Por @Wicho — 29 de Junio de 2015

Gennadi Padalka durante un entrenamientoDesde el 28 de junio de 2015 Gennadi Padalka es la persona que más tiempo acumula de permanencia en el espacio.

Ese día alcanzó su día número 804 en órbita, y para cuando termine su misión actual en la Estación Espacial Internacional habrá acumulado un total de 878 días en el espacio, siempre y cuando no haya un cambio de planes.

Padalka ha acumulado todo este tiempo en órbita en una misión a la Mir y cuatro misiones a la Estación Espacial Internacional, en las que fue miembro de las Expediciones 9, 19/20, 31/32, y 43/44, que es en la que está actualmente.

Valeri Poliakov, a quien Padalka acaba de arrebatar el récord de tiempo total en el espacio, conserva sin embargo el de la misión más larga, pues entre 1994 y 1995 pasó 437 días seguidos a bordo de la Mir.

Padalka cuenta también en su haber con nueve paseos espaciales en su haber, en los que acumula un total de 33 horas y seis minutos, aunque está muy lejos del récord de Anatoly Solovyev, quien acumula 16 paseos espaciales con un tiempo total de 82 horas y 22 minutos.

(Vía @AstroTerry).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 29 de Junio de 2015

Sentinel2A en órbita
Impresión artística del Sentinel2A en órbita - ESA/ATG medialab

Ni una semana ha tardado el satélite Sentinel-2A del sistema Copérnico de la Unión Europea en empezar a transmitir imágenes después de su lanzamiento, tal y como se puede leer en Sentinel-2 delivers first images.

El Sentinel-2A «abrió los ojos» sobre Suecia, capturando una banda de 290 kilómetros de ancho que recorrió el centro de Europa y el Mediterráneo, terminando en Argelia.

Falta terminar de calibrar el MSI, pero estas primeras imágenes ya prometen.


Milán visto por el Sentinel-2A. Se pueden distinguir edificios individuales gracias a la resolución de 1 metro por pixel en la banda visible - Copernicus data (2015)/ESA - clic para acceder a la imagen completa

Valle del Po
Pavia, en el valle del Po, en el canal infrarrojo de alta resolución - Copernicus data (2015)/ESA - clic para acceder a la imagen completa

El Multi Spectral Imager o MSI, su instrumento principal, es capaz de captar imágenes en 13 bandas que van desde el espectro visible –tal y como las veríamos nosotros– al infrarrojo cercano.

Estas imágenes permitirán generar mapas sobre el uso de la tierra con especial énfasis en la cubierta vegetal de esta gracias a su capacidad de ver en el infrarrojo.

Estos mapas permitirán tener un control sobre la cantidad de vegetación que hay en una zona determinada, y el contenido en clorofila y agua de esta, con el objeto de ayudar en la planificación de cosechas; también permitirán vigilar el crecimiento de la cobertura vegetal, o su desaparición, vigilar los bosques, y capturar imágenes de inundaciones, erupciones volcánicas para ayudas en las tareas de ayuda posteriores; asimismo proporcionará información acerca de polución en lagos y aguas costeras.

Como el resto de los satélites del sistema Copérnico el 2A tendrá un gemelo, el Sentinel-2B, que será lanzado en 2016. Juntos darán cobertura a las zonas de latitudes más altas cada 3 días y a las zonas a latitudes más bajas cada cinco días.

Esta frecuencia de repetición en la cobertura es muy importante en una misión destinada a captar imágenes ópticas, ya que las nubes pueden impedirlo con cierta frecuencia; es también interesante esta alta frecuencia de repetición para poder seguir la evolución de cambios rápidos, en especial en el caso de desastres.

Una vez entre en servicio, lo que ocurrirá en unos tres meses, el Sentinel-2A proporcionará hasta 600 terabytes de datos al día, que serán de acceso libre y público.

Copérnico es una red de vigilancia medioambiental que mantendrá bajo observación la superficie de la Tierra, sus océanos, y su atmósfera, con el objetivo de poder contribuir a la toma de decisiones ambientales y de seguridad.

Estará formado por cinco familias de satélites o instrumentos Sentinel que irán a bordo de ciertos satélites, además de recibir y distribuir datos de otros satélites.

