo se metió con su bote en la zona protegida que quedaba bajo la trayectoria prevista del cohete durante su lanzamiento.

No llevaba radio, por lo que no hubo forma de avisarlo ni de llegar a tiempo a él antes de que se cerrara la ventana de lanzamiento, que duraba diez minutos.

Así que los responsables de la misión no tuvieron más remedio que aplazar el lanzamiento 24 horas, so pena de que algo fallara durante este y los restos del cohete le pudieran caer encima al marinero de agua dulce en cuestión, tal y como se puede leer en Stray Boater Delays Antares Launch to Tuesday.

No sé qué dicen las leyes de los Estados Unidos al respecto, pero por la parte que me toca, el tipo se ha ganado una colleja de proporciones cósmicas.

¿A qué huelen los cometas?

El espacio huele a ropa mojada y la Luna huele a pólvora y recientemente investigadores europeos han concluido que los cometas huelen mal,

El “perfume” del cometa 67P/C-G — Considerando las partículas detectadas por la sonda Rosetta los cometas apestan. «Si pudises oler un cometa probablemente desearías no haberlo hecho. Es un olor fuerte, una mezcla entre huevos podridos, establo y el asfixiante olor del formaldehído. Todo mezclado con un débil olor amargo a almendras (cianuro de hidrógeno), un tufillo de alcohol (metanol), aroma a vinagre (dióxido de azufre) y una toque dulce de la aromática fragancia del disulfuro de carbono.»

Anteriormente, en la categoría Ciencia