Por @Wicho — 3 de Agosto de 2015

Lanzamiento del Discovery en la misión STS-114
STS114-S-017: Lanzamiento del Discovery en la misión STS-114 / NASA

El 26 de julio de 2005 el transbordador espacial Discovery despegaba en la misión STS-114, la primera misión de vuelta al vuelo de los transbordadors espaciales de la NASA tras el desastre del Columbia del 1 de febrero de 2003.

Conscientes del peligro que suponía el desprendimiento de fragmentos de la espuma protectora del depósito externo de combustible esta fue la primera vez que un transbordador se fotografiaba en detalle durante su aproximación a la Estación Espacial Internacional.

Y en estas imágenes los técnicos de la NASA descubrieron que el material que se usa para rellenar el espacio entre las losetas del escudo de protección térmica de la nave sobresalía en un par de puntos de su panza tras el lanzamiento.

Las zonas problemáticas
Las zonas problemáticas / NASA

Los cálculos indicaban que esto podía causar un aumento de la temperatura del 25 por ciento en esas zonas, y aunque eso aún quedaba dentro de los márgenes de seguridad, optaron por añadir un paseo espacial extra a la misión para arreglar eso quitándolas, ya que no son críticas, pues por una parte reducen el ruido que pueden hacer las losetas al chocar unas con otras debido a las vibraciones del vuelo, y por otro reducen un poco, pero no de forma crítica, la transferencia de calor a la estructura del transbordador.

Las instrucciones para terirarlas se pueden consultar en Gap filler removal task summary notes.

El paseo corrió a cargo de Steve Robinson y Soichi Noguchi, aunque fue el primero el encargado de realizar la reparación, tal y como se puede leer en NASA's Spacewalking Astronaut Completes Unique Repair.

Steve Robinson sujeto por el brazo robot del Discovery
S114-E-6642: Steve Robinson sujeto por el brazo robot del Discovery durante su paseo espacial / NASA

La sombra de Steve Robinson en la panza del Discovery
Just a Matter of Perception: la sombra de Steve Robinson sobre la panza del Discovery / NASA

A la hora de la verdad se cumplió su predicción, pues antes del paseo dijo que iba a ser una tarea delicada –las losetas térmicas son muy resistentes al calor pero a la vez muy frágiles– y en efecto bastó con tirar un poco de los dos fragmentos que tenía que quitar para que estos salieran de su sitio.

El Discovery volvió a casa sin novedades el 9 de agosto de 2005, pero dado que durante su lanzamiento se había desprendido mucha más espuma aislante del depósito externo de combustible de lo previsto la NASA decidió aparcar de nuevo los vuelos de los transbordadores espaciales hasta llevar a cabo las modificaciones necesarias en los depósitos.

Sería de nuevo el Discovery el que volara la misión STS-121 el 4 de julio de 2006, la segunda misión de vuelta al vuelo de los transbordadores de la NASA, que ya seguirían en servicio hasta su retirada con la misión STS-135 del Atlantis.

Nunca más, afortunadamente, fue necesaria otra reparación en el espacio de un transbordador espacial.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 3 de Agosto de 2015

A Oliver Sacks le diagnosticaron un cáncer terminal a principios de 2015. Lo contaba en De mi propia vida, una reflexión digna de leer.

Ahora vuelve sobre el tema con Mi tabla periódica:

[…] Y ahora, en este punto crítico, cuando la muerte ya no es un concepto abstracto, sino una presencia —demasiado cercana e innegable— vuelvo a rodearme, como cuando era pequeño, de metales y minerales, pequeños emblemas de eternidad. En un extremo de mi escritorio, en un estuche, tengo el elemento 81 que me enviaron unos amigos de los elementos de Inglaterra; en el estuche dice: «Feliz cumpleaños de talio», un recuerdo de mi 81º cumpleaños, el pasado julio. Y después está el reino dedicado al plomo, el elemento 82, por mi 82º cumpleaños, que acabo de celebrar a principios de este mes. […]

[…] El bismuto es el elemento 83. No creo que llegue a ver mi 83º cumpleaños, pero creo que hay algo esperanzador, algo alentador en tener cerca el «83». Además, siento debilidad por el bismuto, un humilde metal gris, a menudo desdeñado e ignorado, incluso por los amantes de los metales. Mi sensibilidad de médico hacia los maltratados y los marginados se extiende al mundo inorgánico y encuentra un paralelo en mi simpatía por el bismuto.

Es casi seguro que no seré testigo de mi cumpleaños de polonio (el número 84), ni tampoco querría tener polonio cerca de mí, con su radiactividad intensa y asesina. Pero en el otro extremo de mi mesa —de mi tabla periódica— tengo un bonito trozo de berilio (elemento 4) elaborado mecánicamente para que me recuerde mi infancia y lo mucho que hace que empezó mi vida próxima a acabar.

Es curioso que Sacks nunca haya salido antes en Microsiervos, pues tiene un par de libros muy recomendables sobre enfermedades mentales y el funcionamiento del cerebro, un tema que me apasiona, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero y Un Antropólogo En Marte.

Para este verano tengo en la Pila su biografía, que promete, titulada On the Move: A Life.

Sacks es el médico protagonista de la película Despertares, personaje al que dio vida Robin Williams.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 3 de Agosto de 2015

Aún no está ni en su órbita final ni terminado de calibrar, pero el satélite medioambiental Sentinel-2A del sistema Copérnico de la Unión Europea ya está empezando a demostrar de lo que es capaz.

Como muestra, estas tres imágenes, sacadas de Primeras aplicaciones de Sentinel-2A.

Agricultura en arabia Saudí
Agricultura en arabia Saudí- Copernicus Sentinel data (2015)/ESA: la capacidad del Sentinel-2A de detectar vegetación gracias a su capacidad de ver en el infrarrojo permite monitorizar el estado de estas plantaciones cerca de Tubarjal que son regadas gracias a grande tuberías de agua que giran alrededor de pozos situados en el centro de cada sector

Maíz y girasoles en Toulouse
Maíz y girasoles en Toulouse - Copernicus Sentinel data (2015)/ESA/University of Louvain/CESBIO: la sensibilidad a distintas bandas del infrarrojo permiten a Sentinel-2A discriminar entre distintos tipos de cultivo, en este caso girasoles, en naranja, y maíz en amarillo

Aguas interiores
Monitorizando aguas interiores - Copernicus Sentinel data (2015)/ESA/JRC: Sentinel-2A permite separar las aguas interiores del terreno que las rodea para estar al tanto de su evolución

La misión del Sentinel-2A es obtener imágenes de alta resolución de nuestro planeta en el espectro visible y en el infrarrojo cercano, en un total de 13 bandas, gracias al Multi Spectral Imager o MSI, su instrumento principal.

Esto permitirá generar mapas sobre el uso de la tierra con especial énfasis en la cubierta vegetal de esta, permitiendo obtener mapas de la cantidad de vegetación que hay en una zona determinada, y el contenido en clorofila y agua de esta, con el objeto de ayudar en la planificación de cosechas.

También permitirá vigilar el crecimiento de la cobertura vegetal, o su desaparición, vigilar los bosques, y capturar imágenes de inundaciones, erupciones volcánicas para ayudas en las tareas de ayuda posteriores; asimismo proporcionará información acerca de polución en lagos y aguas costeras.

Sus datos estarán disponibles pública y gratuitamente, igual que los del resto del sistema Copérnico.

Copérnico es una red de vigilancia medioambiental que mantendrá bajo observación la superficie de la Tierra, sus océanos, y su atmósfera, con el objetivo de poder contribuir a la toma de decisiones ambientales y de seguridad.

Estará formado por cinco familias de satélites o instrumentos Sentinel que irán a bordo de ciertos satélites; recibirá y distribuirá también datos de otros satélites.

Ya están en órbita el Sentinel-1A y el 2A; en breve les seguirá el 3A.

Los tres tendrán gemelos, los Sentinel-1B, 2B, y 3B, para asegurar una cobertura mejor y más rápida, ya que al trabajar de dos en dos pasarán con el doble de frecuencia.

Por su parte los Sentinel-4 y 5, que medirán la composición de la atmósfera, serán instrumentos que vuelen en los Meteosat de tercera generación y en los MetOp de segunda generación.

La cuenta @ESA_EO, de los programas de observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea, da información sobre ellos.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 3 de Agosto de 2015

Pruebas de la vacuna
Souare Sekouba, miembro del equipo de ensayos clínicos, toma la temperatura a uno de los voluntarios usando un termómetro infrarrojo - OMS

Seguimos sin tener una cura para el Ébola, pero los resultados de las vacunas experimentales que se están probando en África siguen siendo esperanzadores.

Muy esperanzadores.

Tal y como se puede leer en World on the verge of an effective Ebola vaccine los resultados del ensayo clínico de fase III de la vacuna VSV-EBOV llevada a cabo en Guinea indican que esta es extremadamente efectiva: hasta ahora ha demostrado un 100% de protección en los individuos que han participado en el ensayo clínico.

Este ensayo se estaba haciendo mediante el método de vacunación en anillo, que consiste en vacunar a aquellas personas que han estado en contacto con una persona infectada, creando una especie de anillo protector de persona vacunadas a su alrededor que impide la transmisión de la enfermedad.

Hasta la fecha 4 000 contactos cercanos de casi 100 enfermos de Ébola han participado en el ensayo de forma voluntaria, sólo que en la mitad de los casos, escogidos al azar, se aplicaba la vacuna inmediatamente después de la identificación del paciente y en la otra mitad a las tres semanas, para poder comparar los resultados.

Pero desde el pasado 26 de julio, y vistos los primeros resultados, se aplica ya a todo el mundo de forma inmediata.

De hecho es muy probable que en ensayo clínico se amplíe para incluir niños de entre 13 y 17 años e incluso también de entre 6 y 12 dado lo segura que parece ser la vacuna.

Además de la estrategia de vacunación en anillo la VSV-EBOV se estaba aplicando también a trabajadores que están en la primera línea de la lucha contra la enfermedad, pues a diario están en contacto con pacientes que la sufren.

Ahora queda analizar la influencia de esta vacuna en cuanto a su efectividad a la hora de aumentar la inmunidad de rebaño frente al Ébola.

Pero ciertamente es una noticia muy esperanzadora.

Compartir en Facebook  Tuitear