En el caso de los Sentinel-1 el objetivo es obtener imágenes de las superficies terrestre y oceánica de Europa, Canadá y las regiones polares casi en tiempo real, en cualquier momento del día o la noche y en todas las condiciones meteorológicas gracias al uso del radar, lo que permite observar a través de nubes y en la oscuridad. El Sentinel-1A fue lanzado con éxito en abril de 2014.

Los Sentinel-3 proporcionarán datos de temperatura del mar, lagos, ríos y similares, temperatura de la superficie de la tierra, altura de las olas, velocidad del viento, etc; los Sentinel-4 y 5 medirán la composición de la atmósfera, aunque en lugar de satélites propiamente dichos serán instrumentos que vuelen en los Meteosat de tercera generación y en los MetOp de segunda generación.

Se pueden seguir las andanzas de los Sentinel en @ESA_EO.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Junio de 2015

30 junio 23:59:59
30 junio 23:59:60
 1 julio 00:00:00

Mañana 30 de junio el día durará 24 horas y un segundo, aunque no habrá que tocar los relojes para nada, simplemente disfrutar de la curiosa circunstancia exactamente a medianoche. Se añadirá lo que se denomina segundo intercalar como suele hacerse de vez en cuando para compensar la pérdida de tiempo debida a los efectos gravitatorios de la Luna en la rotación de la Tierra, algo que es un tanto irregular pero que suele hacer que la Tierra gire cada vez más despacio.

Los relojes atómicos (250 de los cuales se usan para establecer el Tiempo Universal Coordinado, UTC) presentan el pequeño problema de que son más regulares que la rotación de la Tierra, con lo que con el tiempo el UTC y el tiempo solar medio, que se calcula en función de la rotación de la Tierra, acaban por irse apartando.

Además, la variación de la rotación de la Tierra, provocada fundamentalmente por los efectos gravitatorios de la Luna, no es previsible ni siempre en el mismo sentido, ya que a veces adelanta y a veces atrasa. Debido a todo esto cada cierto tiempo el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra y Sistemas de Referencia, que entre otras cosas se encarga de vigilar la discrepancia entre la hora UTC y el tiempo solar medio, añade o quita un segundo a la duración del año para volver a sincronizar estos dos tiempos y hacer que así su diferencia nunca supere los 0,9 segundos.

Aunque normalmente se aprovecha el final de año en este caso se hará a finales de junio, como en 2012 y otras ocasiones. Con esto la diferencia entre el Tiempo Universal Coordinado y el Tiempo Atómico Internacional (del que se deriva el UTC) pasa a ser oficialmente de -36 segundos.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 29 de Junio de 2015

Dos minutos y 19 segundos después de un lanzamiento en apariencia perfecto el Falcon 9 que tenía que haber puesto en órbita la cápsula de carga Dragon CRS-7 reventaba, en apariencia por un fallo estructural en la segunda etapa, aunque la que estaba en uso en ese momento era todavía la primera.

Este fallo podría haberse debido a una pérdida de presión del tanque de oxígeno líquida de esta segunda etapa, que en esas condiciones no habría sido capaz de resistir los esfuerzos del lanzamiento, aunque aún faltan meses hasta que se pueda establecer la causa con certeza.

Es un poco como una lata de bebida: es muy difícil –sino imposible– aplastarla si está llena y cerrada, pero muy fácil en cuanto la abres y deja de estar a presión.

El fallo del lanzamiento supone, obviamente, la pérdida de toda la carga útil que la Dragon llevaba rumbo a la Estación, entre ella 676 kilos de suministros para la tripulación, 529 kilos de material para experimentos, un traje espacial de repuesto, y el primero de los dos adaptadores para atraque previstos para que los usen las futuras cápsulas tripuladas de Boeing y SpaceX.

Pero más que eso es un nuevo revés en lo que a mantener el nivel de provisiones de la Estación supone, y ya va el tercero en pocos meses tras la pérdida de la Cygnus 3 en octubre de 2014 y de la Progress M-27M en mayo de 2015.

Así que aunque por ahora no haya problemas, ya que hay reservas a bordo, los lanzamientos de la Progress M-28M y del HTV-5 japonés, previstos respectivamente para el 3 de julio y para agosto, sí empiezan a ser bastante críticos; Roscosmos ha añadido un lanzamiento extra de otra Progress a finales de año para intentar normalizar la situación.

Compartir en Facebook  Tuitear