Por @Wicho — 28 de Marzo de 2017

Robert Schwarz hizo What does the sun do at the Pole !?, un time-lapse del Sol, que recoge su movimiento en el cielo del polo sur entre el 8 y el 13 de marzo de 2017.

Se ve perfectamente como el Sol apenas se levanta sobre el horizonte a lo largo de todo el día y es fácil apreciar además como cada día alcanza menos altura, porque estaba a punto de ponerse, lo que en el polo sur sucede en el equinoccio de marzo…

Lo que quiere decir que ahora mismo en el polo sur es de noche. Y de hecho lo será hasta que el Sol vuelva salir en el equinoccio de septiembre. Una noche y un día que duran seis meses cada uno. Ríase usted del cambio horario.

A partir del equinoccio de septiembre el Sol irá ganando altura sobre el horizonte hasta alcanzar una elevación máxima de 23,5 grados en el solsticio de diciembre, precisamente los 23,5 grados de inclinación del eje de rotación de la Tierra que causan las estaciones.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Marzo de 2017

La síntesis aditiva de color –lo del RGB a lo que nos tienen acostumbrados los ordenadores y el Photoshop– explicada con humor en apenas cinco minutos en una de las semifinales de FameLab España 2017, un monólogo que le ha valido a Concha Aldea Chagoyen de la Universidad de Zaragoza pasar a la final.

Y sí, las mujeres definitivamente pueden ver más colores que los hombres.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Marzo de 2017

A380 dejando estelas

En ciertas condiciones atmosféricas el vapor de agua presente en el escape de los motores de los aviones se puede condensar, con lo que se convierte en esas estelas blancas que todos hemos visto mil veces.

Pero con la reciente publicación de una nueva edición del Atlas Internacional de Nubes publicado por parte de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) las estelas ahora tienen nombre oficial en el caso de que perduren más de 10 minutos: cirrus homogenitus, aunque yo creo que salvo los muy aficionados a las nubes –que también los hay– todo el mundo en sus cabales va a seguir llamándolas estelas de condensación.

La novedad no está en el género de la nube, cirrus, sino en su especie, homogenitus, que se aplica a cualquier nube generada por el hombre; de hecho el nuevo atlas incluye también los cumulus homogenitus como otro tipo de nube generada por nosotros.

En New Cloud Classifications están todos los nuevos tipos de nubes incluidos en la nueva edición del Atlas que, por cierto, se viene editando desde el siglo XIX.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Marzo de 2017

Todo el mundo se hace una idea de más o menos qué es un agujero negro, pero los detalles no son tan fáciles de comprender. Por aquí hemos hablado alguna vez de que hay un montón de cosas que la gente desconoce de estas gigantescas bestias tragalotodo –que a veces no «tragan» tanto– e incluso de que hay unas cuantas creencias populares que no son ciertas.

Este vídeo de Life Nogging se hace hincapié en dos de ellas:

  • Primero: el agujero negro más cercano a la Tierra está a 26.000 años luz¹, de modo que tendríamos varias decenas de miles de años de tranquilidad sin preocuparnos por el hecho de que «nos vaya a tragar». Eso si acaso nos dirigiéramos allí, que tampoco es el caso. Estamos hablando de Sagitario A*, en el centro de la Vía Láctea, y su «esfera de influencia» es de tan solo 10 años luz; el resto de las estrellas siguen tranquilamente dando vueltas alrededor por los siglos de los siglos.
  • Segundo: esto es porque estar cerca de un agujero negro no implica que te trague inmediatamente. Imaginemos el sistema Sol‑Tierra. Si el Sol se convirtiera mágicamente en un agujero negro de la misma masa en un instante cualquiera, pasando a ser un agujero negro mucho más pequeño, el centro de masas y la atracción gravitacional serían las mismas. De modo que la Tierra seguiría orbitando ese nuevo «sol-negro» como hasta ahora, y daría vueltas y vueltas durante miles y miles de años más. Como dicen en el vídeo «tal vez echaríamos un poco en falta la radiación» y haría un frío de tres pares, pero aparte de eso la Tierra no se vería instantáneamente atraída a un abismo oscuro de forma inexorable como se suele pensar.
Mi favorita de todas estas cuestiones es el pánico asustaviejas que pone los pelos como escarpias sobre las increíbles fuerzas gravitatorias que tienen los agujeros negros… Aunque dependiendo de su tamaño y masa algunos son incluso menos densos que el aire y cuando se atraviesa su horizonte de sucesos no se nota absolutamente nada extraño aunque, eso sí: ya no se puedes salir de allí nunca jamás. Quizá hasta estamos dentro de uno de ellos y ni nos damos cuenta.

_____
¹ Los 26.000 ños luz se refieran al agujero negro supermasivo del centro de la galaxia. En la lista de agujeros negros cercanos A0620-00 figura a «sólo» 2.800 años luz y el famoso de Cygnus X-1 a 6.000 años luz.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear